Subir

Top

0

La Federación Española de Vela renuncia a parte de la Duna en favor del Club Marítimo

31 de julio de 2017. POR

||por JOSÉ ANTONIO GARCÍA DE SOTO ‘CHIQUI’, Olímpico en Vela en Montreal y Seúl, y practicante asiduo de Vela en Santander||

La Real Federación Española de Vela (RFEV) ha renunciado a la parte de la concesión de la Duna de Zaera -recurso financiado con dinero público- para que se pueda hacer con ella un club privado, el Real Club Marítimo de Santander (RCMS), del que ella es socia.

Esta delirante actuación por parte de la presidenta de la RFEV, la santanderina Julia Casanueva -que fue previamente presidenta de la Federación Cántabra, entidad desde la que también tomó decisiones que favorecían al Marítimo- se ha tomado sin el consentimiento de ningún Órgano de la federación, pero sobre todo sin el de la máxima autoridad de la misma, la Asamblea General, y sin haberse publicado pese a ser obligatorio (¡viva la transparencia en la Real Federación Española de Vela!)

Duna de Zaera

Duna de Zaera

En concreto, el pasado mes de junio se firmó un convenio con el RCMS, a cuenta de la renuncia del Club al cobro de la deuda que la RFEV tenía reconocida al Marítimo por la recaudación indebida por el almacenaje de las embarcaciones de los Socios del Marítimo en la explanada del CEAR, de la que no tenía la concesión, y que había sido reconocida por el anterior Presidente en pleno dominio de sus funciones como tal.

Y la actual presidenta, sin encomendarse ni a Dios ni al Diablo, pero sobre todo, sin la preceptiva autorización de la Asamblea General (que es la que verdaderamente cuenta) ha firmado este convenio.

En base a él, “la RFEV se compromete a comunicar a la Autoridad Portuaria de Santander, la cesión Parcial al Real Club Marítimo de Santander de su concesión Administrativa de una superficie de 542,91 m2 del espacio interior de la Duna y facilitar la gestión para la concesión al RCMS del 50% del espacio situado en la explanada Sur del CEAR de Vela Príncipe Felipe, para que en definitiva queden ambos espacios de uso exclusivo del RCMS quien deberá abonar las oportunas tasas portuarias, acordando ambas partes mantener los accesos de recorridos de evacuación, en cumplimento de la normativa vigente”.

CESIÓN ILEGAL

En la Duna, que se pagó con dinero público, producto de los impuestos de los santanderinos y los cántabros, se está llevando a cabo en estos momentos un fraccionamiento en el interior de la misma por el RCMS, incumpliendo además con ello la legislación sobre emergencia y lo inicialmente aprobado por este motivo.

Con esta cesión, irregular e ilegal, la RFEV pierde parte de su patrimonio, que es de todos los miembros de la RFEV, haciéndolo sin el obligado permiso y autorización de la Asamblea de la RFEV, a la que a día de hoy ni tan siquiera ha convocado, y estamos casi en agosto.

Con ello, la presidenta ha realizado un acto de abuso de autoridad y de suplantación de funciones, el que ha producido una pérdida patrimonial de la RFEV y por ello de todos los miembros de la misma, cometiendo con ese convenio una administración desleal con la Real Federación Española de Vela.

LA MEMORIA DE LA CONCESIÓN

La concesión a la Autoridad Portuaria se solicitó, por cierto, en base a un documento falso, tal y como declaró el autor del mismo en sede judicial, en la Memoria que la RFEV presentó a la Autoridad Portuaria el día 12 de septiembre de 2012 para conseguirla -que es vinculante-.

Y en la que se decía que “la planta baja será destinada únicamente a almacén de embarcaciones de vela ligera del Equipo Preolímpico de la RFVE; consistiendo este en un único espacio diáfano al que se accede desde la fachada Oeste, con iluminación natural y ventilación cruzada por las fachadas Norte, Este y Oeste y con salida de emergencia en la fachada Este”.

Pues bien, la memoria ha sido siempre papel mojado. Hoy, el interior de la Duna nada tiene de diáfano, por ello tampoco cumplen las divisiones realizadas con la legislación en el caso de las salidas de emergencia.

La construcción de la Duna se pagó con dinero público. Esta no se hizo para que luego se cediese a un organismo privado como ahora se ha hecho en ese convenio nulo de pleno derecho al no contar con la autorización de la Asamblea de la RFEV.

Con esta actuación de la presidenta se ve como, al igual que la Zarina Catalina la Grande, en la Federación Española de Vela hace y deshace a su antojo, eso cuando ese tipo de actuaciones habían desaparecido hace siglos.

LA RESPONSABILIDAD DEL CONSEJO SUPERIOR DE DEPORTES

Este es el enorme acto de “in vigilando” por parte de la administración, en este caso del Consejo Superior de Deportes y de la Autoridad Portuaria, que teniendo conocimiento de la fragmentación del interior de la Duna, no han tomado ninguna acción para evitarlo. Actos como estos de los que el CSD ha sido el gran consentidor durante décadas, con lo que no se entiende como se sorprende de lo que ahora ha sucedido con el fútbol, explotándole en la cara lo del Presidente de la RFEF, el Sr. Villar.

En la RFEV, desde la época de Pombo solo hay que recordar lo de la Copa América y el Club fantasma, que fue el máximo escándalo de la Vela Mundial, lo de la desaparición irregular de los fondos de la Fundación Vela española, lo del auto contrato de Pombo, en donde el CSD actuó de testigo en el juico de lo social, lo del sueldo de Rodríguez, lo de la elecciones de Pombo, las de Rodríguez y las de Casanueva, asuntos de los que el CSD y el TAD han tenido perfecto conocimiento por los recursos ante él presentados, de los que como el avestruz, ambos organismos han metido la cabeza debajo del ala.

Desgraciadamente continuará…


Logo Nos Vamos

Empresas Amigas