Subir

Top

0

Todos contra Pablo: del sorpasso al tortasso

27 de junio de 2016. POR
Pablo Iglesias

Pablo Iglesias, al inicio del proyecto Podemos, en la campaña de las Europeas ’14

Los datos son claros. Sólo hay un partido que mejora en estas elecciones. Sólo hay un vencedor y es el Partido Popular, Mariano Rajoy. Hay un partido que ha empatado pero que queda muy lejos de sus propias expectativas, que es Podemos.

Y otros dos partidos que, bajando 5 y 8 diputados, desbordaban alegría en sus respectivas sedes: el PSOE y Ciudadanos. Es lo que más llama la atención de la noche electoral

LA ALEGRÍA DE FERRAZ

¿Qué celebran en Ferraz, con 85 diputados, el peor resultado de la historia y un mapa de España sin comunidades autónomas en rojo, muy parecido al del tsunami del PP en 2011, pero con su adversario amenazante como partido hegemónico en las regiones que condicionan el modelo de Estado?

Los militantes debían haberse cortado un poco, haber contenido esa alegría, pero la sonrisa de Antonio Hernando era demasiado contagiosa. Es evidente, celebran haber frenado en seco la amenaza de Podemos. Celebran una buena campaña con la que han evitado el temido sorpasso.

A más, Pedro Sánchez y su equipo ganan tranquilidad interna dentro del viejo PSOE, porque sus barones son los únicos que han sufrido un sorpasso, el del PP en Andalucía, Extremadura y Castilla La Mancha. Susana Díaz, Guillermo Fernández Vara y Emiliano García-Page tendrán menos margen para enredar en el Comité Federal. Esta vez podrán delimitar en menor medida la estrategia postelectoral, porque sus feudos se han teñido del color azul celeste del PP.

El “gran partido socialista” que volvió a mostrar con orgullo Pedro Sánchez en la noche electoral se choca de bruces con la cartografía postelectoral. De 50 provincias, quedan del color fresa del puesto del PSOE en el mercado de la fruta, sólo Sevilla, Huelva y Jaén. Así que contraste entre la felicidad, que era muy real, con los peores resultados de la historia del viejo PSOE.

RIVERA: MISIÓN CUMPLIDA

Otra sede, la de Ciudadanos, minutos después de haber perdido 8 diputados. ¿Y qué celebran?¿Por qué sonríen tanto? Además de que, como mal perdedor, Rivera descarga en el árbitro: la Ley Electoral, su noche electoral fue in crescendo. Quedaron por encima de la barrera psicológica de los 30 diputados y pudo entrar uno de sus jefes, José Manuel Villegas, por Cataluña,

Mientras mediáticamente se destacaba la resistencia de Felisuco en Cantabria, Ciudadanos minimizaba daños según avanzaba la noche.

Pero lo más importante de todo, que no se nos puede olvidar: Ciudadanos nace con un sólo objetivo: ser el Podemos de la derecha, como propuso el presidente del Banco Sabadell: frenar a Pablo Iglesias y los suyos y alejarles del poder.

Así que, por ahí, las caras sonrientes de los naranjas.

RAJOY REMAINS

Y la tercera sede que celebra, a lo grande, como en las grandes noches, es la del PP en la calle Génova. Es donde está más justificada la alegría, porque en España gana el PP y gana Rajoy. Mejora tanto los resultados que cuesta creer que PSOE o Ciudadanos, los dos partidos que tienen la llave de la gobernabilidad, puedan pedir la cabeza de Rajoy.

Pero además de ganar Rajoy, ha fracasado la izquierda, que tiene prácticamente imposible cualquier gobierno de verdadero cambio en España.

De todas formas, estas elecciones iban de parar a Pablo Iglesias y objetivo cumplido.

DEL SORPASSO AL TORTASSO

Por un lado, fracaso absoluto de la coalición Unidos Podemos, que ni suma ni multiplica, sino que resta y mucho. Unidos Perdemos más de un millón de votos con respecto a diciembre de 2015.

Así que no hubo sorpasso y sí, más bien, sorpresa, o incluso TORTASSO. 71 diputados, los mismos que la suma con IU en diciembre.

Salió Errejón muy rápido a enmarcar una mala noche para los suyos. Y por ahí el principal debate que queda abierto en Podemos después del tortasso: su estrategia e incluso su liderazgo.

Pablo Iglesias, no sólo es señalado como el culpable desde fuera, desde el PSOE. También desde dentro. Relegó al cerebro, al 10 del equipo. Mandó a Iñigo Errejón al banquillo; apostó por otro bandazo, a la izquierda y le ha salido mal. Pierde poder Iglesias; lo ganan Ada Colau y Monica Oltra… Y el propio Alberto Garzón, que donde tenía 2 diputados ahora tiene 3 – tampoco es un gran avance.

Nos vale Cantabria para completar el análisis. En Buenas Tardes Cantabria ya advertimos que cualquier opción de sorpasso, de lograr senador o incluso, como pronosticaba la encuesta a pie de urna de la FORTA, de empate a 2 diputados con el PP, quedaba frustrada de antemano con unas listas que dejaron desmotivadas y desmovilizadas a las fuerzas de Izquierda Unida.

Pero para ser justos, eso no lo es todo. A Unidos Podemos, la coalición, le ha pesado en Cantabria lo mismo que en todo el país.

  1. Una campaña con una expectativa muy elevada, el sorpasso al PSOE
  2. Una campaña de todos contra Pablo Iglesias
  3. Una campaña con mucho miedo, alguno creado por los adversarios y otros buscados por los aliados de IU. Si a Venezuela y el Brexit le unes sacar pecho con el #somoscomunistas, pues el resultado es miedo al autoritarismo, miedo al aislacionismo, a la reacción de los mercados, y miedo al comunismo. Demasiado miedo, España y Cantabria no estaban preparadas
  4. Pablo Iglesias, el candidato peor valorado con Rajoy. Hablando claro, su antipatía; su exceso de teatralidad; su sonrisa forzada; su negociación en abierto, en rueda de prensa; su tacticismo: su levantar populista, su caminar comunista y su acostarse socialdemócrata.

A Podemos le queda un desierto que atravesar, con dos debates que no tardarán en abrirse: el del liderazgo y el del propio proyecto.

Sus bandazos, añadido a todo lo demás, hacen que en Cantabria la coalición haya restado 18.200 votos. ¿Dónde han ido todos esos votos?

La participación ha descendido en 13.000, así que parte se pueden haber quedado en casa o en la playa. Pero el PP crece 12.000. Si 5.000 son de Ciudadanos, faltan otros 7.000. Sí, puede que hayan pasado de Podemos al PP. Puede que la campaña del miedo haya surtido efecto.

¿Y QUIÉN VA A GOBERNAR?

Pues volvemos a estar en situación de bloqueo. Después de culpar a Iglesias de que Rajoy siga en el poder – que tiene algún matiz, como que los barones socialistas delimitaron mucho el campo de negociación de Pedro Sánchez-, el PSOE no puede abstenerse para que forme Gobierno.

Ciudadanos ya no le pide la cabeza a Rajoy, y sus exigencias deberían ser asumibles, pero el PSOE vuelve a tener una buena papeleta. Si Rajoy no cede… o lo hace Ferraz o podría cargar con el peso de unas terceras elecciones.

Rajoy tiene que tomar la iniciativa, y ha demostrado que no es muy bueno en eso, que prefiere esperar con un puro, el Tour de Francia y el MARCA del día, que es como mejor le salen las cosas.

¿Le volverá a Pedro Sánchez el turno? ¿Volverá a casarse con Albert Rivera? ¿Le apoyará Podemos esta vez?

Interrogantes con las que, tiene pinta, vamos a convivir todo el verano.

Decía el vídeo del PSOE, uno de los muchos que se han hecho esta última campaña (algunos muy buenos, por cierto), Imagínatelo sin Rajoy; al final quedó en eso, en una ensoñación.

El futuro inmediato parece que será con el gallego, que, por cierto, hizo uno de los mayores ridículos de la historia de la democracia con el peor discurso de la victoria que se recuerda. Buscad la transcripción. Fue penoso.

 


Logo Nos Vamos

Empresas Amigas