Subir

Top

0

Cantabria prevé retenciones de gasto de 40 millones de euros

7 de abril de 2016. POR

El plan de reequilibrio financiero del Gobierno de Cantabria incluye retenciones de gasto por valor de 40 millones de euros, de los que la mayor parte se centran en transferencias corrientes (18,3 millones de euros) y las inversiones reales, en 12 millones.

Este Plan de Reequilibrio ha sido diseñado por este Gobierno, como consecuencia de un requerimiento del Estado al Ejecutivo anterior en período electoral que este no atendió ni divulgó públicamente, y dentro de un Plan que este Ejecutivo tampoco ha querido divulgar.

Un Plan de Reequilibrio es una serie de medidas sobre gastos e ingresos en las cuentas públicas que las comunidades autónomas deben adoptar cuando se exceden del límite de déficit autorizado, es una figura habitual que en Cantabria se ha empleado en varias ocasiones.

Este documento, al que ha tenido acceso EL FARADIO, se corresponde con el del año pasado, y está pendiente de su validación por el Gobierno central. Es decir, pueden venir otros ya que la tendencia al incumplimiento ha continuado.

En concreto, Cantabria se excedió en 198 millones en su objetivo de déficit, algo que el Gobierno achaca en el Plan a que no se ingresaron 122 millones de ingresos no financieros previstos, así como a cuestiones relacionadas con la financiación autonómica o la financiación del Hospital Valdecilla.

MEDIDAS

En lo que respecta a gasto, las medidas incluyen retenciones de gasto, es decir, dinero que se deja de gastar respecto a lo ya presupuestado.

De los 39,8 millones que se dejan de gastar sólo 200.000 euros se corresponden con un ajuste en el personal de la propia Administración, mientras que el principal impacto se centra en las transferencias corrientes (18,3 millones), seguido de las inversiones reales (12) o las transferencias de capital (5).

Pero también hay medidas en el plano de los ingresos, esto es, hace falta más dinero y eso la Administración lo consigue a través de sus impuestos.

En este sentido, se quiere conseguir un “rediseño” del Impuesto de Sucesiones y Donaciones, que implicaría un aumento de los ingresos por valor de 5,8 millones de euros (esto fue aprobado en los presupuestos para este año, en diciembre).

Otro impuesto en el que se confía es el canon de saneamiento. Y también se quiere actuar en la lucha contra el fraude y en una mejor gestión de la Agencia Cántabra de Administración Tributaria, medidas por medio de las cuales llegarían 19 millones de euros.

Existe un impuesto, el de Patrimonio y Actos Jurídicos Documentados, en cuyo incremento de recaudación se confía como consecuencia de la mejora del mercado inmobiliario, con el que está relacionado: 4,7 millones más, dentro de unas previsiones del Gobierno que confían en la recuperación de la actividad económica.

CAUSAS

Algunas de las cosas que sucedieron para que no se cumpliera el déficit fueron también que se recaudó menos de lo previsto por el Impuesto de Sucesiones y Donaciones (13 millones menos), y tampoco se hicieron las ventas previstas (se quiso vender por valor de 18,2 millones y no se llegó ni a medio millón).

Hay 11,7 millones de fondos europeos no cobrados porque no se justificaron adecuadamente, y en las operaciones que implican colaboración público-privada

Todo en un proceso en el que se admite también el efecto de una mezcla de la “persistente atonía” del mercado, pero también el de la “lenta” tramitación administrativa.


Asienta Asesores

Empresas Amigas