Subir

Top

0

La brecha salarial entre mujeres y hombres es mayor entre los más pobres

22 de febrero de 2019. POR

En el Día por la Igualdad Salarial, que se celebra cada 22 de febrero, CCOO de Cantabria ha analizado los datos y las causas que componen la brecha salarial que separa a mujeres y hombres en el ámbito laboral en la región.

“Lo más escandaloso es que, además de estar relegadas a peores empleos y en sectores más precarios, donde más brecha salarial existe es precisamente entre las mujeres y los hombres que menos ganan. Es dramático pensar que las mujeres necesiten ganar un 71% más para igualar su salario”, ha lamentado Rosa Mantecón, secretaria de Mujeres de CCOO de Cantabria.

Al hilo, si se analiza la brecha salarial en términos generales en nuestra Comunidad, las mujeres deberían aumentar su salario en 6.993 euros al año para

Cantabria cuenta que una brecha salarial por encima de la media de España (Foto: Carlos Atienza)

equiparar su sueldo al de los hombres, una brecha del 38% que hace que las mujeres en la región se sitúen en los primeros puestos del ranking de la discriminación salarial en España desde 2011 y 9,6 puntos por encima de la media estatal.

Los principales factores que influyen en la brecha salarial son, fundamentalmente, una menor participación laboral de las mujeres, la interrupción de sus carreras profesionales por tener que asumir los trabajos domésticos y de cuidados y que se ven relegadas a trabajar en sectores más precarizados y en categorías más bajas. A esto hay que añadir que no perciben los complementos salariales a los que sí acceden los hombres.

Aunque el porcentaje de la brecha se ha reducido con respecto al año pasado en más de dos puntos no hay que echar campanas al vuelo. El análisis no da lugar a la celebración. Las mujeres han aumentado su salario hasta alcanzar los 18.216 euros de media en la región pero en esta reducción de la brecha también ha influido que los hombres han perdido salario.

Para Rosa Mantecón, “es positivo que las mujeres se asienten en el crecimiento anual de los salarios pero no podemos celebrar una reducción de una brecha que sigue siendo exageradamente alta y que, además, se produce a costa de que los hombres ganen menos”.

PUESTOS DE RESPONSABILIDAD

CCOO de Cantabria ha hecho hincapié en la dificultad de acceso de las mujeres a puestos con responsabilidad en las empresas. Solo el 19% accede a puestos de dirección y gerencia mientras que a nivel estatal alcanza el 32%. Un techo de cristal que supone una barrera en la evolución de las carreras profesionales de las mujeres que, por el contrario, la mayoría se ven arraigadas a empleos con mayor desprotección, temporalidad, parcialidad y bajos salarios, lo que se conoce como suelo pegajoso, y que les impide superar las condiciones laborales más precarias.

Por otra parte, la brecha de género aumenta conforme se asciende en los tramos de edad, llegando a un 42% en las mujeres de entre 45 y 54 años. Estos datos expresan con claridad la desigualdad salarial que se configura a lo largo de la trayectoria laboral y que se produce como consecuencia de su interrupción y excluye a las mujeres de las retribuciones que derivan de las antigüedad, la promoción y los complementos salariales.

La brecha salarial se expresa con toda su nitidez cuando se habla de la composición del salario. Los complementos salariales suponen el 55% de las retribuciones de los hombres (564 euros) mientras que en las mujeres solo llega al 42% (357 euros).

“Los complementos de las mujeres deberían aumentar en más de un 57% para igualarse a la que perciben los hombres en este concepto. Esto se explica porque donde más se establecen los complementos salariales es en categorías profesionales superiores donde hay menos mujeres y porque hay complementos que se dan discrecionalmente y a éstos nunca accedemos”, ha criticado Mantecón.

No podemos evitar echar la vista atrás. Debemos hablar de una evolución de la brecha que está vinculada a la evolución del empleo en los últimos años en Cantabria. Entre 2010 y 2016 el salario de las mujeres creció 329 euros mientras que el de los hombres aumentó 1.285.

“Cuando todo mejora, los hombres salen mejor parados pero cuando vienen épocas de vacas flacas, las mujeres son las más perjudicadas. A modo de resumen: en 2010 creció la brecha porque crecieron los salarios de los hombres y cayeron los de las mujeres y hubo un crecimiento del empleo de los hombres pero descendió el de las mujeres; en 2012 y 2013 ambos sexos pierden empleo y salarios pero aun así la brecha también crece porque las mujeres vuelven a ser las más denigradas. Desde 2014, en una etapa de creación de empleo, los salarios crecen pero en mucha menor medida en el caso de las mujeres”, ha señalado Rosa Mantecón.

Romper con la brecha salarial tiene que ser un objetivo prioritario. “No hay varitas mágicas pero hay unas líneas rojas que no se respetan. ¿Por qué se incumple la Ley de Igualdad?, por ejemplo. Para CCOO es esencial que se eliminen los déficits en el marco de los planes de igualdad. Todas las empresas y administraciones deben ponerlos en marcha como la ley obliga. Queremos que Cantabria establezca un registro de planes de igualdad para conocer y controlar que se cumplen y que son efectivos. Además, pedimos al sector empresarial que acabe con las prácticas que discriminan a las mujeres porque la igualdad tiene que ser real. Es intolerable que se nos excluya de ciertos puestos para los que estamos perfectamente cualificadas y preparadas”, ha concluido la secretaria de Mujeres de CCOO en Cantabria.


Frunfo Films

Empresas Amigas