Subir

Top

0

Violencia de género: Crece la concienciación social pero no cala en los más jóvenes

24 de noviembre de 2017. POR

Cada 25 de noviembre el movimiento feminista sale a las calles en su reivindicación más básica e importante en materia de igualdad: la reclamación de que se elimine la violencia de género. Con ese motivo la lucha tomará este sábado las calles de Santander, a partir de las 12.30 horas, desde Numancia.

Crece la concienciación social.

Es cierto y es constatable que a lo largo de los años ha aumentado la concienciación social, con un incremento de las campañas desde las instituciones públicas, y que también se aprecia en la calle, tal y como se ha comprobado en los últimos casos como el asesinato de una joven de 28 años en Elda por parte de su expareja.

El clamor social se ha levantado después de saber que la mujer, madre de un niño pequeño que presenció su asesinato, había denunciado y llevado a cabo todos los trámites que se anima desde los poderes públicos a realizar a las mujeres maltratadas. Pero eso no impidió que su expareja acabara matándola.

También se ha podido apreciar la concienciación ciudadana con el estallido social que ha conllevado el juicio a la denominada ‘La Manada’ por el caso de la presunta (hasta que haya sentencia) violación múltiple en los San Fermines de 2016 a una chica de 18 años.

En opinión de la presidenta del Movimiento Europeo en Cantabria, Maria Mendieta, estos hechos prueban de que ha habido “un gran avance y movilización social”. “Creo que la violencia de género ya no se consiente. Hasta ahora parecía que pertenecía al ámbito familia e interior, e incluso parecía que se disculpaba. Pero ya no”, opina.

Sin embargo, estos casos reflejan otra pata del problema que sigue muy presente, y es el tratamiento del juicio que se ha hecho por parte de los medios de comunicación y del propio letrado de la defensa.

La mayor parte de la sociedad se ha indignado por lo que la diputada de Podemos en Cantabria, Verónica Ordóñez, califica de “revictimizar” a la víctima. “Se pone en cuestión a una mujer que ha denunciado, en un momento en que el Estado dice que hay que ser valientes y denunciar”, critica, y denuncia que se organiza un juicio paralelo a la víctima desde medios públicos y privados “pese a que hay una Ley de Igualdad que podría atajarlo”.

La abogada Pilar de la Hera también ve que “la forma de comunicar” es muy perjudicial porque “están haciendo mucho daño con el mensaje”.

“CON ESTA GENERACIÓN HEMOS FRACASADO”

La asignatura pendiente son los adolescentes.

La influencia, en muchos casos perjudicial, de los medios de comunicación puede ser uno de los motivos por los cuales la concienciación social parece resistirse a los más jóvenes, donde los expertos han apreciado un retroceso.

Esta semana la última memoria de la Fiscalía de Cantabria apuntaba un dato preocupante en materia de violencia de género. Un 43,9% de las víctimas en Cantabria son menores de 18 años y un 42,68% se sitúa en una franja de entre 31 y 45 años

Aunque en estos datos también se incluyen a los hijos menores de las víctimas, el dato continúa siendo alarmante y se une a otro aún peor recogido en un estudio del Centro Reina Sofía: Más de uno de cada cuatro españoles de entre 15 a 29 años cree que la violencia de género es una conducta «normal» dentro de la pareja.

Hace tiempo que los colectivos feministas alertan de que los estereotipos o mitos como el amor romántico favorecen en los más jóvenes la cultura machista que identifica, por ejemplo, los celos como un síntoma de amor.

Kiara Brambilla, activista de MUJOCA y ALEGA que realiza talleres de género en los institutos, cuenta cómo los adolescentes aseguran que “sin celos no hay amor” cuando les preguntan. “Es preocupante porque ese es el inicio de la violencia de género en la adolescencia”.

También desde el colectivo feminista estudiantil Ijanas alertan de que los estereotipos siguen vigentes en las más jóvenes. “Desde pequeñas nos inculcan roles de género y machistas, de que tienes que comparte de esta forma, ser una señorita”, explicaba recientemente una de sus integrantes, Nerea de Diego entrevistada en EL FARADIO DE LA MAÑANA de ARCO FM (103.2 FM). “Y cuando nos hacemos mayores nos empiezan a hipersexualizar”, sigue, y empiezan a oír cosas como que “los que pelean se desean”, que lo que hace en realidad es “perpetuar las relaciones tóxicas”.

Por ello muchas personas vinculan este retroceso con la educación y la cultura que reciben los más jóvenes. “Es una cuestión de educación”, zanja la abogada Carmen Mendieta, que insiste en que “se tiene que cambiar la mentalidad de toda la sociedad y empezar a ver la absoluta igualdad entre hombres y mujeres. No se puede tolerar el maltrato de ninguna clase”.

“Yo creo que con esta generación hemos fracasado”, opina el también abogado Rafael Sebrango, algo más pesimista. “En mi época eso no existía, en ese sentido hemos ido hacia atrás”. Sebrango relaciona este “retroceso” con los extremismos y la “aculturalización” en la sociedad, así como al “fracaso del sistema educativo”.

La letrada Pilar de la Hera también incide en que “esto en una sociedad con un nivel cultural alto no ocurre”.

LOS EXPERTOS PIDEN PONER MÁS ATENCIÓN A LOS MALTRATADORES

Si desde el punto de vista mediático se critica que se ponga el foco en la actitud o en la forma de ser de la víctima, el problema llega cuando las leyes también se centran en la maltratada.

Y eso lo denuncian los expertos, que lamentan que el tratamiento actual es “inadecuado” porque “centra todos los esfuerzos en la víctima pero no se vigila al agresor”, tal y como denuncia Elena Altuzarra, jefa de servicio de clínica del Instituto de Medicina Legal y Ciencias Forenses de Cantabria.

El psicólogo Carlos San Martín cree que “no estamos haciendo una apuesta decidida en la intervención con el maltratador”, ya que se está “poniendo la carga en la víctima, pero olvidamos que el agresor es un hombre que va a seguir maltratando, que va a volver a vincularse en una nueva relación”.

Las campañas y mensajes institucionales siguen siendo muy criticadas por «perpetuar» los «estereotipos machistas»

Por esa razón Altuzarra solicita que se creen bancos de datos de los maltratadores condenados para que sea más sencillo vigilarlos cuando se muevan de comunidad autónoma y se vinculen a otra mujer que ignore su historial agresivo.

Para resolver esta situación, hay que apuntar directamente a los Gobiernos y poderes públicos. Esta semana, en la tertulia de EL FARADIO, el abogado Miguel Saro alertaba de que la cultura y los estereotipos del “sistema heteropatriarcal” también pueden “influir” en el desarrollo y puesta en práctica de leyes por cuestión cultural.

Por ese motivo es necesario que se vigile, analice y también critique, si es necesario, la labor institucional, y se les siga exigiendo más. “Se está haciendo mucho, cada año más, pero por los datos que tenemos encima de la mesa todo eso es poco”, asegura la secretaria de comunicación del PSOE de Cantabria, Ainhoa Quiñones, que incide en que “no nos podemos ofender cuando nos digan que hay que hacer más, porque se tienen que tomar ya medidas drásticas”.

Así se podrá evitar que se lleven a cabo campañas erróneas y criticadas como la que ha presentado el Gobierno de Cantabria con motivo del 25N, ‘Hazte un hombre’, en la que se centra en la participación activa de los hombres en la lucha contra la violencia de género.

La campaña ‘Hazte un hombre’ es bastante desafortunada por caer en estereotipos machistas. Foto: Gobierno

Aunque con esta campaña el Gobierno de Cantabria pretende favorecer que los hombres se sensibilicen y reflexionen sobre las injusticias que genera el actual sistema patriarcal, ha recibido críticas duras por parte de partidos como Izquierda Unida o Podemos.

La coordinadora autonómica de IU, Leticia Martínez, destaca su “irresponsabilidad” porque “perpetuar que los hombres son la solución de los problemas de las mujeres es perpetuar el machismo”.

No es la única campaña fallida, ya que estos días el Ayuntamiento de Zamora ha sido duramente criticado por una campaña en la que trata de incidir que los chistes y comentarios machistas son el inicio de la violencia, pero le da más importancia a ese tipo de comentarios contra las mujeres.

También desde el Gobierno estatal también han vuelto a caer en un estereotipo como es responsabilizar a la víctima de sus agresiones, dentro de una campaña contra el consumo de alcohol en menores, que ofrece diferentes mensajes a los chicos y a las chicas. Por ejemplo, a ellas se les recuerda que si beben pueden sufrir agresiones sexuales.

Y quizá hay que recordar una vez más que beber, vestir de cierta forma, ser sexualmente activa o simplemente ser mujer no debe considerarse un motivo para ser agredida o maltratada. Como dicen los expertos, al que hay que señalar es al que agrede, al que maltrata. Al que mata.


logo_gil

Empresas Amigas