Subir

Top

0

De los balcones a los escaparates: el rechazo al MetroTus se extiende a los comerciantes del centro

29 de mayo de 2018. POR

Es un asunto público, que afecta a toda la ciudad, y por eso el rechazo se está reflejando a la vista de todos. Hay antecedentes: cuando los vecinos de Castilla-Hermida recibían en sus casas el polvo de carbón, la carbonilla, del Puerto de Santander, pusieron bolsas de basura negra para mostrar su hartazgo; y más recientemente, los vecinos de Antonio Cabezón, en el Río de la Pila, hicieron lo propio para denunciar su situación de abandono.

Con la crisis desatada a raíz de la implantación del MetroTus (a estas alturas prácticamente no hace falta la frase de contexto de el polémico sistema de autobuses basado en lanzaderas que llevan a intercambiadores en los que se hace transbordo para conectar con el extrarradio) el malestar ha sido mayor.

Carteles contra el Metrotus en los comercios

Y una de las formas en que se está visualizando ese rechazo es, además de las manifestaciones y concentraciones de protesta están siendo, recuperando esas acciones de Castilla-Hermida y Antonio Cabezón, las bolsas de basura azul que vecinos afectados están colocando en sus balcones y casas, muy visibles en barrios y pueblos del extrarradio como Cueto, Monte, San Román o PeñaCastillo.

El MetroTus se ha revelado como un problema integral que ha perjudicado, fundamentalmente, a los usuarios del transporte público, pero también causó malestar inicialmente a los taxistas al excluirles de su uso y recibirles con multas.

Y están otros perjudicados que estaban siendo menos visibles, como los comerciantes, que se encuentran con que los clientes que ‘bajaban’ a un centro que ya venía no estando para muchas alegrías se lo piensan antes de ir y comprar o lo hacen con menor medida, mientras líneas como la que lleva a El Corte Inglés no se han visto resentidas de estos cambios.

Así lo expuso la Asociación de Comerciantes del Casco Viejo de Santander en el debate que la Plataforma Transporte Santander (en la que está integrada) organizó en el Colegio de Arquitectos sobre el MetroTus.

Desde que entró en vigor este servicio, la Asociación de Comerciantes del Casco Viejo de Santander abogó por recuperar las líneas tradicionales de (TUS), al considerar que el sistema de intercambiadores entorpecía los desplazamientos, como les están trasladando sus comercios y clientes.

Su malestar empieza a visualizarse ya en comercios del centro con carteles de protesta, que empiezan a instalarse en una acción impulsada desde este colectivo.

El cartel lleva el mensaje ‘Mis clientes usaban el MetroTus. Ahora no llegan’, y pretende precisamente trasladar esa pérdida de clientes.

La crítica al MetroTus no amaina. Ni en lo social, donde este fin de semana se celebraba una nueva convocatoria de protesta en la Plaza del Ayuntamiento (hay una cada mes), a la que asistieron varios cientos de personas, mientras no se descarta acudir al Defensor del Pueblo. En lo político, la oposición afeaba recientemente a la alcaldesa Gema Igual su desconocimiento del servicio al anunciar que en verano la línea se extendía a Reina Victoria, como estaba previsto en el proyecto.

Y en lo puramente gestor, EL DIARIO MONTAÑÉS informaba de los 70.000 euros que está costando la instalación de las mamparas para proteger de la lluvia en el intercambiador de Valdecilla, más a descubierto que el de El Sardinero, que cuenta incluso con una sala acondicionada

De la otra crisis abierta en Santander, la de las escolleras, habrá una nueva convocatoria de protesta esta semana, que además será en el centro en lugar de en la propia playa.

En concreto, la plataforma ‘Salvar La Magdalena. Escolleras fuera’, de la que forman parte grupos ecologistas y de defensa del patrimonio como ARCA, Alceda o Ecologistas en Acción, ha convocado para el próximo sábado 2 de junio una concentración en la Plaza Pombo de Santander a las 12:00 horas.

Desde la plataforma exigen la paralización inmediata de las obras, la reflexión, la rectificación y la búsqueda de alternativas al proyecto del Ministerio, que acumula ya dos denuncias de la Fiscalía, por parte del abogado Javier Gómez-Acebo y de la propia plataforma, por el daño sobre el medioambiente en base a informes que reflejan menos especies de las que realmente hay y también por daños al patrimonio, por la existencia de un yacimiento arqueológico allí.


logo_ko

Empresas Amigas