Subir

Top

1

Podemos pide información sobre los contratos de Fraile y Blanco

1 de junio de 2016. POR

Podemos ha pedido en el Parlamento de Cantabria que se les remita información sobre los contratos de la agencia publicitaria Fraile y Blanco con consejerías socialistas del Gobierno a partir del año 2003, es decir, la anterior etapa de Gobierno de PSOE y PRC en Cantabria, en la que el máximo responsable del grupo, Juan José Fraile, llegó a ser conocido como ‘el séptimo consejero’ del PSOE.

En concreto, la petición que se ha registrado en el Parlamento de Cantabria desde Podemos reclama copia de todos los documentos, contratos y subvenciones suscritos entre la empresa Fraile y Blanco y el Gobierno de Cantabria así como sus empresas públicas en las legislaturas 2003-2007 y 2007-2011, y también hasta la actualidad.

Juan José Fraile

Juan José Fraile

La petición hace especial hincapié en las consejerías de Medio Ambiente e Industria en la legislatura 2003-2007, y con las de Economía y la propia Vicepresidencia del Gobierno entre 2007 y 2011.

Y se produce después de la difusión del informe de Intervención del año 2012 en el que se revela que esta empresa llegó a conocer el proyecto de televisión de la empresa pública SODERCAN (dependiente entonces de la Consejería de Industria, y gestionada por su actual responsable, Salvador Blanco) antes de que se sacara a licitación.

El informe también ha cuestionado el método de adjudicación de este y otros proyectos como Profesional Zone, que acabaron realizando distintas empresas del grupo vinculadas entre sí, de modo que al fraccionarse el contrato se evitaba que hubiera más concurrencia de otras empresas.

Este método, el de fraccionamiento de contratos para conseguir adjudicaciones directas, era habitual en esa etapa con esta agencia, a través de sociedades con las que tenía algún tipo de relación como Comunicación Genial, FUNDESTIC, Comunica 21 o Novomedia, entre otras, con las que llegó a facturar, sólo en la segunda legislatura de PSOE en el Gobierno un mínimo de 12 millones de euros.

Antes de eso, en 2007, Fraile y Blanco había llegado a facturar un mínimo de 9,7 millones de euros y adquirido su macrosede en el Río de la Pila, concebida para albergar a más de 100 trabajadores.

Eran años en los que el máximo responsable de la empresa llegó a dictar y sugerir proyectos e iniciativas de carácter político (acompañadas de la consiguiente campaña publicitaria) o coordinar las agendas de los consejeros, como reveló el exdirector general de Juventud, el socialista Raúl Gil, en su libro ‘Con tinta roja’ y en entrevistas con ‘Buenas Tardes Cantabria’.

Y como atestiguan documentos del Gobierno en los que se pone de manifiesto que llegó a encargarse de cuadrar agendas y temas en reuniones, como si fuera un director de Gabinete.

 

Comentarios


logo_black-bird

Empresas Amigas