Subir

Top

1

La ultraderecha se ‘vende’ como «vocera» de una verdad «oculta» por «teorías de la conspiración”

7 de mayo de 2019. POR

El auge de la ultraderecha es uno de los principales problemas a los que se enfrenta tanto Europa como el propio EEUU, donde llegó de la mano del ideológico de Donald Trump, Steve Bannon.

De Bannon hemos oído hablar recientemente en España, al considerar en su país de origen que se ha convertido en el primer lugar que ha derrotado sus augurios. Pero tampoco es del todo cierto que España haya derrotado a la extrema derecha, porque ahora ha entrado al Congreso de los diputados con 23 escaños.

Presentación de ‘Epidemia ultra’ en Berlín. FOTO: Twitter.

“Las expectativas han estado por encima de lo que han logrado pero no deja de ser un número relativamente importante de diputados los que han sacado”, considera Franco Delle Donne, politólogo que ha escrito el libro ‘Epidemia ultra’, presentado recientemente en Berlín.

Delle Donne, que ha escrito el libro junto a Andreu Jerez, y la colaboración de diferentes politólogos, académicos y periodistas, analiza la irrupción de la ultraderecha en 13 países europea y cómo afecta a nivel social, mediático y en cuestión de los derechos a toda la población. El libro explica y analiza como este extremismo supone “una respuesta” para un porcentaje de la población y qué riesgos supone para la totalidad de la ciudadanía.

El capítulo dedicado a España lo firma Guillermo Fernández Sánchez, experto en Marine Le Pen y que ha contextualizado la situación española con el impacto del tema de Cataluña, y que profundiza y le pone énfasis a la construcción del discurso y de cómo Vox trabaja para lograr apoyos en temas que son alternativas a lo que ofrecían partidos tradicionales.

“Cada país tiene sus singularidades, activa diferentes ejes, pero hay temas transversales”, opina Delle Donne en una entrevista en EL FARADIO DE LA MAÑANA (Arco FM, 103.2). En uno de los que coinciden es en la conversión de nuevos marcos al concepto del fascismo, hasta el punto de presumir de ello, como ocurre con el tema del franquismo.

“Lo han reconvertido a partir de la revictimización», explica el politólogo. “Ellos se posicionan como voceros de una verdad que está oculta por teorías de la conspiración y cuando se les acusa de fascistas aseguran que se trata de una descalificación de aquellos que no pueden hacerse cargo de esta verdad”. Además, estos partidos proponen “la tolerancia de la intolerancia, soportar lo intolerante para ser totalmente democrático”.

Entre los ejes comunes está el tema de la inmigración. “Para la mayoría de partidos es un elemento que los ayuda a alimentar su discurso basado en el miedo y en el odio”, asegura. Y otro más está basado en el nacionalismo, en muchos casos entendido como propuesta opuesta a la Unión Europea para fomentar el euroescepticismo, y en otros contra algunas religiones como el Islam.

UTILIZAR LA PROVOCACIÓN COMO ESTRATEGIA

Delle Donne destaca que estos partidos están aprovechando una narrativa para llegar a algunas porciones de población, como “un atajo” a través de un discurso sencillo que busca “transmitir valores que son compartidos por esos sectores muy claramente segmentados”.

Entre los que captan y asumen ese mensaje están los que “quieren mandar un mensaje de enojo o indignación a la clase política” o los que creen que el discurso es “la respuesta a problemas ignorados”.

“Siempre destacan en la idea de que existe un enemigo en contra de los intereses del pueblo que, según ellos, representa todas sus características”, explica el politólogo. “Según su narrativa, ellos son el único partido que ofrece una solución».

Además, Delle Donne destaca cómo usan la estrategia de la provocación, “tocando determinados temas de una manera que ya sabes que va a generar polémica” para “ganar centralidad en el debate público y que se hable de ellos”. De este modo, “se rompe un cerco mediático y les permite mover los límites de lo correcto”, creando nuevas discusiones donde antes había un consenso amplio en la sociedad.

Es por ello que en estos partidos se ha hecho también la guerra, no solo contra la inmigración, sino también contra la igualdad de género o contra los activistas que luchan contra el cambio climático.

EL “DESAFÍO” PARA LOS MEDIOS DE COMUNICACIÓN Y LOS PARTIDOS TOLERANTES

En el libro destacan también cuáles son las estrategias que se están aprovechando para ganar publicidad a través de los medios de comunicación. “Con ellos, se crea una contradicción entre lo que puede ser noticiable y la delgada línea para terminar convirtiéndose en un órgano reproductor de esos discursos”.

“Cuando se les reproducen, se está ampliando el marco y, por lo tanto, deberían presentar también las voces alternativas para que el ciudadano tome una decisión”, resalta como solución, destacando también la “obligación” de los ciudadanos de “revisar qué valores están votando y fomentando”.

Además, señala al resto de partidos políticos, a quienes también considera responsables. “Votar a estos partidos no es un capricho o un producto de que la gente sea de tal o cual manera. Hay diferentes elementos y miedos que estos partidos no han sabido atender”, opina Delle Donne, que reprocha, además, que siempre, desde los partidos conservadores moderados, se haya caído en todo momento copiar a la ultraderecha. “Si la gente cree en ese discurso, va a votar al original, que es la ultraderecha”, insiste, tal y como se han podido ver en las últimas elecciones nacionales en España.

Comentarios

  1. el montañes

    (un meme)
    el estado ya ha repartido los colores:
    el azul para el PP
    el naranja para C`s
    el verde para VOX
    el rojo para el PSOE
    el morado para Podemos
    y el MARRÓN para NOSOTROS.


logo_gil

Empresas Amigas