Subir

Top

0

“Abrir Altamira no cambiará el modelo turístico de Cantabria”

26 de marzo de 2015. POR

Frente a las tentaciones de reaperturas, parciales o generales, de la cueva de Altamira, justificadas en hipotéticos efectos sobre el turismo en Cantabria, los expertos lo tienen claro: ese efecto no se da.

Es el principal mensaje que lanzaba en Buenas Tardes Cantabria Manuel González Morales, catedrático de Prehistoria de la Universidad de Cantabria y miembro del Instituto Internacional de Investigaciones Prehistóricas.

Manuel González Morales, catedrático de Prehistoria de la Universidad de Cantabria

Manuel González Morales, entrevistado en Buenas Tardes Cantabria

Y lo hacía de cara a la reunión de este jueves del Patronato de Altamira, que se celebra teniendo sobre la mesa la carta que el Departamento de Prehistoria de la Universidad Complutense de Madrid ha enviado a la UNESCO advirtiendo de las presiones políticas para la reapertura de la cueva (cerrada por miedo a los efectos de las visitas sobre las pinturas rupestres), precisamente con el impacto turístico como principal argumento.

“Todo el mundo tiene claro, y si no lo tiene lo debería tener, que Altamira nunca podrá abrir al público desde el punto de vista turístico”, entre otros motivos porque el impacto en visitas sería “ínfimo”.

González Morales insistía: la reapertura de la gruta no supondría un cambio en el modelo turístico de Cantabria.

Y recordaba que, en el debate entre dar visibilidad al patrimonio para que se conozca y conservarlo, el criterio de la UNESCO, en caso de duda, se inclina por la conservación.

ALTAMIRA NO ES LASCAUX

González Morales exponía el contraste entre la gestión de la cueva de Altamira y la de las cuevas de Lascaux, en Francia.

Allí también hubo temor por la conservación de las pinturas, y se optó por mantener la cueva cerrada incluso aunque el peligro se diera por pasado, a la vez que se construyó una réplica que ha tenido una gran acogida en cuanto a visitas.

Eso no ha pasado en Cantabria. ¿Por qué? González Morales apuntaba dos causas:

-la réplica no da la “sensación” de entrar en una cueva, es demasiado “artificial”, con mucho intento de “tecnología”, mientras que en Lascaux es como si fuera una gruta de verdad

-el propio emplazamiento: Santillana del Mar es un punto turístico que ya está “saturado”, por lo que en realidad lo que se hace es ofrecer algo más que ver a la gente que ya acude, mientras que Lascaux no era un punto turístico y se apostó por una promoción fuerte.

EL MUSEO DE PREHISTORIA

Lo que sí podría tener más impacto turístico, según los expertos, dada la riqueza de la región con una decena de cuevas que son Patrimonio de la Humanidad, según la UNESCO, sería contar con un «verdadero» Museo de Prehistoria.

Este experto ha lamentado que se truncara el proyecto en la vaguada de Las Llamas, que en su diseño original (a finales de la última legislatura de José Joaquín Martínez Sieso 1999-2003, con el actual presidente del Parlamento, José Antonio Cagigas, como consejero de Cultura) tenía «una visión muy acertada de futuro».

«Era un sitio muy adecuado, con una posibilidad de expansión del museo grande, cerca de la zona turística de El Sardinero y del campus universitario, pero por motivos políticos se abandonó», ha explicado González Morales.

Se da la paradoja de que la maqueta de aquella construcción, que evocaba a los Picos de Europa, ha llegado a estar expuesta en el MOMA de Nueva York.

Más recientemente se valoró la ubicación del Museo, que tiene sus fondos repartidos en varios locales y una muestra abierta al público en la planta baja del Mercado del Este de Santander, en la sede del Banco de España, en el entorno de la Catedral.

Sin embargo, la expectativa del Archivo Lafuente, que puede ser sede asociada en Santander del Museo Reina Sofía, ha vuelto a relegar al Museo de Prehistoria. El último anuncio del Gobierno abogaba por que ocupe la totalidad el Mercado del Este, pero no se han dado más pasos.


Asienta Asesores

Empresas Amigas