Subir

Top

0

El camino de las letras llega hasta Astillero con Enredarte

6 de mayo de 2019. POR

El circuito artístico EnREDarte, organizado por la Consejería de Educación, Cultura y Deporte, llevará una serie de propuesta escénicas y talleres de distinta temática a los municipios Astillero y Mazcuerras.

El martes 7 de mayo, en la Biblioteca de Villanueva de la Peña (Mazcuerras), ‘Al teatro’ producciones ofrecerá un taller de microteatro para adultos donde se les ofrece varios niveles interpretativos.

Y por último, el miércoles 8 de mayo la compañía ‘Ruido interno’ ofrecerá otro taller en la Biblioteca Miguel Artigas de Astillero.

Bajo el título ‘El camino de las letras’, se propone un trabajo multidisciplinar que utiliza diversas artes para hablar de las emociones humanas a través de las palabras, con una estructura muy simple pero eficaz.

A partir de las 27 letras del alfabeto español se seleccionan 27 adjetivos que bucean en el estado de ánimo de nuestros personajes.

En esta acción es la palabra la que ocupa el espacio, pensando en la importancia que tienen en nuestra vida, como pueden llegar a tener superpoderes, pero en ocasiones son incapaces de explicar el significado de sensaciones y situaciones que damos por sentado. En este punto es donde entra la escena con la performance, la danza, la escultura, la música, la instalación y la palabra completando el sentido de éstas en boca de los actores.

Se trata de un abecedario de sentimientos que encuentran cabida en la aventura emocional en que se convierte nuestro día a día.

CAMINO NORTE

Por otra parte, las Casas del Águila y la Parra de Santillana del Mar acogen una exposición sobre los retratos pintados por Domingo Carrión, discípulo de Velázquez, y que se encontraban en el Palacio de Soñanes, en Villacarriedo. Esta muestra se incluye en el programa cultural ‘Camino Norte’ organizado por la Consejería de Educación, Cultura y Deporte.

La exposición se acerca a la vida y la obra de un pintor casi desconocido pero muy singular, ya que es el único colaborador conocido de Velázquez en la corte. Con los cuadros expuestos, se puede seguir la trayectoria de un pintor de estilo tradicional que evolucionó al contacto con Velázquez e, indirectamente, podemos adentrarnos en el modo de trabajar de éste.

Domingo de Carrión (Madrid, 1589-1645/1660), pintó los retratos que aquí se presentan y que adornaron el palacio de Pedro de Velasco en Espinosa de los Monteros (Burgos). Este personaje, montero de la cámara real, fue miembro de la Cámara del rey Felipe III y caballero de la orden militar de Santiago. Posteriormente, parte de estos retratos los adquirió en 1889 Fernando Fernández de Velasco, propietario del palacio de Soñanes en Villacarriedo. Este nuevo propietario fue un personaje culto, bibliófilo, académico correspondiente de la Historia, escritor, promotor de la revista El arte en España y crítico del arte del pasado histórico español.

A Carrión se le puede considerar el último retratista de corte español seguidor de un tipo de retrato aparecido con Alonso Sánchez Coello y codificado con Juan Pantoja de la Cruz. Según el tipo de retrato cortesano, sus retratados posan de pie entero, con las piernas dispuestas en uve o en tijeras sobre un fondo sencillo. Supo dotarlos de realismo ya que fue muy diestro en la pintura del natural. Autor de alguna composición religiosa, fue apreciado en la corte como retratista, especialmente de damas a las que retrató con minucioso y preciso dibujo de las ricas telas y de las joyas que lucían.

En contacto con Velázquez, su estilo evolucionó y presenta una galería de personajes en los que no solamente fue cambiando la técnica pictórica, cada vez más suelta y por lo tanto más vivaz, sino también presentando unos personajes menos rígidos y estereotipados, y más humanos, capaces de entablar un diálogo con los espectadores.

EXPOSICIÓN SOBRE PÍO MURIEDAS EN LOS ARENALES

El espacio cultural ‘Los arenales’, en la Biblioteca Central, ha abierto en su sala ‘Piti Cantalapiedra’, una exposición sobre Pio Muriedas para conmemorar su primer recital poético que fue en el teatro de Maliaño (Santander) en 1919.

La exposición, que ha sido comisariada por su hijo Manuel Fernández Gochi, exhibe una selección de su vasta obra, y además aporta testimonios notables de algunos de sus coetáneos como los pintores Ibarrola, Enrique Gran, Antonio Sedano, o Fernando G. Valdeón, o escritores de la relevancia de Vicente Aleixandre, Miguel Ángel Asturias y Camilo José Cela, galardonados todos ellos con el Premio Nobel, a los que se añaden textos firmados por personalidades tan relevantes como Federico García Lorca, Dámaso Alonso, y Gerardo Diego, entre otros, todos ellos vinculados a la polifacética trayectoria de Muriedas.

Destaca también una interesante colección de retratos de este artista realizados por autores como Antonio Quirós, Pancho Cossio, Pedro Sobrado, Jorge Oteiza y Antonio Sedano, entre otros.

Pío Fernández Muriedas, nació 4 de julio de 1903. Actor y recitador, tuvo su primera actuación en el Teatro Calderón de Valladolid con ‘La noche del sábado’, de Jacinto Benavente en 1921. La carrera de actor se interrumpiría con el comienzo de la guerra en 1936.

A partir de entonces se incorporaría al grupo de artistas e intelectuales que colaboraron con el ejército republicano para llevar la poesía revolucionaria a los frentes, recitando poemas de García Lorca, Alberti, Miguel Hernández, León Felipe y José Bergamín, entre otros.

Con este cometido interviene en los frentes de Reinosa, Lemona, Zaragoza, y Barcelona. Presidió la Unión de Escritores y Artistas Revolucionarios al servicio de la República. Exiliado a Francia, donde fue confinado en un campo de concentración, a su regreso a España fue condenado a muerte, posteriormente conmutada por pena de prisión.

En 1942 conoció en Bilbao a la que sería su mujer, María Luisa Gochi. Entre 1946 y 1958 da más de 700 recitales de poesía, contribuyendo a divulgar diferentes generaciones y escuelas poéticas.

Escribió ‘Versos a mi amor’ (1976), ‘Poemas a María Luisa Gochi’ (1980), ‘Aquí queda esto’ (1981), y ‘Recuerdos de mis Pasos perdidos’ (varias entregas en Alerta en 1986). El 30 de enero de 1982 el Ayuntamiento de Santander le dedicó una de las farolas con base de piedra en la Plaza de Numancia, donde se inscribió la frase: «Oh voz de las voces sobre el haz de España».

La exposición permanecerá abierta al público hasta el próximo mes el 27 de junio.


logo_black-bird

Empresas Amigas