Subir

Top

1

El PRC se hace un Da Vinci: la última cena por la Industria

6 de octubre de 2016. POR

prc-da-vinci

La comunicación política tiene algo de arte, pero nunca pensábamos que iba a llegar a tanto. El PRC se ha hecho un Da Vinci esta semana: una foto (de Javier Cotera) como el cuadro de La última cena, en la que los hombres fuertes del PRC de Revilla aparecen en actitud animada y distendida, momentos antes de celebrar una ‘importante’ reunión de trabajo para recuperar terreno.

Se podría titular ‘La última cena del PRC por la Industria’, o por recuperar el control de la Industria cedido en 2015 en el lote de la nueva ubicación de SODERCAN, en manos del PSOE, en la macroconsejería de la vicepresidenta del Gobierno, la socialista Eva Díaz Tezanos.

El PRC enseña músculo en el proyecto de gran centro logístico de Cantabria. Hasta el titular de la información publicada por el Diario Montañés remite a una confrontación entre machitos, por aquello de enseñar músculo: de hecho, no hay ni una sóla mujer en el tinglado.

Y tiene casi tanta intrahistoria el título como la fotografía que acompaña a la noticia, una de las grandes de comunicación política de la legislatura, todo sea dicho.

¿Y quién sale en la foto? En el centro, ni más ni menos que Javier López Estrada,  el hijo del sacrificado Francisco Javier López Marcano, en 2015, como gesto previo a la abstención de Podemos para la investidura del Gobierno PRC-PSOE. A sus flancos dos hombres fuertes de Revilla, José María Mazón, consejero de Obras Públicas y Pedro Hernando, portavoz parlamentario.

Además del centro logístico del PRC, en la foto salen representantes de lo industrial, como el presidente del Puerto, Jaime González; el consejero de Industria, Francisco Martín; el director de SICAN (Suelo Industrial) y exdirector del Puerto de Laredo, Antonio Bocanegra, además de otro hombre fuerte del partido, el portavoz en Santander, José María Fuentes-Pila.

MENSAJES PÚBLICOS ENTRE SOCIOS DE GOBIERNO

El contexto de la propuesta (la foto y la iniciativa del PSIR de La Pasiega) son los presupuestos y la pelea entre los socios de Gobierno por el reparto del dinero público disponible en 2017, en función de las distintas áreas que controlan los dos partidos, PRC y PSOE.

Al PRC le hizo daño, le sentó muy mal a su militancia, el titular que publicó hace un año eldiario.es en Cantabria, sobre el porcentaje de gestión en manos de cada uno de los socios de Gobierno, descontada la deuda, consolidada como tercera partida de gasto cada año: un 13% el PRC de Revilla (12 diputados) y un 73% el PSOE, con sólo 5 diputados.

Sigue habiendo una cuestión que dificulta el día a día de la convivencia entre PRC y PSOE y que es consecuencia de la negociación de Gobierno: el traslado de SODERCAN, la empresa pública más inversora del Ejecutivo, desde su área natural, dependiente de Industria, esta legislatura en manos de los regionalistas, hacia un conglomerado socialista sin demasiado sentido.

La macroconsejería que dirige la vicepresidenta, del PSOE, Eva Díaz Tezanos, donde la empresa pública que inyecta dinero en las empresas, SODERCAN, convive con las Políticas Sociales, el Urbanismo, el Medio Ambiente o la Universidad – que no la Educación-.

Por eso, en tiempos de elaboración del Presupuesto General de Cantabria para 2017, el PRC le ha querido recordar al socio de Gobierno que tiene un proyecto que va a necesitar inversión y dotación presupuestaria en el área de Industria: el gran centro logístico en el Polígono de La Pasiega (Piélagos).

El mensaje lo ha recibido el PSOE, que el mismo día de la publicación de la foto, respondía de forma airada a su socio: “Los socialistas nos alegramos de que el PRC asuma y comparta el programa electoral del PSOE de Cantabria”. Una nota que, además de visibilizar la tensión entre los socios de Gobierno, rezumaba malestar por todos los poros.

El PSOE sigue manteniendo muy altas las exigencias, como si el resto de sus adversarios políticos, el PRC incluido, no supieran de su enorme debilidad, en España y en Cantabria – aquí ya estaba muy flojo antes de la crisis socialista en el último comité federal que descabezó la cúpula de Pedro Sánchez, sustituida por otra pseudotecnócrata que va a entregar el Gobierno a Rajoy.

Es una flojera electoral, la del PSOE de Cantabria, que no se ha trasladado a las instituciones por la generosidad del PRC, que le ha dado 8 de 10 alcaldías en los grandes municipios y tres de cada cuatro euros del presupuesto regional. Con tan sólo 5 diputados, un 14% de los votos.

EL ENROQUE DEL PSOE

El PRC lo sabe. Y por eso ha marcado el territorio de la negociación de los presupuestos. Lo hizo el consejero de Presidencia, Rafael de la Sierra, al inicio del curso políticos, cuando pidió al PSOE un “sacrificio”, el de Salvador Blanco, para poder negociar con Podemos el presupuesto para el año que viene. Un sacrificio, como ya hizo el PRC en su día con la dimisión de Marcano.

Los socialistas defienden que no tiene nada que ver la situación de Marcano con la de Salvador Blanco (que no está judicializada) pero su empeño en mantener al hombre que remite a la peor de las gestiones del PSOE, según el Interventor y según el Tribunal de Cuentas, los legitimados para fiscalizar la acción política, está identificando al nuevo proyecto con el viejo.

En Bonifaz confían en un acercamiento con Ciudadanos, cuya abstención también puede dar salida a los presupuestos. Y en sus últimas declaraciones públicas, los de Albert Rivera en Cantabria, se muestran predispuestos a facilitarle las cosas al poder y hacen piruetas argumentales para recular en sus exigencias sobre el cese de Salvador Blanco en SODERCAN.

Así que el PSOE mantiene el enroque, acompañado de un orgullo desmesurado, al borde del insulto hacia contrincantes políticos, pero también hacia la sociedad civil, con tics autoritarios desde el Gobierno que en nada le diferencian de aquello que critica cuando está en la oposición. Tal vez era el momento de un poco más humildes y no buscar más enemigos.

 

Comentarios

  1. Cacafú

    Tienen de todo: el hijo ( porque el Padre está en los cielos, o quizás en el limbo), el Judas Martín, que de consejero socialista se vendió al prc por treinta monedas de oro) y Mazón, que es como el misterio de la eucaristia, que no le entiende ni dios.

    Los de C,s ( también conocidos como Carrancio,s) están ya poniéndose de perfil para salvar al Soldado Blanco. Pero lo que tiene Rubén Gómez es que se le ve igual de frente que de perfil, así que van a quedar como Carrancio en Almagro si dicen digo donde dijeron diego.


logo_black-bird

Empresas Amigas