Subir

Top

2

Escenario Santander dice que empezó a dejar de ser rentable al tener que pagar el IBI

29 de noviembre de 2018. POR

Escenario Santander, la instalación municipal gestionada por una de las dos empresas organizadores de los conciertos de la Semana Grande –incluida la frustrada sesión de David Guetta—tenía una “baja rentabilidad” ya antes del ‘pinchazo’ del DJ internacional.

Escenario Santander

Es uno de los motivos que uno de sus organizadores, Delfuego Booking, concesionarios de Escenario Santander, suma como explicación de su declaración de concurso de acreedores (una fórmula a la que recurren las empresas cuando se ven incapaces de afrontar los pagos de sus deudas, entre las que, en este caso, se incluye la devolución de las entradas o los costes de organización de la actuación).

El problema vino cuando en 2016 se renovó la concesión. Al año siguiente el edificio fue registrado catastralmente y el Ayuntamiento le giró a la empresa una liquidación por IBI por un importe de 8.619 euros. Esa cifra es prácticamente equivalente a la que la empresa pagaba por la gestión de Escenario Santander, un canon de 9.100 euros anuales.

Esa “nueva circunstancia” causó, según explica el administrador concursal, “tensiones de tesorería” y además “ahondó” en la baja rentabilidad de la actividad, creando un “evidente” desequilibrio económico-financiero.

El gestor explica que es una actividad con beneficio, pero que para tener resultados positivos necesita una “importante cifra de negocio”.

Entre 2014 y 2017, los gestores de Escenario Santander tuvieron beneficios e incrementaron su cifra de negocio.

En 2018, ya con la actividad de La Campa, se pasó a tener resultados negativos (del orden de medio millón de euros) pese al aumento de las ventas.

Este motivo nuevo se suma al principal que venía esgrimiendo La Campa, todo lo relacionado con el ‘pinchazo’ de Guetta, cuya falta de pago de las devoluciones de las entradas pagadas (reclamadas judicialmente) ha llevado a que el Ayuntamiento no renueve a esta UTE la organización de los conciertos para el año próximo.

Sobre esto, el administrador apunta varios factores:

David Guetta en el vídeo en el que pide disculpas por su incomparecencia en Santander

-Los “elevados” costes de producción y el poco tiempo para su organización, ya que el concurso para organizar el festival se convocó en marzo y se culminó en mayo, cuando los conciertos eran en julio.

“La falta de previsión del Ayuntamiento condiciona gravemente toda la operativa de la mercantil”, afirma el administrador, que explica que para esas fechas las agendas de los artistas estaban cerradas y hacían o más difícil o más cara su elección.

Esos plazos se trasladaron a los precios que ofrecen proveedores, y también a los costes de promoción.

Para el administrador, el factor “clave y determinante” es la incomparecencia de Guetta. Este gestor detalla que los costes de producción y otras exigencias ascendieron a 212.000 euros (hasta la fecha la empresa había dicho otras cifras, como 275.000 euros).

-Los “cambios de última hora en las fechas de los conciertos” (el concierto de Vetusta Morla se adelantó respecto a la fecha comprometida, al ser su montaje incompatible con las del espectáculo de David Guetta)

-Pero también la competencia del festival organizado en Torrelavega por los anteriores responsables de la Semana Grande (Mouro Producciones fueron los primeros organizadores de los conciertos de la Semana Grande, primero de forma directa y luego por concurso que sin embargo perdieron en la última convocatoria. Otra empresa de uno de sus socios, Dos Imanes, era la promotora de las obras en el edificio de Sol, 57,  cuyo derrumbe hizo aflorar las distintas velocidades de tramitación de las licencias).

La devolución de las entradas asciende, según el administrador, el abogado Calixto Alonso del Pozo, a 494.548 euros.

Pero además, el administrador revela que el otro socio de la unión de empresas, Heart of Gold, también se ve “económica y financieramente imposibilitado” para hacer frente a las consecuencias derivadas de la incomparecencia del artista. Ambas fueron en UTE y responden de forma solidaria de las consecuencias de los problemas que genere La Campa.

Y después de los conciertos de la Semana Grande, la actividad de la empresa se ha limitado a la gestión de Escenario Santander, pero en la que ha pasado ya de organizar conciertos por sí mismos a ceder las instalaciones a otros promotores.

El administrador añade a esta lista las sanciones iniciadas desde el Ayuntamiento, lo que les hace concluir que “la viabilidad económica y patrimonial de la sociedad son ciertamente escasas, por no decir nulas”, quedándoles tan sólo como posibilidad la venta de la unidad productiva antes que se produzca la resolución de la concesión. Pero, advierten, si se les imponen nuevas garantías desde el Ayuntamiento, será más difícil que esto suceda,

Entre las sanciones que se le han impuesto desde el Consistorio, está la relativa a la desconexión de los sistemas de alarma durante los conciertos, que justificaron en que saltaban como reacción a la propia música, por lo que, al interferir con ellos, optaban por apagar las alarmas. 

Comentarios

  1. Pableras

    No me parece normal que se nombre Administrador de una empresa que tiene un conflicto con el Ayuntamiento a un Letrado que colabora habitualmente para el propio Ayuntamiento.

  2. pablo

    La última vez que De la Serna anuncio que bajaba el IBI a mi me costo 700 (A sumar a los 500 que pagaba), fue el último año que viví en Santander… a robar a un camino


Frunfo Films

Empresas Amigas