Subir

Top

0

El Gobierno de Cantabria gastó 95.000 euros en el concierto de Enrique Iglesias

4 de septiembre de 2017. POR

El Gobierno de Cantabria gastó un total de 95.041 euros en el concierto de Enrique Iglesias del pasado mes de julio, que fue criticado por el público y redes sociales, con amplia repercusión de estas críticas en medios de comunicación nacional por su poca duración o el hecho de que no se despidiera ni hiciera bises.

Enrique Iglesias

Según documentación consultada por EL FARADIO, estos gastos corresponden al contrato de publicidad que la Sociedad del Año Jubilar Lebaniego, empresa pública del Ejecutivo cántabro, tiene con la sociedad Market Insider, que es quien a su vez tiene los derechos en exclusiva de la publicidad en medios de comunicación y redes sociales de Enrique Iglesias.

El Gobierno recuerda que como Gobierno era patrocinador y no organizador del evento, y se remite a cláusulas de confidencialidad para no especificar las condiciones de ese patrocinio.

Lo que no se puede cuantificar es el caché del artista, ya que es un gasto que no le correspondió al Gobierno como tal, sino a la empresa Cantabria Internacional Events, según le explica el Ejecutivo a Podemos, que hizo una petición de esta información.

El evento finalizó entre abucheos y gritos de «Manos arriba, esto es un atraco», en Twitter fue trending topic, las críticas salieron en medios nacionales como El País, El Confidencial, Antena 3, La Sexta, satíricos como El Jueves y hubo hasta una petición en Change.org.

En el plano político, Podemos, Ciudadanos y el PP pidieron información sobre los gastos tanto del evento como del total de la sociedad del Año Lebaniego. IU tachó el concierto de «estafa» a los cántabros, y Revilla, en respuesta, lo negó, en una de sus habituales intervenciones televisivas.

 

PROBLEMAS EN EL AÑO LEBANIEGO

Y no ha sido el único impacto negativo del Año Lebaniego, llamado a ser la gran cita turística del año en Cantabria:

Está la dimisión del responsable de la empresa pública del Año Lebaniego días antes del inicio de los fastos y de producirse la firma de distintas contrataciones que finalmente no firmó este profesional independiente, sustituido por un militante del PRC.

Entre esas contrataciones se encontraba la del producto alimentario específico, una novedad en el merchandising respecto a otras ediciones. De hecho, la inclusión de este producto era determinante, con más puntuación, en el pliego de condiciones, que también pedía disponer de una red de tiendas y pertenecer al sector.

Y fue en base a esas condiciones que al concurso finalmente sólo se presentaría la empresa La Gallofa, que tuvo como jefa de Recursos Humanos a una estrecha colaborada de Javier López Marcano (regionalista todavía investigado judicialmente por las ayudas del Racing pese a los intentos de rehabilitación pública de su figura por parte del propio Revilla). La Gallofa ha sido cuestionada también por sus prácticas sindicales.

También está la gestión de los patrocinios, que finalmente, tras un convulso proceso, se acabó llevando el despacho Gema Uriarte, exinterventora del Gobierno de Cantabria en la etapa de Ángel Agudo, autora del informe que justificaba la operación del Racing de Santander, y que se llevará comisión por las empresas privadas que apoyen el evento (aunque sean conseguidas por mediación del presidente Revilla).

El Año Lebaniego viene marcado también por la opacidad: nunca se llegó a saber el coste del concierto de Jean Michel Jarre (desde el Gobierno de Cantabria se sostiene que ninguno de los conciertos costaría nada a las arcas públicas al proceder de los patrocinios de empresas privadas.

Y el consejero de Industria y Turismo, Francisco Martín, ha llegado a cuestionar que el conocimiento de los gastos concretos sea un asunto de interés público, en el que, además, se reveló que se había mentido en cuanto al número de entradas puestas a la venta y regaladas.

 


logo_black-bird

Empresas Amigas