Subir

Top

1

La ciudad de las dos caras: los beneficiados y los perjudicados del urbanismo, en ‘Expulsados’

25 de febrero de 2019. POR

El escudo de Santander tiene dos caras, las de los dos santos ‘hipster’ Emeterio y Celedonio que una amiga ve desde el balcón de su casa.

En una ciudad tan dual que tiene entre uno de sus símbolos hacia el underground una sardina…de dos cabezas, la dualidad asuma hasta en su escudo (más allá del tópico que tampoco vamos a negar del todo) y llega hasta lo más hondo, hasta el propio modelo de ciudad que emerge del incendio fundacional y apenas ha variado hasta nuestros días.

Este miércoles, a las 19.30 horas en la librería La Vorágine (calle Cisneros, 69, en Santander) se presenta ‘Expulsados. Santander, la transición urbanística pendiente’, el trabajo del equipo de EL FARADIO (los periodistas Oscar Allende, Guillem Ruisánchez y Eva Mora) editado por Libros.com tras ganar su propuesta el primer Premio de Investigación de la editorial y superar una intensa campaña de crowdfunding que logró recabar más de 200 apoyos.

En él se escudriña, en base a la historia local y a la tramitación del último Plan General de Ordenación Urbano, la crisis de un modelo y de una forma de hacer ciudad en unos años en que algo se empezó a quebrar en la ciudad, y se consiguió pasar del silencio del fuego y la dictadura a la plataformitis que se alzó para reclamar una transición urbanística pendiente.

DEL MODELO DEL INCENDIO…

EXPULSADOS es un ejercicio de periodismo hiperlocal que se aparta del día a día para dar una visión de conjunto que recorre varias décadas de una historia que aún no ha terminado de contarse.

Una historia que empieza en 1941, con el incendio de Santander, una desgracia fundacional no tanto por sus consecuencias más directas sino por el modelo urbanístico que, pura doctrina del shock, se implantó.

El gigantesco solar en que se convirtió el centro sirvió para crear una ciudad a la carta de los nuevos gobernantes, recién llegados al poder con la dictadura franquista y todo el poder a sus pies.

Mientras, de las calles ‘reconstruidas’ (comillas simples de las que transmiten ironía) no sólo desaparecieron edificios o símbolos: también se evaporaron los vecinos que vivían en callejuelas y viejos inmuebles. Los STV a quienes ni se les reconoció esa condición, arrebatada hacia otras connotaciones.

Esa parte del libro cuenta con las colaboraciones de la periodista Olga Agüero, que ha recabado en el archivo municipal nuevas aportaciones al proceso de cambio urbano que se produjo tras el incendio, así como de Roberto Ruisánchez, profesor de Geografía que evocará las consecuencias de las llamas sobre su propia historia familiar.

AL PGOU

Pasaron las décadas pero no pasaron muchas más cosas a grandes rasgos.

En el cuadro que pinta ‘Expulsados. Santander, la transición urbanística pendiente’ se dibuja un modelo que pervive: un urbanismo que beneficia a una serie de intereses mientras perjudica a vecinos de a pie.

Un modelo que late en apartados que se describen en el libro, desde las normas con las que funcionan las oficinas en el centro de la ciudad, hasta los procesos de obtención de los suelos en San Martín o el PCTCAN, sin olvidar los intentos de esquivar las limitaciones que imponía en la ciudad el POL en la codiciada costa norte.

Un viento que barre desde la poca industria que quedaba en la ciudad hasta los barrios históricos y los espacios comunes y de encuentro, sacrificados en no pocas decisiones tomadas desde lo público.

Historias todas que se cuentan en EXPULSADOS en base a una minuciosa investigación de las alegaciones al PGOU de Santander de 2012, cuya anulación por el Tribunal Supremo abre la puerta a una pulsión de un urbanismo más participativo y democrático. Una transición que sería a la vez una revolución.

PASANDO POR LA PLATAFORMITIS

Visita al Cabildo de Marco, nieto de Amparo con familiares de las víctimas del derrumbe del número 14

Ese silencio gris de la dictadura a la protesta y a la movilización se fue rompiendo poco a poco.

Y aunque se dan significativos casos de resistencia en Mendicouagüe, Tetuán o tras el mortal derrumbe del Cabildo de Arriba, el antes y el después lo marcó la lucha de la recordada Amparo Pérez contra la expropiación de su finca en la Vaguada de Las Llamas para construir uno de los viales de conexión de la S-20.

En un apartado especial dedicado a los afectados por el modelo urbanístico, EXPULSADOS repasa las luchas que fueron espoleadas a partir de entonces contra procesos gentrificadores o proyectos en la ciudad, desde el Prado San Roque o el Río de la Pila a la Senda Costera o el parque de La Marga. La plataformitis que cuestionó un alcalde y luego ministro que ya no es alcalde y ya no es ministro, y que se ha mantenido viva en las recientes luchas contra el Metrotus o las escolleras de La Magdalena.

INICIATIVA Y COLABORACIÓN

Recorrido por la senda costera dentro de la campaña de crowdfunding de ‘Expulsados’

El libro, al igual que el proyecto periodístico, imposible sin su comunidad más cercana que les respalda, es fiel a la filosofía de EL FARADIO de primar la iniciativa y la colaboración, cuenta con las colaboraciones de la periodista María San Emeterio, el poeta José Elizondo o el reportero Andrés Illescas Junqueras, que se suman a muchos otros apoyos en sus distintas fases de elaboración.

Además de estar prologado por el fotógrafo cántabro Olmo Calvo, un referente en la documentación de las víctimas de conflictos, desde afectados por desahucios hasta refugiados de guerra.

En base a ese prioridad por sumar voces y generar contenido propio, la presentación contará con alguna sorpresa, además de entregarse a los mecenas que asistan y poder comprarse (algo que además puede hacerse también desde la Web de Libros.com)

Su presentación coincide con un momento de expansión del proyecto EL FARADIO –cuyos fundadores Oscar Allende y Guillem Ruisánchez son miembros de la Asociación de Periodistas de Investigación (API)–, que tras siete años de radio y cinco de periódico digital, y sumar los premios de Investigación de Libros.com, Humanidad y Medio del Ayuntamiento de Camargo, Solidarios Once Cantabria y Aleguita de Alega, ha iniciado sendas colaboraciones con medios estatales como EL CONFIDENCIAL y, en la sección Microdios contra los bulos que generan odio contra colectivos, con MALDITO BULO, referente en el fact checking o verificación de datos, una de las principales tendencias en el periodismo actual.

Comentarios

  1. Fernando Díaz

    Yo no lo veo tanto un ejercicio de Periodismo hiperlocal. Ya que refleja un proceso de transformación urbana-social que representa bien el momento histórico españo. Y para ello es inevitable y necesario apoyarse en un caso concreto, sobre una realidad material y Santander es un excelente ejemplo de ello.

    Siempre he pensado que era un trabajo por hacer. Conociendo el terreno, no es de extrañar que para dar a conocer este oscuro periodo de nuestra historia (y geografia) reciente no hayan sobrado apoyos y palmaditas en la espalda. No hay más que fijarse en la alternancia política municipal en estos ochenta años, sin solución de continuidad hasta hoy.

    Pero EXPULSADOS, como la Puerta de Alcalá: Ahí está. Llega puntual para una nueva convocatoria electoral. Y van x. Al sector partidista que siempre ha llevado las riendas del Poder le gustará reconocerse tanto ahora como en los ´viejos tiempos´. Y los aspirantes, podrán ver cuál su lugar entre todas estas décadas, la sensación debe ser parecida a la de cuando visitas la sala de trofeos en el Bernabéu (o incluso Camp Nou) y vas señalando con el dedo …

    Enhorabuena por hincar el diente a este tema (el índice tiene buena pinta. Gracias).

    (No está mal para ser una retrocrítica o comentario sin haber leído lo criticado, no?) 🙂

    Lo leeré cuando pueda.


logo_ko

Empresas Amigas