Subir

Top

1

Eva Miguélez, la periodista a la caza de días de 30 horas

23 de mayo de 2018. POR

En el momento de hacer la entrevista, nieva en Barcelona, todo un acontecimiento. Instagram se ha llenado de fotografías y vídeos de paisajes nevados de la ciudad condal. Eva Miguélez (Torrelavega, 1976) vive en la capital catalana desde 2001, y desde entonces ha habido nieve en contadas ocasiones. La periodista cántabra cita a EL FARADIO en un bar para evitar el frío.

Eva Miguélez

Bodega Josefa es propiedad de dos hermanos. El bar está cubierto de decoración al más puro estilo americano y de banderas del Barça. Uno de los hermanos, Jordi, narra cómo hasta 2013 se realizaban fiestas inspiradas en el Oeste americano a las que asistían decenas de personas. Se organizaban conciertos, espectáculos de magia e incluso se cortaba la calle para colocar un toro mecánico. Los tiempos del wéstern dieron paso al negocio por excelencia: el fútbol. Con cada partido del Barça, Bodega Josefa se transforma en un zafarrancho futbolero. “Somos el único bar que tiene manteles del Barça”, se enorgullece Jordi.

Cuando Eva Miguélez entra en el bar, saluda cariñosamente al propietario y se une a la explicación. Ella ha conocido al bar wéstern y ahora al bar futbolero. Ella es seguidora del equipo de la ciudad. Cuenta que de pequeña sus padres le quisieron comprar el uniforme de un club de fútbol. “La equipación del Madrid y del Racing eran blancas, así que se podía manchar con facilidad”, relata. “Por eso me compraron la del Barça”.

Miguélez es periodista. Su trayectoria la ha llevado a Telemadrid, ABC, Actualidad Económica y ganar.com. Pero su proyecto más intenso fue Qué!,  en cuyo lanzamiento participó y que dirigió durante cinco años en su edición en Barcelona. Su época al frente del diario gratuito del grupo Vocento fue intensa. Trabajó de forma incansable a diario. Su etapa como directora estuvo marcada por la crisis.

“Echar a personas ha sido la peor experiencia de mi vida”, admite. “Teníamos que despedir a compañeros por falta de dinero, no porque no valieran”.

Su trabajo como periodista le ha otorgado experiencia y aprendizajes, pero explica entre risas que también le ha hecho “peinar canas” a los 41 años. A pesar de ello, su aspecto es juvenil. Viste una chaqueta Adidas colorida que, junto a un abrigo, la protegen de la nieve que cae en Barcelona. Unos tejanos y unas deportivas acompañan a la chaqueta. Bajo el pelo canoso lleva unas gafas que esconden sus ojos marrones, que se mueven inquietos mientras reflexiona.

Valtonyc, Fariña… ¿qué está pasando con la libertad de expresión?

Es una época complicada – repite varias veces en voz alta, mientras sus ojos inquietos buscan una respuesta más elaborada.

Tras su paso por Qué!, Miguélez cesó todas las actividades durante nueve meses. “Necesitaba descansar”, justifica. Después del parón, la periodista cántabra se internó en el mundo empresarial. Actualmente está en OuiShare, una organización que trabaja en red, que impulsa nuevas formas de trabajo colaborativas que ponen el propósito de la persona en el centro y que explora los límites de las disrupciones tecnológicas y el futuro del trabajo “desde abajo, con ética”. “Dibujamos futuros en los que a todos nos apetezca vivir”, apunta.

Eva Miguélez

Además, ella ayuda a empresas, algunas cántabras como el grupo Deluz o Siderit a mejorar su comunicación. Cuando comenzó a trabajar con empresas, Miguélez dejó de lado su actividad periodística, ya que cree que es “incompatible con el mundo empresarial”. Si algo no ha cambiado a pesar del paso del tiempo, es la intensidad con la que trabaja la cántabra.

“Intento que los días tengan 30 horas en vez de 24”, ironiza.

En un momento de la conversación sale el tema estrella del que todo el mundo y todos los medios en Catalunya hablan estos días.

– Cómo nieva, ¿eh?

Seguidamente aparece en la charla el ‘procés’. La periodista opina que se han cometido errores en ambos bandos, y que la única solución es un referéndum pactado. Más tarde, admite que cuando vuelve a Cantabria da la cara por los catalanes.

Aunque dice que nunca se ha metido en política, su espíritu curioso la llevó a participar en la campaña de las elecciones autonómicas de 2012. Lo hizo como jefa de prensa de Moviment Cívic d’Espanya i catalans. “Fue el embrión de Societat Civil Catalana”, describe. Matiza que su labor fue meramente profesional, y que no actuó siguiendo su ideología.

UNA PERIODISTA SIN PREJUICIOS

Con 21 años Miguélez cubrió las fiestas de San Isidro. Durante un mes estuvo desayunando con toreros, aunque a ella no le gustan las fiestas con toros. Al igual que su participación en la campaña electoral de 2012, lo hizo con ánimo de aprendizaje. “Si vas sin prejuicios, aprendes mucho”, afirma. Eso es, para ella, periodismo.

De repente, la voz de Jordi, el propietario del bar, irrumpe en la entrevista:

– Esta conversación tendrá que seguir en otro sitio, voy a cerrar – interrumpe.

Y así se hace. La charla continua de camino a otro bar, apenas a unos metros del que Jordi acaba de cerrar. De camino a la nueva localización, Miguélez admite que no está acostumbrada a dar entrevistas. “Espero no haber dicho muchas burradas”. Antes de llegar al siguiente bar, se detiene porque ha visto a unos amigos. Ya en el bar y tras pedir una caña, saluda a un cliente. No cabe duda de que Miguélez tiene don de gentes.

“Hice un breve estudio entre mis amigas y yo: todas habíamos sufrido acoso en algún momento de nuestra vida”.

Ya acomodada en el nuevo enclave de la charla, habla sobre la presencia de mujeres en el periodismo actual. Cita a primeras espadas como Mónica García Prieto o Rosa Montero, pero querría ver a más mujeres en el primer plano del periodismo español.

Sobre el feminismo, Miguélez es muy consciente de que todavía hay muchas cosas por las que alzar la voz, aunque teme que políticos, empresas o el marketing se “apropien” de la palabra feminismo y la “desgasten”, “porque las mujeres tenemos que ocupar muchos espacios que hasta ahora nos han sido vetados y quedan muchas cosas por conquistar”.

AMOR POR CANTABRIA

La periodista, por encima de todo, es cántabra. Profesa amor y cariño por su tierra. Aunque vive en Barcelona y viaja a menudo – el fin de semana siguiente se va a Madrid – vuelve a Cantabria unos días cada mes. Ahí nunca se siente extraña y admite que le gusta el cántabro, su forma de ser.

Miguélez expresa su afecto por Cantabria en el Tomavistas. Cuando su padre empezó a utilizar Twitter, tenía por costumbre colgar fotografías de paisajes cántabros. Al ver que la afición de su padre tenía varios seguidores, decidió regalarle un blog para su cumpleaños. Y nació el Tomavistas. Los Miguélez gestionan el blog y suben fotografías a diario, sin excepción.

“Hubo una época en la que solo veía noticias tristes en los medios, y por eso decidí crear algo alegre. Hasta ahora el Tomavistas solo nos ha dado alegrías”.

Vivir lejos de su tierra ha hecho que valore, más si cabe, la belleza cántabra. Explica que Cantabria tiene la suerte de haber evitado la entrada de la especulación gracias a las lluvias. Además, afirma que le gusta “el cántabro”, y que hay muchos tópicos sobre él que no son ciertos, como por ejemplo que es cerrado. “No sé si el cántabro es consciente de la belleza natural en la que vive”, concluye.

Llega la hora de despedirse, y Miguélez explica que debe atender un asunto de trabajo. No sorprende, la periodista apenas descansa. Si los días tuvieran 30 horas, seguramente muchos aprovecharían para dormir más. Ella, en cambio, exprimiría esas horas de regalo al máximo.

Comentarios

  1. María gloria

    Me ha gustado en general me falta diálogo y me sobra resumen
    Se sobre entiende que es una persona grande con ideas nobles falta para mí sustancia estoy en Gerona (ahora por un accidente Oropesa) y sigo cada día el tomavistas


Frunfo Films

Empresas Amigas