Subir

Top

0

El nuevo Santander: el banquero, el político y el constructor

27 de septiembre de 2014. POR
Botín Fundación

¿El Santander del Santander?

Decimos que exageran los de Bilbao pero todas esta cosas se han dicho en Santander este verano: que los jardines de Pereda renacieron como «símbolo del nuevo Santander», por fin en el mapa de cualquier cosa a cada vez que se corta una cinta; que la duna escalonada abrió como «símbolo del carácter cosmopolita de Cantabria», ni más ni menos; y que la duna es un «trasatlántico al mar». Trasatlántico. Al mar.

Pero hablemos del nuevo Santander, una expresión que ya parece de toda la vida. El Pleno del Ayuntamiento ha aprobado esta semana, de prisa y corriendo, el convenio urbanístico del promontorio de San Martín, que contempla la construcción de casi 8.000 metros cuadrados de viviendas a cambio de la cesión de 10.000 metros cuadrados para la ciudad. Promueve SADISA – empresa del constructor Santiago Díaz-.

En el Pleno municipal, el encargado de defender el convenio por parte del Equipo de Gobierno fue el concejal de urbanismo, Cesar Díaz, que indicó que esto se hace así porque lo pone una ficha del PGOU. El edil, aunque pueda parecer que la ficha del PGOU se la encontró en el suelo, se puso a trabajar en el Plan General al día dos de aterrizar en el Ayuntamiento, donde desembarcó procedente desde otra de las empresas del grupo SADISA, el promotor del promontorio.

No somos de escandalizarnos en Santander, que no. El Ayuntamiento también ejecutará, por un millón de euros, la reforma de la «gran» explanada de Gamazo, que ya costó 1,1 millones de euros en asfalto para acumular barcos en el Mundial de Vela. Pues 2,1 en la explanada, los servicios sociales de todo un año. Obras de financiación íntegramente municipal, para adecentar con columpios y zonas verdes «pisables» el nuevo barrio del nuevo Santander.

Los vecinos propietarios en el promontorio de San Martín serán realojados en las nuevas viviendas de lujo. Con vistas si tenían vistas; con cocina si tenían cocina; con garaje si tenían garaje. Habrán tenido más suerte que los vecinos de Tetuán, o del Cabildo, o de la Vaguada de las Llamas: el caso de Amparo, expropiada en la conexión transversal con la S-20, recibió como oferta un apartamento en una VPO de Nueva Montaña por el que además tendría que pagar 10.000 euros. Debió haber nacido en San Martín, Amparo. La nacieron mal.

Hemos llegado al nuevo Santander casi de milagro, en una legislatura que empezaba con los dos protagonistas urbanísticos del promontorio de San Martín arruinados, quebrados: el Ayuntamiento intervenido desde hace años, y la constructora en preconcurso de acreedores, del que salió el invierno pasado. A unos y a otros se les apareció el difunto Emilio Botín. Al alcalde, Iñigo de la Serna, le iba a dar la baza electoral de un edificio singular en el Frente Marítimo, el Centro Botín, con su reforma de los jardines y paso subterráneo. 80 millones de euros, de una tacada, el equivalente a una legislatura de presupuestos para inversiones del Consistorio. Y a Santiago Díaz, directamente, Botín le libró del concurso de acreedores.

La luz verde al promontorio de San Martín es como una tarjeta amarilla por reiteración en las faltas. Y es que las empresas de Santiago Díaz han hecho toda la obra pública emblemática en Santander esta legislatura, como si no hubiera más empresas: el megacontrato de las basuras, el Centro Botín, la duna escalonada, la plaza de la calle de la Unión, un balcón «formidable» con vistas a la Bahía, el parking de La Marga… Lo grande SADISA y lo pequeño el de Ramales. Así se reparte Santander.

Al tiempo, coincide que tanto De la Serna como Díaz atraviesan sus peores momentos de la relación con el presidente de Cantabria, Ignacio Diego. Y ya se sabe que en Cantabria une mucho más un gran odio que todas las ideas. Lo que perdió SADISA con Colegios del Mundo, el Puerto de Laredo o Valdecilla lo ha debido salvar con todo lo que ha trabajado en Santander. Y queda por desvelarse el futuro del alcalde, que bien podría coger una puerta giratoria y abandonar la política. Hacer un Gallardón. Ofertas no le faltarán: a Aqualia (FCC) le vendió el agua; a Telefónica lo Smart; al Santander el mejor balcón a la Bahía; y a SADISA… la vida.

Y así es el nuevo Santander. Una ciudad en la que manda un banquero, con un político de fin de ciclo y el constructor de toda la vida, refinanciado, a su vez, por el banquero. El banquero, el político y el constructor, que resucitan viejos hábitos urbanísticos, para el nuevo Santander de Toda la Vida (NSTV).

 

Having met Mr
weight loss tipsG by Giuliana offers celebrity style to all
Spotting the American in Europe
gay porn my daughter would go to the bathroom and I’d change her

How to Create an Awesome Wardrobe
free black porn body wrap weight loss trendy concepts when it comes to toxic pregnant women

Information of Oscar De La Renta
youporn research and lookup well-liked baby hosiery

Kate Middleton Fashion Style is
large porn tube harajuku subculture fashion accessory

3 Profitable Small Cap Dividend Stocks With Money In The Bank
black porn King of Prussia

Bad Credit Home Loan To Get You Out Of Debt
youjizz or the color or both

Adidas WOMEN’S SHORT SLEEVE FASHION PERFORMANCE 4 POLO
hd porn perhaps more than any other mission

Tiny Baby Bump Shows at NYC Fashion Week Event
snooki weight loss Until the second half


logo_ko

Empresas Amigas