Subir

Top

0

Los trabajadores del servicio informático de salud denuncian intentos de privatización

14 de septiembre de 2017. POR

Esta pasada semana el último informe de la Federación de Asociaciones para la Defensa de la Sanidad Pública (Fadsp) sobre los servicios sanitarios de Cantabria dejaban una conclusión demoledora.

Hospital Universitario Marqués de Valdecilla.

Cantabria figura entre las comunidades autónomas que este 2017 ha contado con unos servicios “deficientes”, siguiendo distintos parámetros relativos a la financiación, recursos y funcionamiento de los recursos sanitarios, gasto farmacéutico, valoración de los ciudadanos, lista de espera y privatización sanitaria, entre otros.

Entre estos servicios está el de informática del Servicio Cántabro de Salud, cuyos trabajadores llevan meses denunciando el deterioro del servicio con la intención de unificarlos, de cara a una posible privatización.

Los trabajadores del de Sistemas y Tecnologías de Información de la GAP, a través de la Agrupación de Trabajadores Independientes (ATI) y su secretaria general, Isabel Salas, han reclamado reiteradamente que se solucione la situación laboral de sus compañeros.

Y es que muchos de ellos llevan años encadenando contratos temporales en malas condiciones que la plantilla ya ha denunciado. También solicitan que se incremente cada una de las partidas orgánicas de las Gerencias, para adecuarlas al incremento de la actividades de los últimos años.

Son 41 las personas que están trabajando tanto en los hospitales Marqués de Valdecilla, Sierrallana y Laredo, como en la Atención Primaria.

LA LABOR DE LOS TRABAJADORES HA SIDO REVISADA POR UNA EMPRESA PRIVADA

Sin embargo, según denuncia ATI, desde septiembre del año pasado “sin motivo que lo justificara y sin ningún tipo de explicación más que esa presunta privatización que a escondidas está urdiendo el Servicio Cántabro de Salud», su trabajo fue revisado por la empresa privada ubicada en Bilbao Consulting Everis, que «centró su labor en averiguar los trabajos que cada cual realizaba en los distintos hospitales».

Desde ATI denuncian que se están desarrollando varios concursos públicos para que sean las empresas privadas adjudicadas las que se encarguen de las funciones de los servicios y sistemas y tecnologías de la información.

Sin embargo, destacan que actualmente el Servicio Cántabro de Salud cuenta con funcionarios propios, cuya plantilla no se ha incrementado desde el año 2007. Además, cada vez más labores se llevan a cabo vía telemática o virtual, lo que consideran que empeora y lastra el servicio ofrecido a los usuarios.

Lo que denominan «maniobra oscurantista y totalmente atropelladora», es la unificación de los departamentos, que aseguran que está siendo «impuesta» a los trabajadores, y se les está reasignando las funciones del personal en favor de un proyecto que según sus pesquisas estaría liderado por la empresa de Consulting- Everis.


logo_gil

Empresas Amigas