Subir

Top

2

Marea, Cantabristas y Podemos… a por el Trono de Hierro

24 de mayo de 2019. POR

Podemos logró en 2015 tres diputados aunque ahora llega a la batalla como se partiera desde el punto de partida, con cero, porque la última temporada de Juego de Tronos ha sido muy destructiva.

La división no es no rara en la izquierda pero, en el caso de Podemos, han participado más actores y ha habido más puñaladas en la espalda que durante toda la serie de HBO.

Candidatura autonómica (Izquierda Unida-Equo-Marea Cántabra) y candidatos locales, la confluencia que sí se dio.

Al principio de la legislatura, el partido fue el apoyo necesario para la investidura de Revilla, y ya entonces, sin haber entrado en las instituciones, había realizado su primera purga interna. En cuatro años, han tenido tres secretarios generales y dos gestoras para controlar un partido incontrolable.

Y, al igual que en Juego de Tronos, cuando la familia no está unida, se pierde el trono de hierro. Antes eran el socio prioritario del Gobierno y, poco a poco, se han ido convirtiendo en irrelevantes hasta el golpe final, estocado desde dentro, que ha disuelto el grupo parlamentario a pocos meses de las elecciones 

Esta ruptura interna definitiva, con purgas constantes y unos candidatos puestos a dedo, ya ha pasado factura a Unidas Podemos en las elecciones nacionales, donde han perdido el único diputado que habían sacado por Cantabria en 2016 

Y también ha afectado a una confluencia autonómica que durante la legislatura parecían cada vez más cerca y que ha salido adelante, pero sin Podemos.  

La lidera Izquierda Unida, que ha hecho un trabajo activo fuera del Parlamento y ha vuelto a rearmar su dirección autonómica, junto a Equo y con fichajes independientes 

Podemos, más pendientes de la paralización judicial de sus primarias, pidió que la mesa de negociación volviera al punto de partida, cosa a la que se negaron los socios de la confluencia ante la premura de los tiempos.

El resultado es que muchos de sus activos más válidos que fueron purgados, ahora ven a la Marea Cántabra como la opción más útil en la izquierda y han pedido el voto para la formación, como la exsecretaria general de Podemos, Rosana Alonso.

De hecho, Israel Ruiz Salmón, joven que estuvo emigrado en Bruselas por la falta de oportunidades laborales,  ha sumado a su proyecto a personas que antaño estuvieron en Podemos, como su antiguo secretario general, Julio Revuelta, profesor de Economía que ha asesorado en el programa económico o Daniel Ahumada, enfermero en el servicio de Hospitalización Domiciliaria del Hospital Tres Mares   

Uno de los aciertos de la Marea Cántabra es elaborar una lista con fichajes diversos dentro de la sociedad civil, con independientes como Carmen Martín, la coordinadora de la ACCAS, Miguel Cotera, el abogado que ganó el caso de la plusvalía al Ayuntamiento de Santander o Marc Torrano, experto en brecha digital en el mundo rural y en barreras arquitectónicas, junto a históricas del feminismo y la lucha por las libertades como Marta Peredo o incluso una de las 9 sindicalistas de AON que se enfrentaron a los dueños del Racing.

Pero el trono de la izquierda no está solo disputado entre Podemos y la Marea Cántabra, sino que desde el ultramar del norte ha llegado Cantabristas, partido soberanista de reciente creación con el grito de guerra de: ‘el norte no olvida’ y han hecho una campaña efectiva en redes sociales, señalando grandes problemas juveniles y enfrentando directamente al PRC en cuestiones de identidad al acusarlo de ver más por el ladrillo que por el patrimonio de Cantabria.   


Las encuestas no dan entrada al Parlamento y las previsiones más positivas siguen siendo para Podemos. Pero el cabeza de lista de Marea no se resigna y recuerda que tampoco predijeron la entrada de Miguel Saro en el Ayuntamiento de Santander y hoy, tras 4 años en el pleno, repite como cabeza de lista en la capital 

Y es que en Santander, sí se ha dado esta confluencia que ha unido a 4 partidos: IU, que la lidera de nuevo, Podemos, con un círculo ciudadano muy limitado y embarrado, Santander Sí Puede, formado por los primeros purgados en Podemos en 2015, y Equo.  

En la capital, estas fuerzas por separado llegaron a conseguir 3 concejales en 2015 pero está por ver si la unión da fuerzas o ahuyenta al electorado más purista, como ha sucedido en otras ocasiones.  

Su objetivo en Santander es lograr ser la bisagra del cambio, que los números den para ser el partido cuyos votos se necesiten para expulsar al PP tras 40 años ocupando el trono de hierro.

Comentarios

  1. Eugenia

    Como Podemos obtenga buenos resultados, se os acabó el chollo de malmeter contra ellos. A ver de dónde sacáis carnaza.

    • Federico

      Completamente de acuerdo contigo, Eugenia.


logo_black-bird

Empresas Amigas