Subir

Top

1

La telaraña del juego

29 de mayo de 2019. POR

Un salón de juego en la plaza Numancia, a pocos metros del colegio Cisneros. FOTO: Óscar Allende.

Es la una del mediodía en Santander y un adolescente sale de clase, tiene un poco de tiempo antes de ir a comer y, en su camino, una llamativa tienda de apuestas capta su atención.

Es menor, pero no pasa nada, porque si anda listo puede entrar y apostar sin problema; y eso es lo que hace.

Así es el día a día de muchos jóvenes en la capital cántabra y en otros muchos municipios.

Lo que antes era la rutina de ir a una cancha a jugar, evolucionó; los tiempos que suponían una quedada de amigos para tomar algo y hablar, también en muchos casos han cambiado; los largos ratos en los que grupos se juntaban para echar unas ‘plays’, variaron también. Y ahora muchos quedan en los locales de apuestas: lo tienen fácil porque les pilla de paso, de camino a casa de la que vuelven del colegio o el instituto.

Un paseo reivindicativo recorrerá este viernes las casas de apuestas de la capital: a las 18.30 horas en la Plaza de Correos, para acabar con una concentración ante la Delegación de Hacienda.

Una acción estatal señalará las casas de apuestas de los barrios

MÁS DE QUINCE LOCALES EN SANTANDER, DE PASO DE COLEGIOS O INSTITUTOS

Santander posee más de quince locales de apuestas deportivas, o salones de juego; la gran mayoría de ellos pueden encontrarse fácilmente mediante aplicaciones de mapeo, pues estos lugares aparecen marcados, algunos otros están un poco más escondidos para el buscador medio de Internet. Pero sus consumidores, que son quienes se interesan, nunca olvidan donde están sus salones de juego favoritos.

Las casas de apuestas de Santander están situadas en lugares frecuentes y de paso

Los centros de apuestas conocen muy bien el mercado, han adquirido gran poder durante los últimos años, expandiéndose como si de una tela de araña se tratase.

Una telaraña que no está tejida por cualquiera; ya que estas presuntuosas arañas que se expanden por la ciudad saben perfectamente donde colocar un cebo para que sus presas caigan.

Y  juegan con el límite, colocando esta telaraña en lugares que saben que los jóvenes van a recorrer, o que «pillan de camino».

Ejemplos hay muchos y todos ellos corroborados. Colegios de los que sales y de los que con tan solo girar la vista a un lado, ves un lejano salón de apuestas, que la mayoría de los jóvenes empiezan a ver como un pequeño entretenimiento, incluso un punto de encuentro para socializar con otros amigos.

200 metros en cuesta abajo separan el Colegio de Los Escolapios de una casa de apuestas.

En una serie de experiencias, tanto en primera persona como con la colaboración de otra gente, se hizo la prueba de partir desde un colegio cercano a un salón de apuestas.

La distancia que separaba el local del colegio Los Escolapios era de 200 metros -los cuales eran cuesta abajo-.

Se tardaba tan sólo tres minutos en llegar al susodicho establecimiento, que se veía claramente que clase de negocio era.

La sorpresa al adentrarse en el local fue -o no- la falta de vigilancia. Nada mas entrar una maquina de apuestas esperaba a quien pasase por esa puerta. En el resto del local, siete u ocho jóvenes jugaban y apostaban su dinero en una ruleta, en el resto del local no se visionaba nadie controlando.

Ese breve espacio de tiempo fue suficiente para entrar, hacer una apuesta, y salir. La maquina se encuentra pegada a la entrada.

El IES Santa Clara y un local de apuestas a escasos dos minutos.

Pero el principal problema está en los salones de juego en los que no piden el DNI para certificar la mayoría de edad, únicamente deciden ‘a ojo’, si esa persona es mayor de edad o no.

La distancia que separa el Santa Clara de un local de apuestas deportivas es otro de los tantos ejemplos que podemos encontrar en la ciudad de Santander: tras salir del instituto y poner rumbo cuesta abajo, al doblar una esquina ya está visible el salón de juegos. Estando tan cerca, para muchos jóvenes se convierte en una parada obligatoria en su rutina.

Alumnos del Santa Clara lanzan una campaña contra el juego y las apuestas on line

En Numancia, hay un local de apuestas a pocos metros de dos colegios, el Cisneros y el Mendoza, y de la propia Escuela de Idiomas. Jugando con el límite, la telaraña ronda también lugares que sin ser colegios o institutos, también frecuentan chavales, como el local que está justo enfrente del Centro Cultural Doctor Madrazo, con una biblioteca y aula de estudio.

MENÚ DEL DÍA PARA JUGADORES

Las pizarras que colocan estos locales exponen los eventos deportivos del día y su horario.

Cuando se acercan horas de comer, son muchos los restaurantes y bares que buscan clientes y una gran parte de ellos deciden elaborar un menú del día, o algún tipo de oferta, y los plasman en una pizarra que se suele colocar a la entrada del local con la intención de captar la atención de los transeúntes y así tratar de atraer nuevos clientes a su negocio.

Las casas de apuestas han desarrollado un sistema similar, en el cual la pizarra convencional muestra eventos deportivos en lugar de aperitivos. Como si de un restaurante que ofrece un menú del día se tratase, estos salones de juegos exponen en la calle paneles con los partidos o eventos deportivos que tienen lugar en ese día, e invita a la gente que pasa por delante a adentrarse en el local y realizar algún tipo de apuesta.

Cuando una persona que se siente mínimamente atraída por los deportes o por el mundo de las apuestas, pasa por delante de uno de estos establecimientos y visiona un panel como este, esa persona siente necesidad y gusto por entrar al local a gastar un poco de su tiempo y dinero.

El problema es que, en muchos casos, ese pequeño entretenimiento pasa por una fase de enganche, que finalmente desemboca en ludopatía, en muchos casos inconsciente. Lo que eran un par de euros a la semana acaba convirtiéndose en cantidades mayores por día y este circulo vicioso tiene una víctima y un beneficiado

HAY MÁS PELIGROS QUE LOS CONOCIDOS

La mayoría de casos suelen desembocar en un círculo vicioso que gasta y busca de nuevo dinero.

Pese a que haya una gran cantidad de casas de apuestas y salones de juego, el mundo de las apuestas online es aún mas extenso y su clientela se multiplica, pues la comodidad prima, además, el hecho de gastar el dinero de manera virtual no da tanta sensación de perdida en caso de una apuesta fallida.

A pesar de ello, las casas de apuestas online sí que establecen unos criterios más serios y sus requisitos para crearse una cuenta y apostar son mas formales, haciendo un control mas exhaustivo de la edad. Aunque, no obstante, no es perfecto, pues mentir para hacerte una cuenta e ingresar dinero no es tan complicado. El problema te lo dan a la hora de sacar el dinero en caso de haber ganado, que es cuando se ponen mas exigentes con los datos o las condiciones.

Una ‘moda’ que está surgiendo entre algunos bares o restaurantes es la de instalar maquinas de apuestas deportivas en sus locales. Mas allá de las tragaperras convencionales, algunos establecimientos de hostelería han visto en las apuestas también una cuota de negocio que quieren aprovechar, y con ella, contribuir al fomento de la ludopatía.

LOS FAMOSOS COMO RECLAMO

Son muchos los conocidos o famosos que participan en anuncios o publicidades de casas de apuestas, como los habituales spots de Carlos Sobera en televisión, o los recurrentes recordatorios de cuotas deportivas en algunos programas de deporte. Hay decenas de ejemplos de personas que a cambio de dinero protagonizan y fomentan esta peligrosa actividad.

Un ejemplo de arrepentimiento lo protagonizó recientemente el rapero ‘Arkano’, defensor de múltiples causas sociales pero quien también participó en uno de estos anuncios de casas de apuestas con algunos jugadores del Real Madrid. El alicantino fue tachado de hipócrita por muchos y durante un tiempo solo hubo silencio por su parte. Recientemente, dio la cara y reconoció su error tras el testimonio de un chico que había sido una gran victima de la ludopatía.

Comentarios

  1. Pedro

logo_escena_miranaque

Empresas Amigas