Subir

Top

0

La Ley de Espectáculos amenaza las fiestas en barrios, pueblos y de colectivos sociales

23 de mayo de 2018. POR

La mirada de Las Gildas

La Ley de Espectáculos amenaza las fiestas en la calle de barrios, pueblos y colectivos sociales

La nueva normativa, que entró en vigor en abril del año pasado, está cerrando en la práctica el espacio público a las convocatorias de colectivos culturales o vecinales, porque obliga a la contratación de seguros de responsabilidad o seguridad privada, con lo que se elevan tanto los riesgos como los costes para promotores que no son profesionales de la organización de eventos, además de aumentar los requisitos burocráticos en otros aspectos (como la revisión del cumplimiento de instalaciones de luz, sonido o carpas), con lo que se incluye un factor tiempo que cada vez es más complicado de gestionar para estas organizaciones.

Movimientos sociales y vecinales coinciden, desde las Gildas hasta asociaciones de vecinos como Cueto o Los Arenales, en Santander, en que un año después de la entrada en vigor de la nueva legislación, se resienten los espacios compartidos, de encuentro y de convivencia con su aplicación.

Fuera de la capital, en Camargo, el Ayuntamiento y la Guardia Civil han tenido que organizar una jornada para informar a comisiones de fiestas y Juntas Vecinales de las nuevas exigencias, que se endurecen también en materia de higiene o accesibilidad.

La Asociación de Vecinos de Cueto dirigió una petición formal a la Comisión de Peticiones del Parlamento de Cantabria el pasado 14 de mayo, para que la cámara regional revise la normativa.

En ese escrito, al que ha tenido acceso EL FARADIO, solicitan que se tengan en cuenta “las actividades de gran tradición social que se puedan ver perjudicadas”, de manera que no se “comprometa” a asociaciones vecinales y otros colectivos de interés social sin ánimo de lucro, para lo cual proponen que “se faciliten normas y medios a los ayuntamientos para el desarrollo de estas fiestas”.

El Ayuntamiento de Santander, en respuestas a requerimientos de la misma asociación vecinal, recordaba el 23 de abril que el Consistorio “no es promotor de las fiestas de los diferentes barrios” y, aunque “colabora, coopera y ayuda a todas las asociaciones de vecinos” dentro del marco legal aprobado por el Parlamento a instancias del Gobierno de Cantabria (PRC-PSOE).

LAS GILDAS DIERON LA VOZ DE ALARMA

La primera advertencia sobre los inconvenientes de la nueva legislación, que aprobó el año pasado el Parlamento de Cantabria (publicada en el BOC el 18 de abril de 2017), nos llegó a través de Las Gildas, el colectivo de mujeres que recauda fondos para proyectos de cooperación internacional que tendrían muy difícil el acceso a otro tipo de apoyos institucionales o empresariales.

Con esa filosofía de fondo, hasta el curso pasado se movilizaban todos los meses con la organización de fiestas en la calle, con esa mezcla de pinchos y música en directo que se convertía en un punto de encuentro imprescindible. En San Celedonio, en Santander, donde empezó todo, o descentralizado en otros puntos de la comunidad autónoma y en colaboración con otros movimientos sociales.

La cita en la calle se ha echado especialmente de menos en el último curso, cuando Las Gildas han suspendido su ‘Parada’ mensual y han limitado su actividad a los Encuentros de Té y Café.

De cara a la celebración de la fiesta de clausura, el próximo 3 de junio en Villaescusa, se enfrentan a la necesidad de contratar un seguro de responsabilidad y otros trámites y gastos ligados a la accesibilidad a los espacios donde se celebran los eventos, las instalaciones de luz, sonorización, homologación europea de las carpas, higiene (baños públicos) o seguridad privada.

POLÉMICA POR LAS PRÓXIMAS FIESTAS DE SAN PABLO EN CUETO

Procesión en Cueto

La polémica por las dudas sobre la celebración de las próximas fiestas de San Pablo, en Cueto, ha vuelto a poner en el foco a la legislación aprobada esta legislatura. La tradición es más que centenaria en el pueblo de Cueto, donde tradicionalmente se encargaba de la organización una comisión de fiestas, aunque en los últimos años la propia Asociación de Vecinos (A.VV.) lo había asumido.

El año pasado, en esas fiestas, se produjo un lamentable suceso que conmocionó al barrio santanderino. Un joven era apuñalado de gravedad y se llegó a temer por su vida.

Con la nueva Ley de Espectáculos, la responsabilidad subsidiaria por un incidente de cualquier tipo recae en el ‘promotor’, en este caso la organización.

“Seguramente faltaba una ley que garantizara toda la seguridad pero está pensada para eventos con ánimo de lucro y no tiene en cuenta a asociaciones dirigida por voluntarios, que ahora tienen que controlar sanidad, seguridad, accesibilidad o ruido, aparte de servir cervezas”, explica el presidente de la asociación, Santiago Sierra, en una entrevista concedida a EL FARADIO.

La posibilidad de poder incurrir en responsabilidades civiles o incluso penales ha abierto un intenso debate en la A.VV. de Cueto, que después de recabar toda la información del Ayuntamiento de Santander ha discutido y votado en varias asambleas cómo afrontar la situación, con la conclusión de que ningún dirigente vecinal se podía permitir asumir un riesgo así

“La responsabilidad puede ser penal, incluso por omisión de algunas cosas que te piden y que no puedas cumplir. Los requerimientos son internos y externos. No sólo el seguro de responsabilidad civil, que pagando lo puedes tener, pero también el certificado de un señor que monta una atracción o un escenario, o que sus empleados estén dados de alta”.

En definitiva, resume que ahora “tienes que hacer de técnico profesional que organiza un evento, cuando no lo eres. Entonces estas cosas las trasladamos a la asamblea y no lo veíamos claro”.

DEBATE “ACALORADO”

A partir de esa decisión, un grupo reducido de vecinos muy activo en redes sociales ha arremetido en los últimos días contra el presidente de la A.VV., a quien han descalificado con insultos y acusaciones de pertenencia a Podemos, extremo que el dirigente vecinal ha negado tajantemente: “Soy Santiago sierra y no milito en ningún partido. Y lo que no hago es preguntar en la puerta de los locales de la asociación en qué partido militan mis vecinos”.

“Hemos convocado reuniones especiales e intercambiado documentos y peticiones al Ayuntamiento de Santander y al Parlamento, pero todo esto la gente que se acalora y se apasiona porque no va a haber fiestas, no ha tenido la ocasión de escucharlo, porque no han participado. Ellos creen que tiene que existir – las fiestas- y otros no lo podemos asumir”, lamenta.

El mismo grupo de vecinos ha recibido públicamente todo el apoyo público de la concejala de Barrios, Carmen Ruiz (PP),  para la organización de las fiestas de San Pablo de 2018 y ha puesto en marcha la constitución de una asociación cultural con tal fin.

“¿Que surge otro grupo que quiere hacer las fiestas? Bienvenido sea. Y que tengan el apoyo del Ayuntamiento, porque queremos la seguridad de todos porque ahí estarán nuestros hijos también”, zanja, no sin antes advertir que el problema de fondo persiste, porque alguien tiene que firmar y hacerse responsable final de todo.

AFECTA A TODOS LOS BARRIOS Y A TODOS LOS COLECTIVOS

En otros barrios se enfrentan al mismo problema. En Castilla-Hermida, la A.VV. Los Arenales quería recuperar sus fiestas (tradicionalmente Fiestas de Primavera) y trasladarlas al puente de la Bien Aparecida en el Paseo de Marqués de la Hermida. Pero en agosto fueron los atentados de Barcelona y con la nueva normativa “suspendimos inmediatamente”.

El presidente de Los Arenales, Juanjo de la Torre, advierte que hay seguros de responsabilidad civil que tienen una prima inasequible si son para concentraciones de hasta 25.000 personas. “Sobre todo es el tema de la responsabilidad”, recalca.

“A nosotros también nos ha pasado”, añade Carmen Martín, de la Asociación Cántabra Contra el Sida (ACCAS), y “cada vez es más complicado hacer algo en la calle y poder implicar a los ciudadanos”.

Los grupos parlamentarios (PP, PRC, PSOE, Podemos y Mixto) ya tienen sobre la mesa la petición para que revisen la Ley de Espectáculos y habrá reuniones con la Asociación de Vecinos de Cueto, pero en cualquier caso todas las fiestas de este verano estarán afectadas por los mismos motivos.

 


logo_nexus4

Empresas Amigas