Subir

Top

0

Las otras pobrezas energéticas: Cantabria por lo Público pide al Gobierno que apueste por el bono social térmico

4 de diciembre de 2018. POR

La plataforma Cantabria por lo Público y sin Recortes ha pedido al Gobierno autonómico una mayor implicación en el bono social térmico, un conjunto de medidas para paliar la pobreza energética en consumos como el de agua, calefacción o gas que trascienden a las medidas más conocidas que se centraban en la electricidad y que dependían del Ejecutivo central.

El bono social térmico incluye nuevas condiciones

En un comunicado, este colectivo mostraba su indignación por la falta de actividad del Ejecutivo, al que pedían que lo recoja en los presupuestos autonómicas para el año que viene.

Según detallan, la aprobación del Real Decreto-Ley 15/2018, de 5 de octubre, de medidas urgentes para la transición energética y la protección de los consumidores, ha supuesto, como noticia más relevante, la derogación del denominado Impuesto al Sol -la tasa que tienen que abonar los titulares de los contratos de autoconsumo eléctrico-  y de las múltiples trabas que lo acompañaban.

Esto ha sido recibido como un halo de esperanza hacia la implantación de un sistema eléctrico renovable y distribuido, “y desde luego más democrático”, además de generador de mucho más empleo que el sistema centralizado vigente en la actualidad.

No obstante, ha habido un elemento que ha pasado casi desapercibido: se trata de la creación del bono social térmico, que irá asociado al bono social eléctrico ya existente.

El bono social térmico es un programa de ayudas directas destinadas a paliar la pobreza energética de consumidores vulnerables en lo que respecta a la calefacción, agua caliente sanitaria y para cocinar. Es decir, son medidas más allá de las centradas en la factura de la electricidad.

Las ayudas a la electricidad han sido más mediáticas, pero existan otras a otros suministros

Así, las ayudas que se conceden tienen como finalidad compensar gastos necesarios para garantizar el suministro de energía para usos térmicos, o el apoyo a actuaciones de ahorro o mejoras de la eficiencia energética a los consumidores vulnerables.

La compensación a estos beneficiarios se hará mediante un único pago anual, y su importe se calculará “atendiendo a su grado de vulnerabilidad según se defina en la normativa reguladora del bono social eléctrico, así como a la zona climática en la que se localice la vivienda en la que se encuentre empadronado.”

Para ser beneficiario/a del Bono Social Térmico habrá que serlo antes del bono social de electricidad y, a diferencia de éste último, las comunidades autónomas van a ser las responsables, no solo de la gestión y el pago de las ayudas durante el primer trimestre del año, sino que también entrará dentro de sus competencias el poder ampliar los fondos destinados al Bono Social Térmico con cargo a sus propios presupuestos.

‘En este sentido, desde la Plataforma Cantabria por lo Público y Sin Recortes reclamamos una partida presupuestaria específica para el Bono Social Térmico que tenga su reflejo en los Presupuestos de cada año y vaya destinada en todo caso a los consumidores vulnerables que por nivel de renta hayan accedido al bono social eléctrico,  en los términos que recoge el Real Decreto 897/2017, por el que se regula la figura del consumidor vulnerable, el bono social y otras medidas de protección para los consumidores domésticos de energía eléctrica, excluyendo a la familias numerosas por el hecho de serlo y atendiendo solo a su nivel de renta”, advierten.

Solabria, cooperativa de renovables

La preocupación por un nuevo modelo energético está llevando tanto a reivindicaciones de colectivos como Cantabria por lo Público o a iniciativas como Solabria, una cooperativa sin ánimo de lucro que agrupa personas conscientes de que la unión da sus frutos para lograr un modelo energético, que de prioridad a las personas y al planeta por encima de los beneficios económicos.

Además, forma parte de una federación de cooperativas a nivel nacional cuyo objetivo es unir fuerzas y multiplicar de esta manera su energía.

Su apuesta lo es también por un nuevo modelo energético diferente al de las grandes empresas del oligopolio eléctrico. Se apoya en sus socios, cooperativistas, que toman las decisiones, y consiguen que sea posible energía renovable facturada por ellos mismos. Se puede sumarse a este proyecto a través de su Web, www.solabria.es 

 

Comentar

  • Este espacio es para opinar sobre las noticias y artículos de El Faradio, para comentar, enriquecer y aportar claves para su análisis.
  • No es un espacio para el insulto y la confrontación.
  • El espacio y el tiempo de nuestros lectores son limitados. Respetáis a todos si tratáis de ser concisos y directos.
  • No es el lugar desde donde difundir publicidad ni noticias. Si tienes una historia o rumor que quieras que contrastemos, contacta con el autor de las informaciones por Twitter o envíanos un correo a info@emmedios.com, y nosotros lo verificaremos para poder publicarlo.


logo_gil

Empresas Amigas