Subir

Top

0

La Gallofa, única empresa aspirante al merchandising del Año Jubilar

20 de Abril de 2017. POR

Tienda de La Gallofa en Santander || Foto: El Faradio

LGA STUDIO DESIGN, una sociedad ligada a la red de tiendas La Gallofa, es la única empresa aspirante a la adjudicación del merchandising del Año Jubilar Lebaniego 2017, en un concurso que no se ha publicado en el Boletín Oficial de Cantabria según ha denunciado el Partido Popular, que además ha relacionado las discrepancias en las contrataciones como detonante de la dimisión del director de la sociedad regional creada para la gestión del evento, Israel Marcos, a sólo cinco días de la apertura de la Puerta del Perdón en el Monasterio de Santo Toribio de Liébana.

Según la documentación mercantil pública consultada por EL FARADIO, esta empresa fue creada en junio de 2015 y tiene como socio único a Oscar Díaz Mazón, empresario con vinculación en más de 10 sociedades, la mayoría relacionadas con la actividad de elaboración de pan, repostería y pastelería, y que gestiona una red de una veintena de tiendas de La Gallofa.

La empresa ha experimentado una notable expansión de negocio en los últimos años, con mucha visibilidad en los principales núcleos de población de Cantabria, con más de veinte tiendas en Santander, Torrelavega, Piélagos, Astillero, Solares, Suances, Torrelavega, Cabezón de la Sal y San Vicente de la Barquera.

En su web subraya que es “una de las principales empresas alimenticias” de Cantabria, con más de 30 años de actividad y una “larga tradición” en la elaboración de pan artesanal, que ha evolucionado hasta el “mundo de nuevos sabores y texturas” y “auténticas exquisiteces culinarias, propias de una cocina donde el horno y el arte se dan la mano”.

Las tiendas han evolucionado también, de panaderías a cafeterías con pastelería, repostería y otros productos de degustación elaborados en el horno, así como bebidas para consumir allí o para llevar.

ÚNICA LICITADORA AL CONTRATO DEL MERCHANDISING

Según la documentación del perfil del contratante de la web de la sociedad pública para la difusión del Camino Lebaniego cotejada por este periódico, LGA STUDIO DESIGN es la única empresa que se ha presentado a un concurso que se ha desarrollado en poco más de un mes (desde el 6 de marzo).

El contrato tiene un valor estimado de 200.000 euros IVA no incluido, a expensas de conocerse la oferta económica presentada por la empresa.

Es el último procedimiento que ha gestionado Israel Marcos, cuya renuncia “por motivos personales” aceptó el consejero de Industria, Francisco Martín, el pasado martes 18 de abril.

Era la víspera de la reunión convocada por la mesa de contratación en la que se iba a realizar la propuesta de adjudicación, una vez comprobado que LGA STUDIO DESIGN cumple todos los requisitos que establecía el pliego de condiciones.

La mesa de contratación estaba presidida por el exdirector del Año Jubilar, Israel Marcos, Román Calleja como coordinador de promoción y programación de la sociedad pública, Laura Gutiérrez Bustamante como asesora jurídica y Manuel García Oliva como secretario de la mesa.

LOS PLIEGOS Y EL “PRODUCTO GASTRONÓMICO”

El director del contrato y del pliego de prescripciones técnicas particulares –las condiciones generales- era el propio Marcos. Sin embargo, el pliego de condiciones particulares que establece los criterios de adjudicación lo firma el máximo responsable de Turismo, Martín, como consejero apoderado de la Sociedad Año Jubilar 2017.

En este último documento se establecen los criterios de adjudicación, que se reparten en 49 puntos por elementos subjetivos y 51 puntos por cuestiones objetivas, “medibles mediante fórmulas”.

Respecto a la primera parte,  los criterios subjetivos, el pliego reserva 19 puntos a la descripción de un “producto gastronómico nuevo” que haga referencia a la celebración del Año Jubilar Lebaniego, su forma de comercialización, la “durabilidad” en el tiempo y la “sencillez” de producción.

A esto hay que añadir otros diez puntos por las instalaciones o el equipo de trabajo, la capacidad del licitador de “producir el producto gastronómico” y se tendrán en cuenta “criterios de proximidad a Cantabria tanto de las materias primas como del proceso de producción”.

De esta manera, el 29 % de la valoración del proyecto está directamente ligado al producto gastronómico y un 10% más al proyecto de comercialización, la política comercial y los canales de distribución.

Frente a esto, la descripción de los productos de merchandising a comercializar y sus calidades se valora con 10 puntos.

En la parte objetiva del pliego, medible mediante fórmulas económicas, se reservan 21 puntos con el criterio “puntos de venta por días de apertura”, con el que se premia la capacidad del aspirante para “comercializar, de forma exclusiva o en combinación con terceros, los productos de merchandising y el producto gastronómico objeto de este contrato”.

Finalmente, se valoran con 15 puntos dos aspectos de la oferta económica: el canon fijo que deberá pagar la empresa a la sociedad Año Jubilar, con un mínimo de 15.000 euros.

Y otros 15 puntos en función del porcentaje que la licitadora se comprometa a devolver a la empresa pública por las ventas del merchandising, con un mínimo del 5% (que recibe cero puntos), un porcentaje del 10% (que recibe 10 puntos) y un máximo de 15 puntos para la mejor oferta.

El pliego de condiciones generales, el que firma el exdirector del Año Jubilar, Israel Marcos, apenas hace referencia al producto gastronómico; tan sólo un párrafo en el que resume que el contratista deberá “diseñar, producir, comercializar y distribuir un producto gastronómico vinculado al Año Jubilar Lebaniego”.

En el mismo documento establece las obligaciones mínimas objeto del contrato: el diseño, producción, comercialización y distribución de sudaderas, camisetas, tazas, pulseras conmemorativas, gorras, toallas, paraguas, bolígrafos conmemorativos, pines y colgantes.

Y las cantidades de cada uno de estos elementos que deberá ceder al Gobierno para “entregas institucionales” (1.000 bolígrafos, 5.000 pulseras, 1.000 pines, 1.000 gorras y 1.000 camisetas.

EL ÚLTIMO MERCHANDISING JUBILAR

La apuesta por el jubileo es una vieja conocida en el Ejecutivo cántabro. En la primera legislatura de la anterior etapa de Gobierno PRC-PSOE (2003-2011) se creó la Sociedad Gestora del Año Jubilar Lebaniego, que dependía de la –entonces- consejería de Cultura, Turismo y Deporte.

Con el regionalista Francisco Javier López Marcano al frente, el Gobierno hizo un gran esfuerzo promocional del Año Santo.

Invirtió en todo tipo de merchandising para difundir la cita. Entre los materiales destacó la pulsera con los colores de Cantabria que Miguel Ángel Revilla lucía en la televisión nacional y regalaba tanto a líderes políticos y personalidades relevantes como a ciudadanos, en sus visitas y actos institucionales.

Al llegar al Gobierno en 2011 el Partido Popular al Gobierno, su primer director general de Turismo, Francisco Agudo, enseñó una factura de 16.000 euros, abonada al empresario Sergio Vélez –contratista habitual del departamento de López Marcano- por el traslado de cajas con material caducado, desde un almacén a una nave en el Polígono de Raos.

Y dirigió a la prensa hasta el lugar, en un contexto de fuerte crisis económica y de rechazo del despilfarro de los años de la burbuja, para mostrar 350 cajas con objetos promocionales como camisetas, peluches, abanicos o mecheros del Año Santo Lebaniego 2006.

Como también sucede en esta ocasión, Revilla logró que el Gobierno central, entonces presidido por el socialista José Luis Rodríguez Zapatero, introdujera exenciones fiscales a las empresas patrocinadoras del evento.

Entre las actividades más recordadas ligadas a la difusión del camino santo, el Gobierno programó los conciertos de Bruce Springsteen o Enio Morricone, ambos en el Palacio de los Deportes de Santander.

EL CONVENIO DEL RACING

El Año Jubilar Lebaniego ha resucitado el tema de las ayudas públicas al Racing de Santander. Por aquel entonces, el club militaba en Primera División en un momento en el que se gestaba el rescate a los anteriores propietarios con grandes sumas de dinero público, y el equipo verdiblando lució en sus camisetas la imagen oficial de ‘Cantabria 2006, Liébana Tierra de Júbilo’.

También en esto la historia se repite, con el acuerdo del Consejo de Gobierno del 11 de agosto de 2016 en el que se compromete con el máximo accionista del Racing (Grupo PITMA) a destinar un millón de euros cada uno de los próximos cuatro años en los soportes publicitarios del club verdiblanco.

Este convenio es una evolución de la propuesta inicial del Racing, que se elevaba a 10 millones de euros, vinculados a la promoción del Año Jubilar Lebaniego.

El Grupo PITMA también aspiró a la gestión de los patrocinios –a las entradas de dinero para la gestión del Año Jubilar-, pero finalmente se lo llevó Uriarte Asociados tras un recurso en el que amenazaba con acciones penales contra el órgano de contratación.

 


logo_ko

Empresas Amigas