Subir

Top

0

No son molinos, que son narcos (Con Gondar hemos topado)

15 de marzo de 2018. POR

En el momento de escribir estas líneas, estamos intentando muy fuerte no comparar la fariña galega con el bálsamo de Fierabrás del Quijote. Nadie dijo que esto fuera fácil y los del KO ya nos dijeron entre sus primeras palabras que iban a escribir torcido.

La literatura y todo tipo de sustancias estimulantes, por sus efectos sobre la creatividad, siempre han tenido un punto de cruce (poca broma, que de esto hubo un curso de la UIMP).

Así que no sabemos muy bien de donde ha salido la inspiración (¿nos estamos metiendo en un jardín? nos estamos metiendo en un jardín), pero el caso es que el Gremio de Libreros de Madrid ha alumbrado una originalísima idea para seguir leyendo Fariña, de Libros del KO, pese al secuestro judicial que lo ha convertido en un libro prohibido.

La cosa va de darle, sólo un poco, la razón a todos aquellos que piensan que los libros no son máquinas de soñar sino una mera acumulación de letras.

Algo hay de eso, y es parte de su magia, que con las mismas letras unos hagan canciones pop que se limiten a acabar todas las estrofas en AR (Oreja de Van Gogh, no –sólo- va por vosotros) y otros den a luz a la (vaya, nos ha salido un ejemplo colombiano) Cien años de soledad. Parece que todo depende de la mezcla. Seguimos hablando de libros.

Es verdad, estamos rellenando párrafos porque la idea es tan original que poco más podemos aportar: desde ya tenemos circulando en redes una Web que nos busca en un clásico de la literatura universal, El Quijote (no podía ser otro que el libro que habla de los libros), las palabras que salen en Fariña.

Buscando Fariña

Es decir, que si lees el Quijote en realidad puede que estés leyendo la investigación de Nacho Carretero sobre el narco en Galicia porque si algo saben los libreros es que la literatura, amigos, es pura magia, y la imaginación es algo que no se puede secuestrar.

Así que venga, poneos (ejem) todos a buscar Fariña, y no me lo toméis por lo literal que nos conocemos, porque sí, en Libros del KO (que ahí donde les veis en esta editorial con dos socios cántabros saben mucho de América Latina) han convertido la inmortal obra de Cervantes en una particular, juro que no ha sido a posta, Rayuela.


logo_gil

Empresas Amigas