Subir

Top

0

Hundir la flota (o de sarracenos modernos)

7 de agosto de 2018. POR

“Desde los salones de Moctezuma hasta las costas de Trípoli…”. Así empieza el himno oficial del Cuerpo de Marines de los Estados Unidos. La referencia a la capital de la actual Libia, se debía al combate contra piratas sarracenos, entre las fechas de 1812-1825. Actualmente, hay un nuevo tipo de piratería. Y no, no es ya la conocida en el cuerno de África -principalmente en Somalia-: ha ocurrido en el propio Mediterráneo, una vez más, a través de un asalto brutal por parte de la Marina Israelí.

Uno de los barcos de la Flotilla retenidos

Desde 2008, durante el primer año de embargo/bloqueo de la Franja de Gaza (dominada por el partido islamista Hamas, el cual se hallaba enfrascado en una lucha fratricida contra su rival secular, Al Fatah), diversas ONG’s europeas y occidentales, plantearon la necesidad de enviar urgentemente ayuda humanitaria, para lo que en palabras de muchos expertos, como es el caso del historiador israelí Ilan Pappé, se había transformado en “la cárcel al aire libre más grande del mundo”.

Surgió entonces la iniciativa de la “Flota de la Libertad”: una agrupación de activistas de derechos humanos, que buscaba dar a conocer las ínfimas condiciones de vida de los gazatíes (aproximadamente dos millones de personas), ante el bloqueo total de la franja. Dicha iniciativa contó con el respaldo de numerosos defensores de derechos humanos, desde el arzobispo Desmond Tutu, el ex presidente de Sudáfrica Nelson Mandela o Ivan Eland, entre otros. El primer intento de romper el bloqueo por parte de la flotilla, fue hace exactamente una década atrás, en Agosto de 2008.

Los buques que conformaban la misma, fondearon varios puertos entre lo días 1-5 de dicho mes en Atenas, hasta llegar a su destino el día 23. Quizás el factor de la mini guerra de 5 días entre Rusia y Georgia por el disputado territorio de Osetia del Sur, dio lugar al apagón informativo de dicha llegada. No obstante, los organizadores del convoy humanitario, se quejaron de problemas para contactar con los puertos y recibir instrucciones por radio.

El siguiente pasaje, ocurrido entre Noviembre de 2008 y Enero de 2009, durante el terrible sitio de la franja, que fue bombardeada sin parar durante 20 días en la brutal operación “Plomo Fundido / Pilar de Defensa”, no tuvo tanta suerte. Aún contando con banderas de países miembros de la UE (Chipre y Grecia, respectivamente), varios buques fueron tiroteados por navíos de guerra israelíes. Del mismo modo, otro intento de llegar a la costa de la franja ,en Junio de 2009 -para transportar medicamentos de primera necesidad- , fue abortado por una orden directa de la Knesset.

Estos hechos, fueron documentados por el cineasta y documentalista Adam Shapiro, quien se hallaba como miembro de la flota, renombrada “Espíritu de la Humanidad”. Pero, sin duda alguna, el acontecimiento más terrible tuvo lugar en la madrugada del 31 de mayo de 2010. El abordaje a sangre y fuego de la flota, a manos de comandos del Kidon o fuerzas especiales israelíes, se saldó con la muerte de 10 activistas.

Siendo la mayoría de los miembros de dicha flota ciudadanos de la República de Turquía, el incidente derivó asimismo a una crisis diplomática de gravedad, en la cual el primer ministro turco, Tayyip Erdogan, rompió relaciones con Israel durante un lustro. El hecho de acusar a los activistas de ser miembros ocultos/simpatizantes de Hamas o la Jihad Islámica Palestina, no ayudó a calmar los ánimos.

Tampoco una falsa grabación de supuestas armas portadas por los activistas, a posteriori distribuida por la agencia de prensa Reuters. Sólo en Febrero de 2016, tras un acuerdo “off the record”, por el cual Israel se comprometió a indemnizar a las familias de los fallecidos, se restablecerían relaciones diplomáticas con Turquía. Ello no quitó que integrantes de la flotilla asaltada en 2010 como el autor ya fallecido Henning Mankel o la politóloga Sarah Colborne, acusasen a las cancillería occidentales de “silencio ante una masacre y genocidio”.

Las siguientes flotillas de la libertad e intentos de llegar a Gaza han fracasado. Bien los buques de la misma fueron bloqueados en Atenas, con la connivencia de los gobiernos de Yorgos Papandreou, Antonis Samaras y Alexis Tsipras, o bien han sido abordados en un acto de piratería moderna, por parte de la armada israelí. El último caso, ocurrido entre los días 30 de Julio y 4 de Agosto. Como bien indicó la enfermera y activista Lucía Mazarrasa en su entrevista a El Faradio, tras ser liberada de su cautividad y retornar a Madrid: “Los países europeos son cómplices del genocidio del pueblo palestino”.


Asienta Asesores

Empresas Amigas