Subir

Top

0

Lola Hierro, premio Manos Unidas de Periodismo: “en África no tienen nada y acogen”

14 de abril de 2017. POR

La periodista Lola Hierro, del equipo de Planeta Futuro en El País, madrileña afincada en Cantabria durante varios años, es una de las galardonadas en los premios Manos Unidos de Periodismo.

El principal premio de esta organización ha recaído en Carmen Sarmiento, periodista vinculada a TVE durante más de 35 años, Premio Especial ‘Manos Unidos’ a su trayectoria.

En el apartado de fotoperiodismo, el ganador es Alejandro Martínez Vélez, joven fotoperiodista freelance, con la fotografía titulada “Food”, tomada en un vagón abandonado en la estación de tren de Belgrado, que demuestra, según el jurado, “el drama de los refugiados en toda su crudeza”. Hubo una mención especial a un trabajo sobre ‘La tierra esclava’, de de eldiario.es y elfaro.es

También han sido premiados los trabajos de Planeta Futuro “De las calles de Recife a los fogones” de Rocío Periag y los reportajes sobre cómo un huerto puede cambiar la vida de un grupo de mujeres en Malí, ‘Los jardines salvavidas de Jacqueline, Mariam y sus vecinas’, publicado por la periodista Lola Hierro.

Esta periodista, cántabra de adopción, ha recorrido un amplio camino: de tratar de abrirse un hueco en el mundo profesional mientras lo combinaba con los trabajos más precarios del sector a ser una voz enamorada de África en Planeta Futuro, web de solidaridad y derechos humanos de El País, donde además coordina el blog Migrados. Su perfil viajero y su contacto con migrantes la convierte en una voz autorizada para hablar de pobreza, refugiados, racismo, migraciones, intolerancia…

LOS PAÍSES MÁS POBRES ESTÁN ACOGIENDO MÁS REFUGIADOS QUE ESPAÑA

En los últimos años, desde 2014, Lola Hierro ha viajado a países africanos como Etiopía, Uganda, Kenia, Tanzania, Níger, Costa de Marfil o Mali.

Allí ha podido comprobar la visión “tan distorsionada” que tenemos de un continente “variado” del que seguimos hablando “como un todo” pese a sumar más de cuenta países, tal y como relataba a EL FARADIO.

“Hay muchas historias que contar, no sólo hambre, guerra y pobreza, sino mogollón de historias positivas. Hay gente haciendo cosas impresionantes”, y pone como ejemplo la historia de unos universitarios de Zanzíbar que emplearon drones para mapear la isla y poder así conocer mejor sus recursos.

Lola Hierro en uno de sus viajes a África

Lola Hierro en uno de sus viajes a África

Una de las cosas que ha comprobado es la capacidad de acogida que tienen estos países: “hay un movimiento brutal de refugiados, tanto de los que llegan de fuera como de los que se mueven dentro de los propios países”.

En Kenia, por ejemplo, se encuentra el campo de refugiados más grande del mundo, que ha llegado a acoger a un millón de personas.

Y en Níger, donde estuvo el pasado mes de octubre, hay un movimiento “muy fuerte” como consecuencia de la presión de un grupo yihadista.

“Cuando yo estuve había 360.000 personas entre refugiados y desplazados internos”, relata, añadiendo que en este país, que hasta hace dos semanas era el más pobre del mundo según el Índice de Desarrollo Humano –ahora es el segundo—sólo el 20% de esa cifra estaba en campos.

El resto se encuentra alojado con las propias familias africanas. Es decir, en un país en el que no tienen “nada de nada” no sólo se permite entrar esa cifra de refugiados sino que los propios ciudadanos la “asimilan”: “se organizan entre todos para dormir o cocinar para ellos” y eso que “ellos ya no tenían nada antes”.

Esta realidad de la acogida está pasando también en otros lugares, como Camerún, Chad, Tanzania… “Es muy habitual en África, así que cuando veo noticias sobre que en España no hay dinero o capacidad, me entra la risa”, zanja Lola Hierro.

LOS MENSAJES RACISTAS FOMENTAN LA DESIGUALDAD Y LA RADICALIDAD

-Y los que llegan a Europa huyendo de guerras o atentados se encuentran con mensajes que les acusan de ser ellos, las víctimas, los terroristas.

-El problema con el terrorismo es del mundo, es global, de todos, y no pueden pagar justos por pecadores. El islam no tiene que ver con el terrorismo. Si no pensamos que el Ku Kux Klan es representativo de todos los católicos, ¿por qué lo va a ser el yihadismo de todos los musulmanes?

De hecho, los terroristas no vienen de fuera. Una persona se radicaliza aquí. Si un país te trata mal, no te acoge e integra, es fácil que acabes haciendo una barbaridad. Es un problema de educación: deberíamos educar más, integrar más a quien viene y dedicar más recursos para que no se creen guetos.

-Hay muchos partidos que han encontrado en los inmigrantes a los culpables de la crisis…

-Con todos esos mensajes sólo se fomenta la desigualdad y el racismo, es lo que genera el crear diferencias.

Quien tiene la idea de cometer un atentado no es alguien que venga de Siria sólo para eso. La pelea está en otros sitios, y también está en Internet, se cierran muchas Webs con mensajes extremistas. Si en lugar de repartir creas diferencia, generando odio, esto es lo que pasa.

“CUANDO CUMPLEN LOS 18 SE ENCUENTRAN CON UNA MALETA EN LUGAR DE UNA TARTA”

La otra cara de las dificultades de los migrantes se encuentra aquí, y quienes más la sufren son los más débiles, los menores, y de entre ellos, los que se encuentran solos, sin familia, que es la realidad que se esconde bajo las frías siglas MENA (Menores Extranjeros No Acompañados).

Lola Hierro en África

Lola Hierro en África

Es el caso, en Cantabria, de Samuel, un joven al que le empujaron a unas (poco fiables) pruebas para determinar su edad (a pesar de que tenía sus propios documentos y la legislación y acuerdos internacionales le da validez) y tratar de conseguir así forzar su expulsión.

“Lo he visto mucho en Melilla, en lugares como el centro de menores La Purísima. Los activistas y las ONGs denuncian las violaciones de los derechos de los niños. En Madrid hay bastantes MENAs en situación de desprotección. Se les intenta hacer parecer mayores de edad, pero no hay interés real en la edad: se prefiere que sean mayores porque así no gastas dinero público en ellos y les puedes echar.

Y luego pasa que cuando tienen 18 y son ya mayores de edad, toda la protección que tenías, el Centro de Acogida, el piso tutelado, etc…, la pierdes.

A mí hay chicos que me han dicho que el día de su 18 cumpleaños no tuvieron una tarta, sino que se encontraron las maletas en la puerta.

Y con 18 años sigues siendo un crío, pero te vas a la calle y a ver qué haces.

Es una desprotección absoluta, pero son niños, hay que protegerlos por encima de cualquier otro interés y cuando sean mayores de edad, hacerles un seguimiento para evitar que acaban en la calle”.

EN ÁFRICA SE ATACA A LA MUJER PARA DESTRUIR COMUNIDADES

“La mujer en África es espectacular. Si aquí trabajamos mucho y las cosas cuestan al doble, allí son la base de todo: son las que cuidan los hijos, el hogar, recogen el agua, las que hacen todo”.

Se enfrentan a decisiones tan duras como el caso que conoció Lola Hierro de una madre en Etiopía a la que se le murió un hijo por desnutrición, al no haber llevado al médico. “Explicaba que si gastaba el dinero en el médico para uno de los hijos, los otros seis no comerían, enfermarían y morirían. Tuvo que elegir entre el médico de uno y la vida de los otros seis. Atrévete tú a llamarle mala madre”.

Y a la vez han desarrollado una fuerte capacidad de empoderarse, crear redes entre ellas, montar cooperativas que ayuden a mejorar sus comunidades…

Son tan vitales para la identidad de sus comunidades que cuando se quiere atentar contra ellas (las comunidades) se atenta contra ellas (contra las mujeres). “En el Congo la violación se usa como arma de guerra, y se hace de forma salvaje, las introducen armas por el ano, las destrozan, y las que sobreviven quedan hechas polvo y encima estigmatizadas socialmente, no pueden volver a casa. Si destruyes a la mujer, te cargas una comunidad entera”.

(Más sobre Lola y su trabajo: Planeta Futuro, Migrados, Twitter y Facebook. Te la hemos podido presentar gracias a nuestros socios: Hazte socio y ayúdanos a descubrir a más referentes. 


Frunfo Films

Empresas Amigas