Subir

Top

0

Los pensionistas piden que las “buenas palabras” se conviertan en “leyes”

6 de octubre de 2018. POR

Los pensionistas cántabros han revindicado este sábado su lugar en la sociedad. “Si no estamos nosotros, no hay nada”, defendía ante las cámaras de EL FARADIO Gonzalo, uno de los portavoces de la Coordinadora Cántabra por unas Pensiones Dignas, en la manifestación con la que ponían el culmen a una intensa semana de marchas a pie por toda Cantabria, concentraciones y manifestaciones.

Manifestación de pensionistas

Ha sido una semana muy importante en la que han recabado muchos apoyos, con presencia de los alcaldes en sus marchas y el compromiso de que se llevarán a los plenos mociones de apoyo a sus reivindicaciones.

Reclamaciones que pasan por un blindaje legal de las pensiones. Tal y como explicaba Gonzalo, la última medida del Pacto de Toledo en el que se debate sobre pensiones suponía la vinculación de las pensiones a las subidas de precios.

Pero precisaba que lo que se ha hecho es en realidad una “recomendación” que puede asumirse o no desde el Gobierno, y que en cualquier caso es tan “amplia” que resulta muy interpretable. Ellos piden que se asocie al IPC real, pero sobre todo, que se queden blindadas por ley y en la propia Constitución.

No obstante, y ese será su siguiente asalto, también hay cosas que pueden hacerse desde Cantabria: en noviembre van a recorrer los 102 ayuntamientos de Cantabria para seguir sumando apoyos y conseguir que el Parlamento y el Ejecutivo adopten medidas en el ámbito de sus competencias: ayudas al pago de suministros de energía o el transporte público para las pensiones más bajas, o para el pago de las residencias.

Desde Cantabria también se puede “detectar” las bolsas de pobreza y desigualdad de los pensionistas para conseguir así, por Ley, que “que esta gente tenga derecho a vivienda y servicios básicos” de forma que “no tengan que elegir entre el copago o el comer”.

También se trata de que las pensiones tengan “dignidad” y de que se acabe con la también existente brecha de género en las pensiones subiendo las de viudedad, o que se escuche a Europa, que viene recomendando elevar las pensiones mínimas. “Que no nos chuleen”, resumía Gonzalo.

En definitiva, quieren, tal y como señala el manifiesto de la marcha, que “las buenas palabras se conviertan en realidades y leyes” más allá de la subida conseguida del 0,25%.

UNA MARCHA CONTRA EL PESIMISMO Y LA RESIGNACIÓN

Cientos de personas han ido confluyendo en la marcha final, en Campogiro, para iniciar una manifestación desde Valdecilla hasta los Jardines de Pereda que ha llegado a sumar más de mil participantes.

Han marchado entre gritos de “Solchaga, cabrón, devuelve tu pensión” (en alusión a unas polémicas declaraciones hechas precisamente en Santander en las que minimizaba los problemas de los jubilados españoles) o “Pedro (Sánchez), si eres socialista, escucha al pensionista” y “gobierne quien gobierne, las pensiones se defienden” o “en la Constitución, blindaje a la pensión”, además de entonar una versión del clásico santanderino ‘La fuente de Cacho’ adaptado a su reivindicación.

Además de lanzar un mensaje a los más jóvenes, también se dirigían a la generación de los que ahora tienen 50 años y en breve tendrán que preocuparse por su pensión: si quieren luchar, “este es el sitio y el momento”.

Y en el manifiesto apelaban también a acabar con el “pesimismo social y la aceptación sin rechistar de los recortes de servicios y derechos sociales”.

Sobre todo, instaban a la lucha porque “quienes nos han vaciado la hucha y atacado nuestros derechos sociales, no nos van a regalar nada”


Frunfo Films

Empresas Amigas