Subir

Top

0

“Hay padres y profesores que silencian el acoso escolar”

13 de Marzo de 2016. POR

Como la violencia de género, como los desahucios, el acoso escolar es uno de esos problemas que durante años se encuadraba dentro del campo de la intimidad, de lo privado, y que poco a poco ha ido pasando a considerarse un problema público, colectivo, social, de todos.

Y como en estos casos, a base de presión y denuncia social de las familias afectadas y los colectivos, es un problema que ha conseguido llegar a las instituciones, con pronunciamentos expresos del Ayuntamiento de Santander o el Parlamento de Cantabria.

Así, en las últimos meses el Pleno del Ayuntamiento de Santander aprobaba por unanimidad, a propuesta del PSOE, una moción contra el acoso escolar; y el Parlamento de Cantabria otra, también por unanimidad, en este caso propuesta por Ciudadanos y centrada en el acoso transgénero, el que sufren los escolares transexuales, con el caso del suicidio del menor Alan en Barcelona como caso más reciente.

“MIEDO Y SOLEDAD”

Lo que supone el acoso escolar lo sabe muy bien el cántabro Ramón García del Poemar, porque lo sufrió de niño y porque después, de adulto, se lo ha seguido encontrando en su trayectoria profesional, esta vez como terapeuta.

Desde esa perspectiva, considera que el acoso escolar “aún sigue sin ser visto como un problema” entre muchos sectores, en especial por parte de muchos padres, “que siguen pensando que es un estímulo para que el crío se endurezca”.

Entrevistado por BUENAS TARDES CANTABRIA, Ramón recordaba lo que él sufrió (en su caso, por ser hijo de un juez), un acoso “brutal”: “me pegaban en el recreo, me pegaban al salir de clase, me esperaban cuando iba de camino a casa, me pegaban porque sí”.

Acoso escolar

Acoso escolar

“Para mí significaba mucha soledad,  no lo podía contar en el colegio, porque iba a cobrar más, ni a mis padres, porque hablarían con los padres de los agresores, y me volverían a pegar. Fuera donde fuera estaba solo”, recuerda.

Y llama la atención sobre el hecho de que el acoso se produce en esa tierra de nadie entre el colegio, donde están los profesores, y el hogar, donde están los padres.

Pero al margen de lo que le sucedió entonces (con consecuencias directas en el plano académico, una “desatención escolar” a la hora de estudiar provocada por el miedo a ir a clase o la angustia) Ramón pone el acento en las consecuencias a más largo plazo.

“Es un estigma que te va a acompañar el resto de tu vida; tienes miedo, miedo constantemente”, exolica, relatando como este sentimiento le llevó a desarrollar pensamientos de carácter suicida que todavía tiene que combatir.

Y ante un problema en el que en ocasiones cuando se atiende a una solución profesional, el tratamiento recae en la víctima en lugar de en quien lo practica (a veces con recetas de medicación hacia el niño), él propone un consejo para que los que lo sufren traten de sobrellevarlo mejor.

“Puede ayudar pensar que tú eres el especial, que te pegan por eso, porque te envidia”, porque al final “su huella les va a quedar a ellos”, como fue en su caso, donde, al final, sus agresores le acabaron, con una mezcla de “arrepentimiento y vergüenza”, pidiendo perdón (y poniéndose incluso como ejemplo ante sus hijos de lo que no había que hacer).

EL ACOSO CONTRA EL COLECTIVO LGTB

Un colectivo que viene años concienciando sobre el acoso, por ser en quienes se han cebado especialmente los acosados, es el movimiento en defensa de gays, lesbianas, bisexuales o transexuales.

El caso de Alan, menor transexual que se suicidó en Barcelona tras sufrir situaciones de acoso, ha provocado muestras de apoyo

El caso de Alan, menor transexual que se suicidó en Barcelona tras sufrir situaciones de acoso, ha provocado muestras de apoyo

El presidente de ALEGA Cantabria, Pedro Cortés, incidía en una entrevista cona BUENAS TARDES CANTABRIA en el que el acoso es un fenómeno que “existe desde hace mucho tiempo” y que “se podría haber parado antes” porque “el daño ya está hecho”.

Además, llama la atención sobre el hecho de que “muchos profesores”, y, “sobre todo”, padres, “silencian los casos de acoso”, citando incluso ejemplos de chavales que denuncian a los profesores por “colaborar”.

La asociación reclama que los protocolos contra el acoso escolar que ya existen se cambien, incluyan medidas, y que estas se cumplan (además de adoptar una postura preventiva, de evitar que se produzcan, en lugar de actuar, como se viene haciendo, cuando la situación de acoso ya se produce).

Desde su experiencia, en ALEGA han constatado que funcionan bastante bien las charlas en colegios e institutos, en las que se trabaja para conseguir que los alumnos “se respeten unos y otros” (un objetivo que, recordaba, tenía la asignatura de Educación para la Ciudadanía, suprimida).

“Impartimos talleres para que sepan lo que somos cada uno, para que se vea que se funciona con estereotipos, y que no debiera ser así: hay que darse cuenta de que la realidad se puede cambiar y de que se puede pensar diferente”, añadía.

HOY NO ME QUIERO LEVANTAR

Uno de los indicadores de una mayor concienciación sobre el problema del acoso escolar es que se convierte en argumento de obras artísticas.

Es el caso de ‘Hoy no me quiero levantar’, una producción estrenada en el año 2013 por la compañía Ábrego Teatro y dirigida al público adulto.

Es una apuesta que mezcla el tratamiento estético y social para contar dos historias entrecruzadas: la del joven que sufre acoso, y la de una alumna del centro que asiste como espectadora a la constante humillación de un compañero de clase.

Todo con el objetivo de implicar emocionalmente al público con las víctimas en lo que desde la compañía dirigida por Pati Doménech califican de “la crisis silenciosa”.


Logo Nos Vamos

Empresas Amigas