Subir

Top

1

Santander (des)igual

24 de enero de 2019. POR

La alcaldesa de Santander, Gema Igual, y candidata del PP a la Alcaldía con el doble objetivo de retener el equipo de Gobierno en una legislatura difícil y de ser regidora esta vez por elección ciudadana y no por designación, presumía en su intervención en la Convención Nacional del PP del aumento de población en la ciudad detectado hace meses tras años de pérdidas de habitantes. 93 nuevos vecinos en el último padrón tras casi una década seguida de caídas.

Lo hizo la misma semana en la que quien más y quien menos se lanzó a cotillear el buscador de renta por códigos postales que lanzaba la Agencia Tributaria.

En base a esos datos, que se han difundido respecto a varios años, lo que permite comprobar la evolución, han ido aflorando nuevos, como que Santander es la séptima ciudad en la que más se han acrecentado las desigualdades entre barrios ricos y pobres entre 2013 y 2016.

El listado lo publicó eldiario.es: la mayor brecha se produjo en Badalona (+190%), seguida de Pozuelo de Alarcón (+119%), y ya con brechas menores Valencia +(35%), Alcobendas (+28%), Palma de Mallorca (+27%) y Barcelona (+25%).

Y justo después, Santander, con un 21% de crecimiento en la brecha entre barrios ricos y pobres, superior, por ejemplo, a Las Palmas de Gran Canaria o Sabadell.

En el detalle de los datos, consultados por EL FARADIO, vemos que en 2013, la diferencia entre el barrio con mejor renta y el que peor renta tenía era de 8.675 euros. Y en  2016, esta diferencia aumentó hasta situarse en 10.708 euros.

Los sitios donde más ha crecido la renta son el Centro-Ayuntamiento (Del Consistorio hacia el Puerto y Las Estaciones por Lealtad e Isabel II) y El Sardinero-Los Pinares, por encima de los 2.500 euros. Por contra, en los barrios peor situados, en el otro distrito que se concidera centro (39001), que es el que se corresponde con la zona más céntrica de la ladera sur de General Dávila, los incrementos de renta apenas despegaron (514 euros).

Elaboración propia con datos de la Agencia Tributaria

RENTAS MEDIAS POR BARRIOS

En concreto, en 2016, de cuando son las últimas cifras actualizadas, los barrios con más renta media fueron el Centro/Ayuntamiento (el código 39002, con una renta media de 30.927 euros), seguido de El Sardinero-Los Pinares, con una renta media de 30.228 euros.

Hay que aclarar que hay dos distritos con la misma denominación: Centro-Ayuntamiento. Y su evolución, curiosamente, esopuesta: donde más se ha incrementado la renta media, el 39002, que abarca el ensanche de apertura hacia la zona portuaria y las estaciones (Lealtad, Isabel II, Cádiz, Antonio López).

Y donde menos ha subido el mismo indicador, el 39001, que se corresponde con los barrios altos del centro, de la Atalaya y Vista Alegre a las Escuelas Verdes y Prado San Roque, por debajo del Regimiento y del Funicular del Río de la Pila.

Las zonas con menos renta media en Santander son Cuatro Caminos-Numancia-San Fernando (20.219 euros), seguida de Castilla-Hermida y el Barrio Pesquero, con 20.566 euros, o El Alisal, con 20.847 euros.

2013 es el último año al que se pueden remontar en el pasado esas estadísticas según los datos distribuidos por la Agencia Tributaria.

Para empezar, entonces ninguna zona superaba los 30.000 euros de renta media (en 2016 eso sucede en el centro y en el Sardinero). Entonces la mayor renta media seguía estando en el centro, con 28.036 euros; y la segunda posición también era para El Sardinero, con 27.606 euros.

Hace seis años la renta media más baja de Santander se encontraba en Cuatro Caminos-Numancia-San Fernando, con 19.361 euros; y la segunda en Barrio Pesquero-Castilla Hermida, con 19.688. Siguen siendo las mismas zonas que en los datos más recientes, sólo que antes se encontraban por debajo del umbral de los 20.000 euros.

SANTANDER NO TIENE DATOS SOBRE LA POBREZA

El año pasada el Ayuntamiento de Santander presentaban un estudio sobre la situación de exclusión social en la ciudad, que serviría de base a la redacción de un futuro plan de inclusión social que el equipo de Gobierno del PP espera tener listo en primavera.

De ese estudio sólo reseñaron públicamente datos como que en el año 2017, sus servicios sociales han atendido a cerca de 15.000 personas, con más de 30.000 intervenciones relacionadas. De ellas el 45´52% lo hicieron por encontrarse en situación de riesgo.

No obstante, se admitía carecer de datos generales sobre la exclusión social en Santander, y se han extrapolado los de Cantabria. Es decir, su radiografía de la exclusión en Santander se centra en las personas atendidas pero desconocía a cuántas personas debe dirigirse .

 

Comentarios

  1. Fernando Díaz

    No tiene nada de sorprendente el que Santander destaque por su desigualdad. Es más, yo creo que los datos se quedan cortos respecto a la realidad. No en vano es el municipio fetiche del Pp desde los Reyes católicos.

    Aparte de eso, lo que más me llama la atención es algo que suele pasar desapercibido, y es que salvo las zonas más privilegiadas de la ciudad (El Sardinero o Puertochico) y alguna otra excepción por el otro lado (B. Pesquero, La Albericia), la mayoría del resto de barrios no tiene nombre … Esto que parece un tema menor a mi me parece muy significativo. La mayoría de la población de Santander que no vive en las zonas mencionadas ni en el “centro” (ésta es ya una zona difusa), vive en áreas indeterminadas, tanto que ni siquiera tienen ´nombre de barrio´. Esto explica en parte el dicho popular de: “voy a Santander” para referirse al centro.
    Convendremos en que Castilla-Hermida es un nombre un tanto forzado, lo mismo que Cuatro Caminos-San Fernando, ladera sur o norte de G. Dávila, o Av. Los Castros o el Cabildo, etc. etc.

    No son nombres populares ni funcionales, son la combinación caótica de una serie de distintos criterios (administrativos, físico-topográficos, histórico- académicos, etc.). Y esto es así debido precisamente al abandono y la dejadez con que los dirigentes han gobernado esta ciudad desde siempre. Donde las clases bajas no han tenido derecho ni siquiera a tener un nombre normal (que responda a una tradición) en su barrio.

    Si los propios barrios carecen de atención, personalidad y no proporcionan una mínima estructura urbana a la ciudad, qué vas a esperar de la igualdad entre sus habitantes.


Asienta Asesores

Empresas Amigas