Subir

Top

1

No a la política migratoria criminal de la Unión Europea

21 de febrero de 2019. POR

||por JESÚS PUENTE, de Pasaje Seguro||

No hay ninguna política migratoria en la UE digna de tal nombre. Tan solo un conjunto de medidas destinadas a evitar cualquier llegada humana, segura, organizada, de los centenares de miles de personas que tratan de acceder a Europa buscando una vida mejor, huyendo de las guerras y de la miseria. Malas vidas, guerras y pobrezas que solo alguien muy ignorante y/o muy malintencionado no relacionaría con las políticas económicas que la propia UE practica.

Viñeta del Paisá

Una breve selección de estas medidas, y ciñéndonos a este mes de febrero, comenzaría por el 5º aniversario de la muerte no accidental de 15 personas migrantes en la playa del Tarajal en Ceuta, 15 muertes para las que todavía no hay responsables, ni políticos, ni penales.

Las cifras conocidas este mes de febrero de los ahogados contabilizados tratando de llegar a las costas españolas el año 2018 hablan por sí solas: 1064 personas, en 2017 fueron 249.

Los Gobiernos de la UE, con el nuestro a la cabeza, han culminado su ofensiva contra las ONG que salvan las vidas que ellos abandonan en el mar, el Aita Mari, el Seawatch, el Aquarius, se están pudriendo en los puertos, mientras con excusas de mal pagador el gobierno de España se pone al rebufo de las políticas fascistas de Salvini en Italia.

Lo penúltimo, hasta el momento, la progresiva precariedad y abandono de los servicios de salvamento marítimo españoles, que cumplen una función fundamental salvando vidas en el mar, y que se enfrentan al ninguneo informativo, a la reducción de recursos, y a la inutilización de sus radares por falta de reparación en tiempo y forma.

Este conjunto de medidas se aplican en medio de una fuerte ofensiva ideológica que culpabiliza a los inocentes de los males y desmanes, que diez años de crisis estafa están causando en las sociedades europeas. El propósito no por conocido, es menos peligroso. Se trata de convertir la indignación social por los recortes sociales y la pérdida de derechos en odio contra los más débiles.

Esos más débiles en nuestras sociedades son hoy las personas migrantes, lo son porque no se les reconocen derechos, porque están amenazados por los que les utilizan como el chivo expiatorio que sustituya a los responsables de los males sociales que nos aquejan, y por los propios gobiernos europeos. Estos gobiernos han falsificado la realidad inventando una crisis migratoria, cuando lo que hay es una negativa a salvar y acoger a decenas de miles de personas que se arriesgan en pateras, porque no se les permite cruzar legalmente las fronteras y ser acogidos. Esta falsa crisis migratoria promueve el discurso racista y autoritario de la extrema derecha, discurso que compran con gusto las otras derechas europeas, y con lágrimas de cocodrilo la mayoría de la socialdemocracia.

Tras esos discursos está el interés real por conseguir gran cantidad de mano de obra barata y sin derechos, mano de obra que sea vista como enemiga por los de abajo, en vez de cómo aliada.
Combatir estas políticas es cuestión de vida o muerte. En sus estrictos términos, ya que a nuestros ojos la gente se ahoga, mientras los barcos pasan de largo o se les obliga a permanecer anclados en los puertos. En términos de vida o muerte social también.

Si no evitamos que estas políticas se hagan en nuestro nombre, si no nos movilizamos, acogemos y exigimos acogida, si no enfrentamos los falsos discursos de los neofascistas y de nuestros propios gobiernos, habremos perdido toda legitimidad para defender nuestros propios derechos cuando nos los quiten. Porque los derechos humanos y de ciudadanía, a la vida y a una vida digna para empezar, o son universales o desaparecen.

La movilización contra estas políticas de muerte existe y continuará, el próximo 5 de mayo una iniciativa europea llenará las calles y plazas de Europa de personas llamando a la acogida, abrazándose por la acogida. El sábado 23 de febrero en Santander, a las 12.00 horas en la Plaza del Ayuntamiento, queremos manifestar nuestro apoyo a esta iniciativa y nuestro rechazo a las políticas criminales de la UE. Salgamos a la calle, no en nuestro nombre.

 

Comentarios

  1. Jose Luis Quintana Mantecon

    Gracias por esta exposición a la que me uno .Esa alusión a la pérdida de derechos proyectándola como desahogo contra los refugiados me parece muy acertada. Suelo oir con demasiada frecuencia , de gentes afortunadas y de otras no tanto, quejas por las ayudas que reciben algunos inmigrantes; suelen argumentar que hay españoles con pensiones menores que estas ayudas a «extranjeros». Y lo argumentan muy serios ,muy convencidos, personas conocidas, en otro ámbito amables , incluso caritativas .También quien lo necesita y ve en el «nuevo» como un rival que le quita su plato.
    Yo creo que hablaban de ayudas de 600 ante pensiones de 450. Pues sí , está bien , yo también creo que esas pensiones son insuficientes y pueden subirse , pero nunca olvidarse de echar una mano al necesitado.Lo humano , ¿o quizá no son humanos?, es ayudar siempre al que lo necesita. Saludos


Frunfo Films

Empresas Amigas