Subir

Top

0

Las reivindicaciones de las trabajadoras de dependencia y telemárketing centran el 8M

7 de marzo de 2017. POR

Este miércoles, 8 de marzo, aprovechando la celebración del Día Internacional de la Mujer Trabajadora, las auxiliares de ayuda a domicilio del Sector de la Dependencia siguen con las actuaciones emprendidas el pasado 20 de febrero, tras el despido de tres compañeras por parte de la empresa UTEQSAD.

Manifestación 8 de marzo del pasado año.

Manifestación 8 de marzo del pasado año.

En esta ocasión, las trabajadoras auxiliares de ayuda al domicilio pertenecientes al servicio de atención a la dependencia de Cantabria, se concentrarán frente a la sede del Gobierno de Cantabria reclamando una mejora laboral a las trabajadoras de la ayuda a domicilio y la readmisión de las compañeras despedidas UTE-QSAD zona 2.

La concentración será a las 13;30 en la sede de Peña Herbosa, donde esperan ser recibidas y entregar un documento con las reivindicaciones de este colectivo a los máximos responsables del Gobierno de Cantabria.

Este colectivo, mayoritariamente femenino (hasta el 99%), también tiene rostro de mujer con las usuarias que precisan del servicio, que son más del 70%; entre mayores y dependientes.

CONDICIONES LABORALES PRECARIAS Y DESPIDOS

Este colectivo denuncia que las trabajadoras de empresas que están financiadas con dinero público, como las que gestionan los servicios de la ayuda a domicilio del ICASS, vulneran los derechos de las trabajadoras precarizando la contratación de un colectivo “especialmente infravalorado”.

Con una sociedad envejecida, la labor de estas personas es indispensable para mantener el bienestar de aquellas personas en situación de especial vulnerabilidad, como es el caso de nuestros dependientes y de quienes se ocupan de sus cuidados en su hogar.

Estas mujeres no se dedican sol a limpiar, como se cree en muchas ocasiones, sino que llevan a cabo una completa labor asistencial socio sanitaria; tanto con los mayores dependientes, pero también con menores, víctimas de maltrato, personas con discapacidad física y psíquica.

La media de edad de estas mujeres es de 55 años con una salud afectada también por el tipo de trabajo que realizan y las paupérrimas condiciones laborales que tienen en su día a día.

REIVINDICACIONES DEL SECTOR

Las trabajadoras piden a las instituciones públicas “que sea vigilantes y que se dote suficientemente a la atención a la dependencia”. Además piden un seguimiento y protección de los derechos laborales del personal que desempeña dichas funciones.

Para ello piden que el Ejecutivo se reúna con las empresas contratadas y los representantes de estas trabajadoras para exigir la readmisión de las auxiliares despedidas, un calendario Laboral según convenio para todas las trabajadoras, el abono del kilometraje en los desplazamientos por servicio y una dotación adecuada de medios técnicos (grúas etc.) para la movilización de los usuarios.

Además, piden que se cese las reducciones de salario y jornada, el cese de las contrataciones en precario a más mujeres con jornadas inferiores a las establecidas en convenio y el mantenimiento del personal de referencia para los usuarios.

OTRO SECTOR EN HUELGA: EL TELEMÁRKETING

Otro sector que está actualmente en huelga es del Telemárketing, también con trabajadoras mayoritariamente mujeres.

Este miércoles, a las 12:00, habrá una concentración en la sede de Unitono (Centro Comercial Riamar) en apoyo a las compañeras de Telemarketing en su lucha por un convenio digno. En el sector encadenan ya dos meses de protesta por las condiciones laborales y por los despidos que se han efectuado en la plantilla.

Estos despidos están basados en que, según la empresa, los teleoperadores dedican demasiado tiempo en atender al cliente, superando los límites de minutos que les imponen. En los últimos años, los beneficios de las empresas de márketing han ido aumentando a costa de las condiciones de sus trabajadores.

Es una profesión cuyo convenio no se actualiza desde el año 2014, y que enfrenta que algunas empresas tengan el suyo propio, incluso más duro que en general. Los teleoperadores cobran poco más de 4 euros la hora, y la nocturnidad se está pagando a poco más de un euro. Además de sufrir un gran estrés, los empleados afrontan problemas como la rotación laboral, que solo mantiene unos meses en el puesto a la gran mayoría.

 


Logo Nos Vamos

Empresas Amigas