Subir

Top

0

El 87% del descenso del paro en abril fue del sector servicios

6 de mayo de 2019. POR

La báscula de la estadística del desempleo ha caído este mes por el lado bueno, con un descenso de 2.046 personas menos en las oficinas de empleo, que convierten a Cantabria en la segunda comunidad autónoma con mayor descenso.

(Foto: Carlos Atienza)

(Foto: Carlos Atienza)

Desde Comisiones Obreras ya advierten de que casi el 87% de este descenso se produjo en el sector Servicios, con 1.773 personas menos en el paro.

Es decir, las cifras son reflejo de la actividad de la Semana Santa, por lo que esta creación de empleo “es efímera” “pan para hoy y hambre para mañana”, si no viene acompañada de unas políticas que luchen contra la precariedad laboral existente en nuestra Comunidad Autónoma.

Para Laura Lombilla, secretaria de Empleo de CCOO de Cantabria, “es habitual que todos los años, coincidiendo con las fiestas de Semana Santa, se produzca un buen dato en lo relativo al descenso del paro. Se trata de un balón de oxígeno esperado para la economía de muchas familias cántabras, que saben que siempre suelen encontrar un puesto de trabajo coincidiendo con las fiestas. Sin embargo, las fiestas acaban y estos contratos de días e incluso horas finalizan volviendo las personas al ciclo del desempleo. Estaremos satisfechos cuando la creación de empleo no sea una burbuja efímera y los puestos de trabajo se consoliden en el tiempo”.

En detalle, repasaba como este mes de abril se produjeron 215 contratos indefinidos menos respecto al mismo periodo de 2018 y, en cambio, se produjeron 3.097 contratos temporales más y 4.758 respecto a marzo, “que evidencian que el crecimiento económico ha llegado a través de precariedad, temporalidad, parcialidad involuntaria y estacionalidad”. Es más, de los 24.408 contratos nuevos, algo más del 60% pertenecen al sector Servicios y apenas un 22% a la Industria.

Y mirando a los géneros, en el mismo periodo del año anterior hay 1.284 hombres parados menos frente a 363 mujeres. De este modo, el descenso del desempleo en hombres supone casi un 78% mientras que en las mujeres solo alcanza un 22%.

Por su parte, el secretario de Empleo de UGT en Cantabria, Julio Ibáñez, recalcó que el pasado mes de abril «vuelve a responder a la gran estacionalidad de nuestro mercado de trabajo y al deterioro incesante de la calidad del empleo».

«Desciende el paro por la campaña de Semana Santa y además lo hace con un 94,4% de contratos temporales, la tasa más alta en estas fechas desde que en 2002 existen estadísticas oficiales», agregó Ibáñez, quien recordó que «hasta ahora sólo se había superado el 94% de eventualidad contractual en un mes de abril en el año 2017».

«Parece que Cantabria está abocada a elegir entre cantidad o calidad del empleo y casi siempre se opta por la primera en detrimento de la segunda y esto conduce a que el empleo que queda sea cada vez de menor calidad», agregó el responsable regional de Empleo de UGT.

Para Ibáñez, «es necesario que Cantabria salga de esta espiral de creación de empleo vinculado al sector servicios y a determinadas épocas del año y que apueste por otros sectores productivos más allá del turismo y con más valor añadido».

Por otro lado, el responsable regional de Empleo de UGT destacó que «esta mala calidad del empleo genera que tengamos una de las tasas de cobertura por desempleo más bajas del país (53,6%), a casi seis puntos de la media nacional y con más de la mitad de los desempleados sin ningún tipo de prestación».  

REACCIONES: “BLINDAR” LAS POLÍTICAS INDUSTRIALES

Tal y como detallaba, Cantabria ha aumentado su empleo sólo un 3,29% de julio de 2015 a abril de 2019 medido por este indicador, al pasar de una media de 209.700 trabajadores a otra de 216.600 trabajadores. Por el contrario, España ha crecido un 11,06%, al aumentar en 1.915.200 ocupados y llegar a los 19.230.400 actuales.

«El despropósito que ha sido esta coalición socialista y regionalista en materia de empleo hace que el mercado laboral de Cantabria se ha parte cada vez más minúscula del mercado nacional. Esto debe cambiar ya a partir del 26 de mayo apostando por otros gobiernos y otras política», advertía.

Izquierda Unida-Equo (Marea Cántabra) “blindará” las políticas industriales en los presupuestos de la comunidad autónoma como forma de acabar con la precariedad en el empleo “que reflejan mes a mes unos datos del paro que sólo mejoran cuando se viene el buen tiempo y las contrataciones temporales y mal pagadas en el sector servicios”.

El objetivo es que las políticas de reindustrialización sean una estrategia que abarque la legislatura íntegra hasta lograr que el peso del PIB de la industria en el conjunto de la economía de la comunidad se incremente en 2 puntos, a la par que se suba el “paupérrimo” 0,83% de PIB del I+D+i hasta el 2% de media europea, según explicaba el candidato de la confluencia de izquierdas, ecologista y feminista, Israel Ruiz Salmón, durante la presentación de la candidatura en Los Corrales de Buelna, municipio industrial.

Se trata de una reindustrialización desde una perspectiva de cambio de modelo productivo hacia una industria más sostenible, comibnando los sectores básicos, (construcción, metalurgia, turismo, ciencia y química verde), los emergentes (agricultura ecológica, naval, material ferroviario, servicios sanitarios y sociales) y los sectores de futuro (mecatrónica, biología médica, aparatos médicos y biocombustibles), tal y como han diseñado en el programa electoral para las autonómicos la confluencia entre Izquierda Unida y Equo, con el apoyo en su redacción del profesor de Economía de la UC Julio Revuelta.  Y se buscará la inversión pública “directa”, en lugar de en las políticas de “barra libre” de dinero a empresas “cazasubvenciones”.

Desde Podemos se incidía también en la temporalidad y precariedad fruto de los contratos de Semana Santa, para reclamar el desarrollo “inmediato” en el marco del CES (Consejo Económico y Social, recuperado por ley tras su supresión en la época del PP) de un Plan Industrial que aglutine a todos los sectores productivos de Cantabria y desarrollar una Estrategia de Especialización Inteligente en sectores de alta intensidad en tecnología y empleo, especialmente en sectores clave en los que consideran que ya tenemos una base de partida como la biotecnología sanitaria, las energías renovables, la tecnología hidráulica, las TICs aplicadas a entornos habitables inteligentes, la nanotecnología y el patrimonio prehistórico y cultural.

«Es necesario priorizar el nuevo desarrollo industrial sostenible en zonas severamente afectadas por la desindustrialización y el desempleo como son las comarcas de Besaya y Campoo»,, añadían, incidiendo también en la industria agroalimentaria, destinada tanto a productos de consumo de proximidad como a la exportación, así como la industria vinculada a los diversos usos de la madera.

Además, apostaban por la introducción de tecnología y conocimiento en sectores ya consolidados como la automoción o el metal y química,

EL GOBIERNO DEFIENDE QUE NO ES UNA SUBIDA “COYUNTURAL”

Desde el Gobierno, el consejero de Economía, Hacienda y Empleo, Juan José Sota, hacía hincapié en que esta es “la mayor rebaja” de la serie histórica desde 2003, o en que en términos interanuales, el descenso ha sido de un 4,30 por ciento, con 1.647 personas.

El consejero de Economía, Hacienda y Empleo, Juan José Sota, informa en, rueda de prensa, sobre los datos del paro registrados en abril

Por todo ello, para Sota, estos datos van más allá del efecto de las contrataciones de la Semana Santa y el descenso “no es coyuntural”.

Sota ha valorado como “muy importante” el incremento en la contratación en la industria con 5.290 personas en abril, con un aumento en 1.200 personas en el interanual, siendo, asegura, la industria y la construcción los que “tiran” de la subida de la contratación.

Finalmente, ha pronosticado que los datos que se avecinan para los próximos meses también serán así y, tal y como ha señalado, “con toda seguridad” el año 2019 va a ser un buen año para el empleo.

 

 


logo_black-bird

Empresas Amigas