Subir

Top

0

Ecologistas preparan alegaciones a los permisos de investigación del Zinc

16 de enero de 2018. POR

Área del permiso de investigación Buenahora || Fuente: documentación anexa al proyecto de investigación, Gobierno de Cantabria.

Ecologistas en Acción estudia la documentación pública sobre los proyectos de investigación para la extracción de Zinc en Cantabria y presentará alegaciones dentro del plazo este mismo mes de enero.

Así lo ha confirmado al programa de radio El Faradio de la Mañana (Arco Fm 103.2) el ecologista Luis Cuena, que ha analizado el detalle del permiso conocido como ‘Buenahora’, que abarca celdas de territorio que afectan a los municipios de Alfoz de Lloredo, Udías, Ruiloba, Cabezón de la Sal o Valdáliga, hasta Comillas y el Parque Natural de las Dunas de Oyambre.

El permiso Buenahora toma su nombre de un cerro de la zona y está adjudicado a la empresa australiana Slipstream Resources en alianza con la española Hispanibal, con cuyos responsables se ha reunido este martes la plana mayor del Gobierno de Cantabria (el presidente, Miguel Ángel Revilla, la consejera de Medio Ambiente, Eva Díaz Tezanos, y el consejero de Industria, Paco Martín).

Del primer estudio de la documentación que está en información pública, Ecologistas en Acción advierte dos cuestiones sobre las que previsiblemente centrará sus alegaciones.

La primera de ella, es la falta de concreción sobre los disolventes a emplear en las catas que están previstas para explorar la disponibilidad del mineral, a diferencia del otro proyecto de investigación más extenso (el permiso Salia, adjudicado a la canadiense Emerita Resources a través de la mercantil Cantábrica del Zinc S.A.), que concreta el uso de productos no contaminantes para los acuíferos.

La otra cuestión que mantiene «expectante» a los ecologistas es la inaccesibilidad de estas áreas, que conllevarían la posible «roturación» del monte para trasladar maquinaria que puede ser pesada en la fase de investigación.

Sin embargo, desde Ecologistas en Acción no se muestran «contrarios de entrada» a estos proyectos, aunque sí rebajan las expectativas creadas sobre inversión o creación de empleo, en un sector bastante expuesto a fluctuaciones de los precios de los minerales que pueden afectar a la rentabilidad de las explotaciones y limitar en el tiempo los proyectos de extracción.

EL GOBIERNO VENDE LA INVERSIÓN COMO UNA OPORTUNIAD DE ACABAR CON EL “DECLIVE INDUSTRIAL” DEL BESAYA

La organización ecologista ha realizado estas declaraciones el mismo día que el Gobierno ha anunciado que la empresa australiana Slipstream Resources, segunda gran adjudicataria de los permisos de investigación minera en la comarca del Besaya, invertirá 4 millones de euros en la zona.

Esta inversión se llevará a cabo en un plazo máximo de tres años para realizar prospecciones en profundidad que confirmen los indicios que ya manejan, tras unos sondeos iniciales, sobre la existencia de mineral en la zona.

Este martes, el presidente de Cantabria, Miguel Ángel Revilla, la vicepresidenta, Eva Díaz Tezanos, y el consejero de Industria, Francisco Martín, se han reunido con representantes de la firma, encabezados por su director general, Geoff Stewart; el consejero Óscar Done y el representante en España, Rafael Rodríguez.

Revilla ha explicado que Slipstream pretende iniciar las prospecciones “cuanto antes” para aprovechar la tendencia al alza del precio del zinc, que en estos momentos está por encima de los 3.000 dólares/tonelada, cuando el año pasado estaba en el entorno de los 2.200 dólares.

El presidente ha confiado en este proyecto de extracción minera como el siguiente gran proyecto que ponga fin a la tendencia de “declive industrial” de la zona del Besaya y que ayude a recuperar una tradición minera “que está en el subconsciente de los cántabros”, al tiempo que ha ofrecido “toda la colaboración” de la Administración autonómica para que los proyectos echen a andar cuanto antes.

La firma australiana se ha asociado con la empresa local Hispanibal, que tiene autorizada la explotación del terreno colindante a las cuadrículas de Slipstream, situadas en los municipios de Alfoz de Lloredo, Ruiloba, Udías, Cabezón de la Sal y Comillas. Además, y a petición expresa de Miguel Ángel Revilla, la unión resultante tendrá su sede social en la comarca del Besaya.

LOS ENTUSIASTAS ESTUDIOS DEL GOBIERNO

El proyecto de extracción de zinc en la Comarca del Besaya es una de las grandes apuestas industriales del Gobierno de Cantabria para generar actividad y empleo, al menos, en las dos próximas décadas. Según los estudios que han realizado en la zona, en el subsuelo próximo a la antigua Mina de Reocín se concentrarían más de 20 millones de toneladas de mineral, cuya explotación podría generar más de 2.000 puestos de trabajo y una inversión multimillonaria en un entorno industrial, el del Besaya, depauperado en los últimos años.

El Ejecutivo regional publicó un concurso para conceder permisos de investigación sobre el terreno del que resultaron adjudicatarias seis empresas y que establecía un periodo de un año para que pudieran hacer sondeos sobre el terreno y presentar sus proyectos de negocio.

Slipstream Resources, empresa australiana con más de 30 años de experiencia en el sector, ha resultado adjudicataria del permiso de investigación ‘Buenahora’, que afecta a 188 cuadrículas mineras ubicadas en la zona occidental de las minas de zinc del Besaya, que abarca concretamente a los municipios de Comillas, Ruiloba, Udías, Cabezón de la Sal y Alfoz de Lloredo.

Otra de las empresas adjudicatarias, la canadiense Emerita Resources, a través de su filial Cantábrica del Zinc, S.L., presentó el pasado 1 de diciembre su proyecto de explotación minera, que conllevará una inversión del orden de 600 millones de euros y la creación de entre 1.500 y 2.000 puestos de trabajo solo en la fase de construcción de la mina. A corto plazo, esta empresa invertirá 17 millones de euros y contratará a 40 personas para acometer el proyecto de investigación, que llevará a cabo en 2018.


Asienta Asesores

Empresas Amigas