Subir

Top

0

“Hay que conseguir una agenda de derechos”

30 de septiembre de 2018. POR

Más de 150 personas se manifestaron el pasado sábado por las calles de Santander en defensa de la diversidad, el respeto y la convivencia frente a los mensajes de odio, racismo y xenofobia, con la preocupación por una tendencia al incremento de los discursos en contra de la inmigración y de que sean asumidos por otros ciudadanos, y, sobre todo, por los partidos.

A la marcha, desde Cuatro Caminos al Ayuntamiento y convocada por la Asamblea contra el Racismo y la Discriminación, asistían ciudadanos a título particular, así como miembros de este colectivo y otros como ALEGA, Cantabria No Se Vende, Ijanas, la Asamblea de Mujeres, Pasaje Seguro o Libres, entre otros, y representantes de partidos como Podemos, iU, el PCE o el PCPE.

Manifestación contra el racismo

Los participantes recordaban el lema, Cantabria para todas, “para todas las personas que quieren venir, con un “mensaje de convivencia frente a los que quieren transmitir odio”.

Un discurso que, apuntaban desde la Asamblea, “va calando” y del que advierten que de momento se va camuflando dentro de mensajes más sociales o antieuropeos (el lema formal bajo el que se convocaba otra segunda manifestación en Santander por uno de esos grupos que, por ejemplo, reparten comida sólo para españoles).

Ahora desde ese extremo “no se atreven a decir” ciertas cosas pero temen que lo hagan y apliquen “si se ven fuertes”, por lo que instan a ser vigilantes contra el auge de la intolerancia y los fascismos.

Desde Pasaje Seguro apuntaban otro riesgo: el de que esos mensajes que “enfrentan a personas”, “pobres contra pobres”, acabe siendo asumida por partidos políticos, bien del ámbito de la derecha o incluso de la socialdemocracia, a los que lamenta que acaben “marcando la agenda”

Así, citaban cosas que ya están pasando en Europa, como las medidas que ya pone en práctica Salvini en Italia, o las expulsiones exprés a los migrantes en Ceuta por parte del actual Gobierno de Pedro Sánchez.

Frente a ello, apostaban por “enfrentar democráticamente en la calle a quienes no están en el debate democrático” por sus mensajes excluyentes, y a “dejar claro” que “hay otra agenda que desarrollar, una agenda de derechos, de igualdad y de solidaridad” que hay que conseguir que los gobiernos desarrollen.

Los convocantes rebatían los mensajes que intentan convertir a los inmigrantes en “el enemigo” y el responsable de las situaciones de pobreza, paro o desigualdad, cuando, remarcaban, “no han sido ellos” los que han causado las crisis ni los recortes sociales que perjudicaron al conjunto de la población o los que se encuentran detrás de los sucesivos escándalos de corrupción política, financiera o empresarial de los últimos años.

La última estadística de delitos de odio del Ministerio de Interior (aún no actualizada) recogía que en 2016 se duplicaron los delitos de odio en 2016 respecto al año anterior, con 17 casos, De ellos, 5, la mayor cifra, fueron por casos de discapacidad; otros cinco por racismo o xenofobia, tres por orientación sexual; tres por discriminación de género y uno por ideología.

Crecieron respecto al año previo los casos de racismo (pasan de dos a tres), y también los que tuvieron que ver con orientación sexual (también de dos a tres). Ninguno de estos casos se tradujo en investigaciones o detenciones, según reflejaba la estadística.

Teléfonos delitos de odio

 


logo_ko

Empresas Amigas