Subir

Top

0

Los veteranos llaman a salir a la calle: «Hay que luchar»

1 de marzo de 2018. POR

A Miguel Bernaola le tocó luchar en su tiempo contra la situación en los Astilleros de Santander (Astander) en los que trabajó «toda la vida», cuando poco a poco se les fue despojando de sus divisiones de construcción y transformación –con la consiguiente pérdida de empleo, en un conflicto que todavía late en la memoria colectiva–, porque «en esta comunidad siempre nos han ido quitando todo».

Uno de los encuentros de mayores, los lunes en Marina de Cudeyo

Ahora, ya jubilado, Miguel acude lunes tras lunes a la plaza del Ayuntamiento de Marina de Cudeyo para hablar sobre la situación de las pensiones ante la pérdida adquisitiva sufrida en los últimos años, un asunto que comienza a explotar con amplias movilizaciones como la de este jueves en Santander.

«Hay que salir de casa y luchar», apelaba en EL FARADIO DE LA MAÑANA de ARCO FM (103.2 FM) en lo que, recalcaba, es un llamamiento no sólo a pensionistas sino a las personas que estén trabajando porque «no es sólo un problema nuestro, sino de las generación futuras».

A Miguel le preocupan mensajes como los llamamientos a hacerse planes de pensiones privados, y también teme por el carácter público de la educación, además de plantear cuestiones como que una pensión se adquiere tras «toda una vida laboral de tributar» por lo que «debería estar exenta de tributar IRPF» ya que «es una doble tributación» y es «injusto».

Por eso pide la «máxima colaboración», incidiendo en que las cosas se consiguen «a base de salir a la calle y luchar», no de «estar sentado en casa esperando que nos lleguen las soluciones a casa», además de recordar que «las únicas armas que tenemos son salir a la calle cuando haga falta, y la otra es el voto».

AÑO DE NIEVES, AÑO DE PROTESTAS: EL MANIFESTÓDROMO DE MARZO

La lucha de los mayores por las pensiones se ha convertido en un toque de atención por su alta capacidad de movilización, en una jornada en la que mayores y todo aquel que les acompañe protestarán en ciudades de toda España, también en Cantabria.

Es una jornada en la que también protestan los interinos del Gobierno de Cantabria, que ven como el Ejecutivo recurrirá para próximos procesos a personas de fuera de la lista que ya existía.

Y todo en los previos de la huelga feminista, el próximo jueves, que los pensionistas ya han anunciado que apoyarán, y mientras se alzan dos nuevos debates con su reflejo en la calle: la conservación del patrimonio natural, con una protesta este domingo a las 12 por el impacto de las escolleras que se están construyendo en La Magdalena; y el retroceso en libertades, con la protesta en ciudades de toda España, el domingo a las 12, espoleada por los recientes casos de las sentencias a los raperos, la obra de Arco o el secuestro judicial de Fariña, de la editorial de origen cántabro Libros del KO (ayer se estrenó la serie de tv inspirada en su libro).

Es el ‘manifestódromo’ de marzo, en el que incluso se han puesto al otro lado de la pancarta los policías y guardias civiles, en una lucha por la equiparación salarial con otros cuerpos autonómicos que congregó a numerosos manifestantes este miércoles por el centro de la capital al grito de «en esta familia nadie lucha solo».

LOS ESPACIOS DE TODOS

Es el último caso, tal vez el más impactante, pero no es ni será el único: el manifestódromo de marzo incluye una concentración este domingo a las 12 ante la preocupación por la parte que se ve de la escollera en construcción en La Magdalena (el impacto en el paisaje), pero también por la que no se ve, el efecto en las mareas, convocados por Arca y el Grupo Alceda.

Las Gildas han tenido que redefinir sus eventos a raíz de la Ley de Espectáculos

Precisamente Las Gildas ha organizado para hoy mismo, este jueves a las 19.45 horas en la biblioteca del colegio Cisneros uno de sus encuentros de té y café, espacios para la charla y la reflexión, que estarán centrados en el uso de los espacios públicos.

Les preocupa la «mercantilización continua» del espacio común», que retrocede en detrimento de otros intereses, como explicaba en EL FARADIO una de sus integrantes, Gema Martínez.

Pero a esta sensación se le suma otro aspecto: las trabas que les están suponiendo a ellas y muchos otros colectivos la aplicación de la nueva Ley de Espectáculos del Gobierno de Cantabria.

Una normativa que exige numerosos requerimientos y que «seguro que era necesaria para la actividad empresarial» pero que a las asociaciones culturales, deportivas o sociales, sin ánimo de lucro, les está resultando «inabarcable» porque «todo lo que recaudamos en los actos tendría que ir a sufragar los gastos» derivados de esa tramitación a la que se ven sometidas ahora, en lugar de a ayudar a las causas a las que se destinaban.

«Estamos en un momento de bloqueo, esto nos está haciendo recolocarnos en nuestra manera de actuar», admitían desde Las Gildas.

En la charla intervendrán Paco Gómez Nadal, de La Vorágine, comprometido en distintos colectivos sociales; Yolanda Ceballos, de Cantabria No Se Vende, y José Antonio Sánchez Raba, director del colegio público Cisneros, invitado precisamente por considerarse impulsor de un «buen uso» del espacio público, ya que su colegio «siempre tiene las puertas abiertas» a iniciativas que se desarrollen o a acoger a colectivos y movimientos.

LA HUELGA FEMINISTA COMO HERRAMIENTA

Todo mientras se ultiman los preparativos para la huelga feminista, el próximo jueves 8 de marzo, que incluye paros parciales, huelga general, actos por la calle y concentraciones o manifestación, pero también actos previos que abordarán distintos aspectos que afectan a las mujeres como la precariedad en sus trabajos, los cuidados, etc.

Gema Martínez, activista en varias causas, entre ellas Las Gildas, subrayaba que aparte del propio objetivo de la huelga, ha visto esta iniciativa como «una herramienta» que permite «visibilizar» ese día «con gran fuerza» las luchas cotidianas de muchas mujeres, bien a título particular, o bien desde los colectivos en los que están inmersas.

En la misma línea, la empresaria Lucía Zamora, del grupo hostelero Deluz, incidía en que la convocatoria tiene el aporte positivo de favorecer el debate, la reflexión, de brindarle, en su caso, la oportunidad de hablarle a sus hijos de la situación de las mujeres.

 


Asienta Asesores

Empresas Amigas