Subir

Top

0

Asiendo el rebelde hilo violeta con la historia cercana

19 de Abril de 2017. POR

||por María del Mar Sangrador Salán, activista feminista de la Asamblea Cántabra por las Libertades y Contra la Represión (LIBRES) y Pasaje Seguro Cantabria||

A mi parecer, este pasado 8 de marzo las marchas y protestas han presentado los siguientes rasgos, que la diferencian de otras convocatorias similares: se ha visualizado la importante capacidad de movilización del movimiento feminista, las mujeres jóvenes han tenido un protagonismo relevante, han participado mujeres protagonistas de luchas laborales y sociales y se han diseñado nuevas estrategias de lucha con la reapropiación de un concepto y práctica, la huelga, que desde el ámbito productivo se amplia y aplica al ámbito reproductivo.

Además, y no menos significativo es que esta huelga se planteara a nivel internacional, revelando la importancia creciente que se está dando a la recuperación de la acción colectiva, sacando al feminismo de la apuesta individual e institucional. En estas coloridas y combativas marchas y manifestaciones, el conflicto capital-trabajo y al conflicto capital-vida se veían directamente interpelados.

Las manifestaciones del pasado 8 de marzo han sido las más multitudinarias de los últimos años

Las manifestaciones del pasado 8 de marzo han sido las más multitudinarias de los últimos años

Parece que se vislumbra una nueva ola de lucha feminista, renovada y alimentada por reivindicaciones sociales y laborales, que cuestiona a la vez el orden capitalista y el heteropatriarcal. Hay que sustentar esta hoguera en la organización y la acción colectiva y nutrirla con las experiencias de luchas pasadas que puedan servir de guía en estos tiempos convulsos.

Los aniversarios sirven para hacer memoria colectiva y reflexionar sobre sus enseñanzas. En la reciente conmemoración de la II República es obligado rendir homenaje desde el afecto y la admiración a aquellas mujeres, a las que no sólo se persiguió por sus opiniones políticas y su lucha contra el fascismo, sino por atreverse a desafiar los roles patriarcales asignados. Ellas forman parte de lo que somos y en este tierra donde la verdad se esconde en la desmemoria, es nuestro deber recordarlas. Sus aportaciones y sus acciones fueron saltos importantes para enseñarnos a disputar el campo de la igualdad de derechos, por eso las sentimos presentes en las luchas feministas, como las del 8 de marzo.

Además, su memoria y enseñanzas son motivo de recuerdo añadido, en esta Europa donde vemos como avanza la extrema derecha. Esta derecha que alimenta la xenofobia, la desigualdad y nos empobrece, fue la misma derecha contra la que ellas combatieron. Esta derecha que levanta muros y almacena a los refugiadxs en campos es la misma que ellas padecieron.

Saben lo que es abandonar tu país huyendo de una guerra y por haberlo sufrido en sus propias carnes, entienden el drama migratorio. Están con nosotras cuando exigimos una política justa de asilo e inmigración y un pasaje seguro que acabe con las muertes en el Mediterráneo.

Este año también celebramos una efemérides especial, los 100 años del aniversario de la revolución rusa, por lo que es obligado hacer referencia a las mujeres del POUM. Ellas que lucharon por los mismos ideales que alumbraron aquella, tuvieron que hacer frente al fascismo, al machismo de sus propios compañeros y al terror estalinista. Forman parte del bando de los perdedores, que sobrevivientes a mil batallas, no se resignaron.

Todas ellas forman parte de nuestras referencias necesarias, sacuden nuestra orfandad política y feminista, anudan nuestro hilo violeta con nuestra historia cercana, son las que nos han transmitido nuestra rebeldía. Nuestro homenaje es no olvidarlas y continuar el combate.


Asienta Asesores

Empresas Amigas