Subir

Top

0

Los autobuses municipales ‘conducen’ a Santander a incumplir la regla de gasto

20 de abril de 2018. POR

Parece que los autobuses municipales están causando auténticos quebraderos de cabeza al equipo de Gobierno del PP de Santander, y no sólo por la crisis desatada por la implantación del MetroTus, el polémico sistema de transporte que ha causado malestar (el próximo sábado 26 a las 12 habrá una concentración de protesta en la Plaza del Ayuntamiento), y numerosas revisiones apenas dos meses desde su entrada en vigor.

Autobús en Santander

Pero más allá del MetroTus, la política de adquisición de los vehículos está teniendo efectos sobre las arcas municipales.

El Ayuntamiento de Santander ha incumplido en 2017 la regla de gasto fijada por el Ministerio de Hacienda, por lo que tendrá que aprobar un Plan Económico Financiero.

En concreto, según consta en documentación municipal a la que ha tenido acceso EL FARADIO, el Consistorio se ha excedido en 11,6 millones de euros respecto a los gastos autorizados.

Según explica el Ayuntamiento, los motivos se deben al retraso en computar gastos de carácter ordinario cuando correspondía, así como por reconocer en el anterior ejercicio gastos de 2016.

Y, además, en 2017 se produjo un gasto financiero “excepcional”: el arrendamiento financiero para la adquisición de autobuses municipales.

Son asuntos que informes municipales consideran que son “coyunturales”, es decir, que no se repetirán en próximos ejercicios.

SE DEJARÁ DE GASTAR PARTE DEL PRESUPUESTO

Las medidas que se proponen suponen dejar de gastar 4,6 millones de euros del presupuesto actual.

Estas partidas que no se gastarían afectan a:

-Integración de espacios portuarios : 1,8 millones de euros

-Limpieza de basuras: 1,1 millones de euros

-Movilidad sostenible: 700.000 euros

-Rehabilitación antiguo túnel de Tetuán: 500.000 euros

-Mantenimiento integral de parques y jardines: 300.000 euros

También se incluyen los intereses de un préstamo con Bankia (120.000 euros), Banco Popular (94.100 euros) y de una nueva operación de crédito en 2018 (40.000 euros).

El caso es que según el Ayuntamiento, pese a no gastarse esas partidas, no habrá efectos sobre las obras y acciones previstas.

El motivo que esgrimen es que al presupuesto se han ido incluyendo partidas sobrantes de otros años (remanentes), de modo que se incorporan a este y no se resiente del dinero que se retiene para cumplir el plan financiero.

Eso en el caso de las obras, en cuanto a los servicios (limpieza y mantenimiento de jardines, sumados hacen 1,4 millones de euros sin gastar en estos servicios), se considera que se prevén “importantes ahorros” debido a la revisión de precios en sus respectivos contratos.

LA REGLA DE GASTO

Las medidas se centrarían únicamente en 2018, sin extenderse a 2019.

El límite de gasto se estableció en 138,3 millones de euros, y al final ascendió a 149,9, esto es, 11,6 millones más, un 9,68&.

El asunto ha llegado a la comisión correspondiente, pero fuera del orden del día previsto inicialmente. El Plan Económico tendrá que aprobarse definitivamente en Pleno municipal.

BUSES Y ARCAS MUNICIPALES

Y no es, por cierto, la única distorsión financiera en las cuentas públicas de Santander que ha provocado la política de adquisición de autobuses municipales:

En la última reunión de la Comisión de Hacienda, se abordó una modificación extrajudicial de créditos –gastos no previstos en los presupuestos- debido a que se tardó TRES AÑOS en emitir la factura para que los autobuses pasarán a pertenecer a la flota municipal después del período de renting, modalidad por la que se viene optando y que tiene efectos sobre la deuda.


Logo Nos Vamos

Empresas Amigas