Subir

Top

0

Tomándole el pulso a las bandas emergentes

6 de agosto de 2017. POR

||por JAVIER SANTAMARÍA (DJ PATRULLERO), responsable de CAMPAMENTO BASE||

El pasado sábado 19 de julio será recordado como el día que mejor tiempo ha hecho en este verano del 2017, pero también por haberse celebrado la primera edición del festival Nuevo Pulso. Quizá sonaba a total chaladura entrar en la sala Niagara a las seis de la tarde en un día tan radiante pero es que la ocasión lo merecía.

Rojo Ray (Foto: Víctor Vélez)

Pongámonos en situación, el Festival Nuevo Pulso nace con la intención de dar testimonio de parte de las bandas emergentes, ser el retrato del presente de la música de la región, pero no sólo eso, en cierto modo también pasa a ser un relevo generacional, algo organizado por los jóvenes que ya tienen ganas de hacerse ver y notar en un panorama de la región.

Sin ir mas lejos, en la programación de la Semana Grande, salvo en el III Concurso Musical Santander, ha sido difícil ver a alguien con menos de 30 años subido en alguno de los múltiples escenarios de la ciudad, así que normal que decidan tomar la iniciativa de quererse hacerse notar, montando un cartel formado por Rojo Ray, La Bella Homicida, Poço Dos Negros, Reed y Repion, todos ellos jugando en casa, pero contando también con la visita de Fake Teddy desde Logroño y II (Krisgm) desde Bilbao.

Vayamos por partes, aunque sean desordenadamente, comentando los conciertos según su origen, de tierras mas lejanas a lugares mas cercanos.

Fake Teddy venían por primera vez a Cantabria para presentarnos sus canciones que según ellos beben de influencias como Radiohead o Queen Of The Stone Age, pero nosotros nos quedamos con que pese a la gran fuerza de sus canciones no pierden una esencia pop, lo cual me gusta mucho.

El Festival se celebró en la Sala Niágara (Foto: Víctor Vélez)

Quizá la papeleta mas difícil de la noche la tenia II (Krisgm), ya que cerraba la noche con la propuesta mas experimental y complicada. Y es que lo suyo es la electrónica downtempo con toques minimalistas, música que nos ofreció allí descalzo, abriéndose a nosotros entre samples y loops, golpes de bombo que se alargaban hasta difuminarse y sólo aparecer de nuevo cuando casi estaban olvidados. Seguro que volverá a Cantabria en una ocasión mas favorable.

El primero en aparecer en el escenario fue Poço Dos Negros que salía armado con su guitarra a defender su nuevo Ep “Te invito a bailar”. Juan P. Torres pasa a ser uno de los nuevos cantautores que une sensibilidad y una acida ironía, que juega con pocos elementos pero con una gran cantidad de referencias que alimentan su imaginario particular.

Su actuación se dividió en tres partes que hicieron de interludios entre distintos conciertos, pero no por ello se vio desmerecida: de hecho, gracias a Poço Dos Negros pudimos disfrutar de uno de los momentos mágicos de la noche, que fue cuando Marina de Repion subió al escenario con el para interpretar con él “Al otro lado del río”. A todos se nos encogió un poco el corazón y se nos erizó la piel como si de una noche de invierno se tratara y no de una velada veraniega.

Todas las bandas subieron su propio nivel (Foto: Víctor Vélez)

Rojo Ray es el proyecto de Alejandro Rebollo, al cual le hemos podido ver actuar como solista durante mucho tiempo por Cantabria. Esta vez se trataba la puesta de largo como grupo pese a que le faltara parte de la banda.

Y de Rebollo solista a Rojo Ray ha habido un salto enorme: vemos como Rojo Ray ha encontrado el camino que hace que sus canciones ahora sean mas redondas, y que le lleva a transformar a poesía en canción, y sacar brillo a los estribillos sin perder la sensibilidad.

Los referentes quizá también han mutado, dejan atrás a Quique Gonzalez y se adentra mas en los 80s, en el asfalto madrileño. Toma la barra del bar y pasa a relatar las historias que allí se viven y se cuentan detrás de unas cervezas.

Aún sin llegar a caer la noche por allí aparecieron La Bella Homicida.

De nuevo una sorpresa: con ellos sube al escenario Hugo Saiz a tocar el violonchelo y llenar el escenario de nuevos matices en sus canciones.

Lo suyo es el rock alternativo sabiamente interpretado en castellano, lo cual facilita encontrar puntos comunes con ellos. Su música oscila entre tensas calmas y fuertes tormentas, que como ya hemos comentado, en esta ocasión se vieron enriquecidas por las cuerdas. Todo un acierto.

Marina, de Repion (Foto: víctor Vélez)

Seguimos con Reed que pese a que venir listo a presentar su Ep “I know // Ain´t Right”, se encontró con la mala suerte de que no llegara a tiempo el single físico y los totebags que los acompañan.

Pese a esa mala noticia, lo vivido en el escenario fue una demostración de estar viviendo un gran momento, tanto en la búsqueda de un sonido propio, como en su faceta competitiva.

Para alguien de cierta edad como yo, resulta sorprendente que Reed sin pretender llegar a ello, logra ir sintetizando sonidos mas propios de los 90s que de nuestros días con el punto de mira los estados unidos. Con olas de sonido que a veces nos mecían, a veces nos golpeaban, nos encontramos de nuevo con algo que brillaba en el escenario y que esa noche iban a compartir todos los grupos.

Repion volvían a casa, esta vez con un pequeño cambio en la formación: atrás quedo Diego y bienvenido sea Álvaro Prados, con el que el grupo ha ganado mas potencia al bajo, aunque lo mas destacado del grupo siguen siendo las hermanas Iñiesta. Teresa es puro talento y fuerza en el escenario, de hecho la batería a veces parecía que iba a salir disparada, pero no era fuerza bruta, hubo algún cambio de ritmo francamente loco que casi hizo que explotara mi cabeza, y eso que a lo largo del año veo muchos conciertos.

Las bandas emergentes están viviendo un gran momento (Foto: Víctor Vélez)

Desde la ultima vez que vimos a Marina sobre un escenario en la ciudad también ha habido muchos cambios: ahora ha pasado a controlar los tiempos a la perfección, se ha hecho dueña de la situación y el escenario, deja de ser sólo el instrumento vocal del grupo para tomar las riendas y dirigir la actuación. Aprovechando su paso por el escenario, Marina hizo una critica muy acertada, de hecho creo que es la única pega que podemos poner al festival, la presencia femenina. Por el escenario sólo pasaron dos mujeres, algo que esperemos que cambie en el futuro, ya sea porque la organización se ponga un poco las pilas, como porque día a día veamos a mas mujeres llenando los escenarios de la región.

Volviendo a lo musical, otro momento mágico: cambio de instrumentos, Teresa abandona la batería y toma la guitarra, suena ‘La Bahía’, se hace el silencio, la sala arranca a cantar, Marina ya no sólo dirige el escenario, dirige a todo el publico. Repion dice que echa de menos Santander, pero parece que Santander es quien las echa de menos a ellas.

Durante toda la noche hubo un hilo conductor, algo que hacia el festival Nuevo Pulso aún más especial, todos los grupos han dado un salto hacia delante, han subido un peldaño más y es que es una alegría poder decir que vi el mejor concierto que han dado hasta el momento todos y cada uno de los grupos cántabros que allí estaban tocando. El presente es suyo. Brindemos por ellos y por un nuevo pulso.

*Javier Santamaria es el responsable de Campamento Base, iniciativa que busca acercar a la región grupos de vigente actualidad en la escena nacional y que quizá de otra forma no seria posible que vinieran. También forma parte del festival Madrid Popfest, festival de referencia en la escena indiepop a nivel internacional. Ademas lleva una década poniendo música como Dj Patrullero recorriendo salas y festivales por todo el páis

** Fotos de Víctor Vélez: Más en su página de Facebook.


Logo Nos Vamos

Empresas Amigas