Subir

Top

0

El proyecto Centinelas convoca a limpiar los residuos arrastrados a las costas

28 de enero de 2019. POR

La asociación Centinelas ha hecho un llamamiento para convocar a la ciudadanía a unir fuerzas para evitar, en lo posible, que los residuos que se han ido acumulando en las zonas costeras tras las pasadas inundaciones y riadas, acaben en el mar.

(Foto: Centinelas)

Los lugares más afectados son aquellos que se encuentran en la desembocadura de los ríos, como pueden ser las zonas costeras y playas de Suances, Liencres, Ribamontan al Mar, Isla, Noja, Santoña y Laredo.

Por ello, han solicitado voluntarios para aprovechar la mejora del tiempo para acudir con un par de guantes y bolsas para recoger todo lo que encuentre a su paso siempre que su origen se puede identificar.

La red, que está financiada por el Gobierno de Cantabria a través del centro de investigación del medio ambiente (CIMA), tiene como objetivo la vigilancia y el control del estado ecológico del litoral cántabro y, para ello, los voluntarios realizan la inspección de un tramo de costa de 500 metros, rellenando una encuesta sobre, tipo y número de residuos, contaminación, biodiversidad, flora invasora, etc.

Una vez recogida y analizada toda esta información, el equipo Centinelas elabora un Informe anual sobre el estado de la costa de Cantabria.

También han recalcado que las riadas pueden haber arrastrado residuos peligrosos que es mejor no manipular por lo que, ante cualquier duda, recomiendan solo recoger aquello cuya naturaleza se reconozca. También es importante recordar que los restos de madera de origen natural no es un residuo por lo que no se recogerá.

Las lluvias también han tenido consecuencias sobre las playas, a  las que han llegado múltiples desechos. El fin de semana, el llamamiento de una profesora universitaria hizo que un centenar de chavales colaboraran en la limpieza de la playa de Canallave, en Liencres, donde se acumulaba basura y plástico.

EL GOBIERNO HABILITA ATENCIÓN SANITARIA 24 HORAS EN CABUÉRNIGA

Por su parte, el Gobierno de Cantabria instalará en Cabuérniga un Soporte Vital Avanzado dotado con un médico, una enfermera y dos técnicos de emergencias para garantizar la atención sanitaria las 24 horas a los vecinos cuyas comunicaciones se han visto afectadas por el corte de la CA-180 debido a las inundaciones de la semana pasada.

Zona afectada por el argayo

El presidente, Miguel Ángel Revilla, ha explicado que el Gobierno de Cantabria trabaja en la búsqueda de una solución a la incomunicación del Valle de Cabuérniga, para lo que se baraja la construcción de un puente más abajo del cauce del río y que el tráfico continúe por la margen derecha.

Igualmente, ha afirmado que desde la Consejería de Obras Públicas se está trabajando en la gran cantidad de argayos que hay en la Comunidad Autónoma, donde permanecen cortadas 12 carreteras autonómicas y una de competencia estatal.

En el plano político, Revilla insistía en sus críticas a la Confederación Hidrográfica del Cantábrico, Ciudadanos pedía un homenaje que sirviera de reconocimiento a la labor de la Unidad Militar de Emergencias (UME) estos días y el PP de Torrelavega advertía de los problemas y dificultades para circular que tienen como consecuencia de un argayo los vecinos del pueblo de La Montaña.

PARTE DE CARRETERAS

Como consecuencia del temporal de los últimos días, en estos momentos permanecen cerradas al tráfico tres carreteras: la CA 804, Las Fraguas-Los Llares-Brenes (Km. 5,3), la CA 180, Cabezón de la Sal-Valle de Cabuérniga (Km. 7,45) y la CA 802, Los Corrales de Buelna-Collado de Cieza (Km. 3); ya está abierta la CA 250, Castro Urdiales-Las Muñecas, que había permanecido cerrada en los últimos días.

Por otro lado, cuatro carreteras tienen en estos momentos un carril cortado y se regula el paso en determinados puntos: la CA 271, Arenas de Iguña-San Vicente de Toranzo (Km. 3,7), la CA 185, Potes-Fuente Dé (Km. 7,8), la CA 281, Puentenansa-Piedrasluengas (Km. 1,6), la CA 803, acceso a Villasuso de Cieza (Km 0 al 1,5).

Por último, en otras dos carreteras se produce un estrechamiento de carril: en la  CA 817, acceso a Bárcena Mayor (Km. 4,2 al 7,0) y la CA 662, Regules-Los Tornos (Km. 7,8).

La Consejería de Obras Públicas tiene desplegado un operativo conformado por 150 personas y más de 50 máquinas para restablecer la situación en todos estos puntos cuanto antes y está en permanente contacto con los alcaldes de las zonas afectadas, que son especialmente, Cabuérniga, Los Tojos y Ruente.

Toda la información actualizada sobre el estado de las carreteras se encuentra disponible en la web www.carreterasdecantabria.es. Las que se han visto afectadas por el temporal de los últimos días llevan como distintivo de la incidencia ‘causas varias’.

Hasta 22 incidencias ha atendido el 112 entre las 7 y las 19 horas. Todos los incidentes se han correspondido con la caída de árboles y ramas; desperfectos y desplazamiento de mobiliario urbano y señalética, y daños en infraestructuras (caída de tejas, desprendimientos de fachada y cornisas), sin que se hayan registrado sucesos de gravedad ni daños en personas.

Delegación del Gobierno ha informado de un corte, por la caída de un árbol sobre la catenaria en el tramo Torrelavega-Guarnizo de la conexión ferroviaria Santander-Madrid, desde las 16 hasta las 17.50 horas, cuando se ha restablecido el tráfico.

También se ha abierto el carril de la A-67 a la altura de Riocorvo, al estabilizarse un argayo que lo había mantenido cerrado. La N-611 sigue cerrada en Somahoz y en Arenas de Iguña.

CANTABRIA, EN AVISO NARANJA MARTES Y MIÉRCOLES

La preocupación sigue latente, ya que de cara al fin de semana se espera un aumento de temperaturas, lluvias y nevadas.

La Dirección General de Protección Civil y Emergencias, y el Servicio de Emergencias 112 del Gobierno de Cantabria recomiendan extremar la prudencia ya que la Agencia Estatal de Meteorología (AEMET) ha decretado para el martes y el miércoles el aviso naranja por fenómenos costeros adversos.

Este nivel de riesgo estará vigente entre las 15:00 horas de mañana y la misma hora del día siguiente. Se espera viento del oeste o noroeste fuerza 8 o 9, y mar combinada del noroeste con olas de 5 a 7 metros.

De manera previa y posterior a la activación del aviso naranja, Cantabria estará en aviso amarillo por el mismo fenómeno entre las 12:00 y las 15:00 horas del martes, y las 15:00 horas del miércoles y el final del día. La previsión para estas franjas horarias es de viento de componente oeste fuerza 7, y mar combinada del noroeste de 4 a 5 metros.

El viento también será protagonista mañana en el litoral, en Liébana, en el centro y en el valle de Villaverde que tendrán activado, entre las 15:00 horas y la medianoche, el aviso amarillo por viento.

En todas las zonas se esperan vientos del oeste y noroeste, con rachas de 80 kilómetros por hora en Liébana, de 90 kilómetros por hora en el centro y el valle de Villaverde, y de 100 kilómetros por hora en el litoral, pudiendo alcanzar los 110/120 kilómetros por hora en cabos, salientes y zonas especialmente expuestas.

Ante la llegada de mala mar y fuerte viento desde el 112 y la Dirección General de Protección Civil y Emergencias se recomienda cerrar y asegurar puertas, ventanas o toldos; retirar macetas y todos aquellos objetos exteriores que puedan caer a la calle y provocar un accidente; alejarse de cornisas, muros o árboles que puedan desprenderse; evitar edificaciones en construcción o en mal estado, y extremar las precauciones en los desplazamientos por carretera.

Además, se insta a la población a alejarse de malecones, playas, espigones y de otros lugares próximos a la línea de costa; evitar estacionar los vehículos en zonas que puedan verse afectadas por el oleaje; y respetar en todo momento los cordones de seguridad y los vallados habilitados por las autoridades pertinentes.

Ante cualquier situación complicada se debe llamar al 112 lo antes posible, indicando la localización para proceder a evaluar la situación e iniciar el procedimiento de rescate o ayuda en caso de que sea necesario.


logo_nexus4

Empresas Amigas