Subir

Top

0

Víctor Manuel: “Hoy es mucho peor que la censura de Franco porque es mucho más sutil”

11 de febrero de 2019. POR

Víctor Manuel llega con su nuevo trabajo tras diez años de ausencia. En su disco ‘Casi nada está en su sitio’ no deja de verse un reflejo de lo que ocurre actualmente en España, país que en muchas ocasiones cuesta reconocer.

Este viernes, 15 de febrero, llega a presentarlo a Cantabria, en un concierto en el Palacio de Festivales que le reencontrará con su público de Cantabria, al que presentará, con especial ilusión su canción ‘Allá arriba el norte’, dedicada a su Asturias natal que puede extenderse a todos los paisajes norteños.

Víctor Manuel.

Pero la canción con la que cierra el espectáculo no deja indiferente a nadie. Su ‘Digo España’ está dedicada a la situación actual del país. “Creo que hemos dejado como olvidado en un rincón el país al que pertenecemos, de dónde venimos y quiénes somos”, lamenta en una entrevista en el programa A MEDIODÍA ALEGRÍA (Arco FM, 103.2).

Si hace 37 años escribió otra canción de una España que abandonaba el blanco y negro e iba hacia el color, ahora lo hace sobre una España “que es mejor en muchos aspectos pero hay otros en los que de repente hay unos desgarrones por parte de algunos que pueden sentirse superiores al vecino de al lado”.

“La canción habla de geografía y de ese carácter nuestro de dejar que las cosas se pudran y cuando ya están podridas queremos arreglarlas”, cuenta. Y es imposible no notar las connotaciones con Cataluña, por lo que es necesario preguntarle por la situación en la que ha quedado un buen amigo suyo, Serrat.

“La verdad es que lo de Joan Manuel es lo más ridículo que les ha pasado a una parte de los catalanes. Que alguien le llame fascista cuando va por Barcelona es una locura. En algún momento tendrán que parar o seguirá la espiral de locura hasta donde quieran”, opina.

“NO SE HABÍA VIVIDO ANTES QUE PUDIERAN EMPAPELAR A UN CÓMICO”

Sin embargo, la situación general en la que vivimos desde hace unos años le resulta preocupante, especialmente la censura social y, sobre todo, la judicial.

“Hoy es mucho peor que la censura de Franco porque es mucho más sutil, es a ver qué dice el vecino”, lamenta. “Antes, afortunadamente no existían las redes sociales y sabías que había una espada de Dámocles que te podía atravesar de lado a lado pero sabías a qué atenerte porque había un terreno de juego muy minado y acotado pero podías jugar ahí dentro”.

Sin embargo, lamenta que “ahora hay mucha gente que se corta mucho porque hay raperos encausados por algunos jueces delirantes. No se había vivido antes en este país que pudieran empapelar a un cómico por lo que dice en el escenario”, asegura. “Siempre pienso qué hubiese sido de Tip y Coll o de Gila, que eran absolutamente incorrectos políticamente en épocas mucho más difíciles”.

“YO CREO QUE TIENE QUE VER MÁS CON LA LEY MORDAZA”

El cantautor sí señala de dónde sale este represión judicial que está llevando a los cantantes a cortarse mucho. “Yo creo que tiene que ver con algo más profundo, más con la Ley Mordaza, de tratar de acogotar a la gente y que no se manifiesten porque les pueden caer 30.000 euros de multa”.

“Además, hay algunos jueces que se toman las cosas al pie de la letra y penalizan a personas que yo no hubiese conocido si no les hubiesen encausado por unas letras más o menos extremas”, apunta.

“CUALQUIER CHAVAL QUE QUIERA VIVIR DE LA MÚSICA TIENE GRANDES PROBLEMAS PARA HACERLO”

Además, el cantautor analiza la situación actual de la música con la piratería y la llegada de las plataformas digitales. “Todo ha cambiado mucho. A mí me encantan porque es un modo de tener acceso a una música ilimitada” pero apunta a que “todo eso afecta de una manera gravísima a la gente más joven”.

“Nosotros ya estamos amortizados pero la gente que tiene que nacer ahora y que quiere profesionalizarse sí que les afecta”, asegura. “Además, las compañías antiguamente se ocupaban de varios artistas al mismo tiempo y ahora se acabó, solo funciona el beneficio inmediato”.

“Yo echo de menos aquello”, confiesa, “porque tenía grandes expectativas por delante, grandes avenidas para andar y horizontes despejados. Ahora cualquier chaval que quiera vivir de la música tiene grandes problemas para hacerlo”.

 


Asienta Asesores

Empresas Amigas