Subir

Top

1

El Ministerio suspende de forma “total e indefinida” las obras de las escolleras

28 de septiembre de 2018. POR

En una de las reiteradas protestas los vecinos llegaron a abrazar la Magdalena sobre la escollera construida || Foto: Carlos Atienza

El Ministerio para la Transición Ecológica, a través de su Dirección General de Sostenibilidad de la Costa y del Mar, acordadó el pasado 26 de septiembre la “suspensión temporal total e indefinida” de la obra ‘Estabilización del sistema de playas Magdalena-Peligros’, que prevé la construcción de dos diques, uno ya ejecutado.

Así lo ha avanzado este viernes la Delegación del Gobierno en Cantabria en una nota de prensa que explica que la suspensión de los trabajos en las playas de La Magdalena y Los Peligros prolonga la ya decretada durante los meses de verano para evitar posibles molestias a los usuarios de estos arenales y que finalizaba este domingo, 30 de septiembre, en una decisión aplaudida por los partidos de la oposición y que para el equipo de Gobierno municipal supondrá perjuicios para los santanderinos.

El delegado del Gobierno en Cantabria, Pablo Zuloaga, ha recordado que esta decisión viene promovida por un acuerdo del Parlamento de Cantabria que instaba al Gobierno regional a solicitar la paralización de las obras y su reversión, devolviendo a los arenales su estado anterior al inicio de los trabajos.

Igualmente, ha asegurado que el jefe de la Demarcación de Costas de Cantabria, José Antonio Osorio, ha comunicado al Ayuntamiento de Santander la decisión adoptada por el Ministerio para la Transición Ecológica.

Zuloaga, tras tener conocimiento de esta decisión, ha asegurado que la Delegación del Gobierno establecerá la necesaria interlocución institucional, para evitar nuevos desencuentros entre administraciones en Cantabria.

El acuerdo de la Dirección General de Sostenibilidad de la Costa y del Mar se produce, además, tras las peticiones de los vecinos y asociaciones que han mostrado su malestar por esta obra, ya que considera oportuno analizar en profundidad las mismas.

RECHAZO CIUDADANO

La plataforma ‘Salvar La Magdalena. Escolleras Fuera’, que agrupa a colectivos como el grupo Alceda, la asociación ecologista Arca o Ecologistas en Acción mostró su rechazo a esta obra argumentando no sólo el impacto visual, sino sus efectos en la navegación o en el conjunto de la Bahía. Organizaron charlas, concentraciones de protesta y actos reivindicativos para una causa que ha tenido incluso su propia canción, compuesta por Chema Puente (autor de ‘Santander, la marinera’, himno popular de los santanderinos).

Partidos como PSOE, PRC, IU, Santander Sí Puede, Podemos, Equo y Ciudadanos asumieron esta reivindicación, trasladada a las distintas instituciones en las que estaban, desde el propio Ayuntamiento hasta el Parlamento de Cantabria o el Congreso de los Diputados.

El cambio de Gobierno central propició un cambio de actitud respecto a esta obra, solicitada por el Ayuntamiento en tiempos de Íñigo de la Serna (apoyada en una encuesta ciudadana en la que se instaba a elegir entre salvar la playa o perderla) y ejecutada formalmente por el Ministerio de Medio Ambiente del Gobierno central, pero defendida siempre desde el Consistorio.

CONTRATOS MENORES

La obra, ejecutada por la empresa Tragsa por un importe de 2.293.749,93 euros y un plazo de ejecución de siete meses, tenía aparejados tres contratos menores, necesarios para la ejecución de los trabajos, que también quedan suspendidos de manera temporal total.

Estos contratos  menores que también quedan suspendidos son los referidos al ‘Seguimiento arqueológico de las obras de estabilización del sistema de playas Magdalena-Peligros’, adjudicado a Pablo Saiz Silió (marido de la concejala de Servicios Sociales, Isabel Tejerina, en una situación que también se ha producido en las obras con la empresa del esposo de la alcaldesa Gema Igual) por un importe de 13.216,59 euros; la ‘Vigilancia ambiental de las obras de estabilización del sistema de layas Magdalena-Peligros’, adjudicado a Soningeo por un importe de 16.664 euros; y la ‘Coordinación de seguridad y salud de las obras de estabilización del sistema de playas Magdalena-Peligros’, adjudicado a Serpresan por un importe de 7.623 euros.

REACCIONES

Desde el PSOE, la valoración era doble:

-Por un lado, la secretaria de Organización del PSOE de Cantabria, Noelia Cobo, valoraba “la celeridad con la que se ha trabajado desde un Ministerio que se comprometió, desde el primer momento a tomar las medidas oportunas para solventar un problema generado por el ex alcalde de Santander y ex ministro Iñigo de la Serna y la actual alcaldesa Gema Igual”.

“El problema de los diques fue ocasionado por un PP que ha desoído siempre las reivindicaciones del Parlamento de Cantabria y de muchos colectivos vecinales y ecologistas, el mismo partido que se equivoca y no recula, y que actúa por su propio interés”, criticaba, ensalzando que “los hechos y no las palabras demuestran que Cantabria gana cuando hay un Gobierno socialista al frente de este país”.

Noelia Cobo avanzaba que “el Ministerio analizará ahora todas las alegaciones presentadas a este proyecto con el objetivo de encontrar la mejor solución posible”.

Y Pedro Casares, portavoz en el Ayuntamiento y candidato del PSOE a la Alcaldía de Santander, incidía en que la decisión “es el punto de partida para acabar con un mal proyecto para Santander, para nuestras playas, para nuestra bahía y para los santanderinos y santanderinas, que jamás debería haberse realizado” recuerda el edil socialista.

El líder de los socialistas santanderinos asegura que es una noticia “esperada y reivindicada” que pone de manifiesto “la sensibilidad” y “el compromiso” del Gobierno de España con Santander.

Un Gobierno, que a juicio de Casares, demuestra “su defensa férrea del interés general” en Santander “escuchando las reivindicaciones de los santanderinos” tanto en el ayuntamiento como en las calles y playas “donde ha habido numerosas concentraciones” para exigir esta decisión, en contra de la voluntad del equipo de gobierno local.

En este sentido, Casares considera que la decisión de paralizar el proyecto demuestra, una vez más, que los espigones “no eran, ni son ni serán” la única solución para la estabilización de las playas. Y que, por tanto, “Santander esté gobernada por quienes no tienen ningún respeto a nuestro medio natural y pidieron que se llevara a cabo una obra que tiene un enorme impacto ambiental y paisajístico, y tienen un interés distinto al de los santanderinos”.

A su vez, ha recordado que el PSOE siempre ha defendido la retirada de este proyecto en el ayuntamiento. “Una reivindicación durante todos estos años que por fin es escuchada y atendida y permite dar marcha atrás a una decisión equivocada, que iba a tener consecuencias imprevisibles para nuestra costa” subraya el portavoz del PSOE.

Desde Izquierda Unida, Miguel Saro, portavoz y concejal,  pedía que se hiciera un proceso real de participación para que los vecinos de la ciudad puedan conocer el proyecto. Valoraba la marcha atrás, si bien pedía al Ministerio que estudiara otras posibilidades con menos actuación, con un nuevo estudio de efectos sobre la flora y la fauna, recordando al respecto las alegaciones de ecologistas e instituciones al informe de Impacto Ambiental,que se acabó inclinando por la de más impacto.

A su vez, el portavoz del PRC, José María Fuentes-Pila, ha celebrado esta “victoria de los santanderinos, que no han permitido el atentado que el PP preveía cometer contra nuestro patrimonio”.

Para el regionalista, esta decisión es la “lógica y correcta” porque “ninguna administración puede actuar en contra de los intereses de los ciudadanos” y esta “aberración” era un “claro atentado contra un patrimonio que es de todos”.

Fuentes-Pila, quien ha recordado que su formación llevó al Pleno del Ayuntamiento de Santander y al del Parlamento de Cantabria la paralización de la obra, ha trasladado su felicitación a la plataforma ‘Salvar la Magdalena’. “Ellos, como la plataforma contra el MetroTUS, han demostrado que esta ciudad está viva, que los santanderinos conocen y defienden sus derechos y aman y luchan por su ciudad y su futuro”, ha dicho.

Por último, ha lamentado que durante todo este tiempo el PP de Santander haya sido “artífice y defensor” de la obra, aun cuando “era evidente a ojos de todo el mundo que estaban construyendo una auténtica aberración en uno de los lugares más bellos de la capital cántabra”.

“Ellos sabrán porqué lo hicieron y tendrán que explicarlo, la realidad que hoy importa es que gracias a los santanderinos hemos dicho adiós a lo que nos vendieron como los dos grandes proyectos del PP de Santander y han sido dos fracasos rotundos, los espigones y el MetroTUS”, ha concluido.

Para Antonio Mantecón, de Santander Sí Puede, “se trata sin duda de una gran noticia que supone un nuevo triunfo de la sociedad civil santanderina, que poco a poco va recuperando espacio y protagonismo en la política municipal”.

“esta es la prueba fehaciente de que el necesario cambio político que esta ciudad necesita, tiene que venir de la mano de una gran confluencia en lo político y en lo social en la que la participación de ciudadanos y colectivos debe ser fundamental”.

Pero también es “un duro revés para un equipo de gobierno y una alcaldesa empeñados en no escuchar a nadie, ni siquiera a los técnicos del Servicio de Patrimonio Cultural de la Dirección General de Cultura del Gobierno de Cantabria, o de la Autoridad Portuaria, o del instituto Español de Oceanografía de Santander, etc que en su momento calificaron la actuación como altamente agresiva y proponían que se buscasen otras alternativas”.

En este sentido, sentenciaba que esto “es lo que ocurre cuando se gobierna desde las instituciones con el único objetivo de satisfacer los intereses de una minoría privilegiada frente a los de la mayoría” o “de satisfacer los propios intereses”, recordando que “las empresas del entorno familiar de la alcaldesa y de otra concejala del PP de este ayuntamiento, tienen contratos en esa obra y que el impulsor de esta obra, el ex alcalde De la Serna, no tomó una sola decisión durante su mandato que no tuviese como objetivo su promoción política personal”.

A su juicio, “ahora falta que se proceda, lo antes posible, a la reversión de las actuaciones llevadas a cabo”.

Mantecón finalizaba con un mensaje en clave político-electoral: “esta es la prueba fehaciente de que el necesario cambio político que esta ciudad necesita, tiene que venir de la mano de una gran confluencia en lo político y en lo social en la que la participación de ciudadanos y colectivos debe ser fundamental”.

Por su parte, Podemos Santander ha celebrado como “un triunfo de la sociedad civil” la paralización de “un proyecto que nunca debió ejecutarse”. La secretaria general de Podemos Santander, Lidia Alegría, ha señalado que la decisión del Gobierno central es ell resultado de la movilización ciudadana, encabezada por la asociación ecologista ARCA y el Grupo Alceda. “Hemos visto que, al igual que sucedió con el MetroTUS, cuando la ciudadanía se moviliza se logran grandes cosas”, elogiaba.

Tras esta suspensión, Podemos Santander ha mostrado su anhelo de que una vez que se logre la paralización definitiva, “se derribe el dique parcialmente construido y se vuelva a la situación inicial”.

EL AYUNTAMIENTO DICE QUE ESTO PERJUDICARÁ A LOS SANTANDERINOS

La respuesta del Ayuntamiento la daba, en su semana fantástica tras el Pleno en el que cargó contra CC.OO por impulsar la denuncia que hizo que Trabajo dictaminara contrataciones fraudulentas en los autobuses municipales (otro de los fiascos de la legislatura del PP, dentro de su área) el concejal de Medio Ambiente, José Ignacio Quirós.

El edil ha lamentado la suspensión indefinida de las obras del proyecto de estabilización de las playas de la Magdalena, Los Peligros y Bikinis y ha alertado del “perjuicio” que conlleva para los santanderinos.

Según ha señalado el edil, la actuación no es “un capricho político” sino una intervención “absolutamente imprescindible” si se quiere garantizar que la ciudad mantenga estas playas, tal como demandaron los santanderinos cuando se les consultó sobre las alternativas para garantizar su continuidad, refiriéndose a las encuestas sobre cuyo condicionamiento a las respuestas han alertado colectivos ecologistas.

El concejal de Medio Ambiente ha confiado en que la suspensión “indefinida” de las obras no sea una “maniobra” del Gobierno socialista para “ganar tiempo y demorar una decisión” sobre el futuro de un proyecto que ellos mismos apoyaron e impulsaron en otros momentos.

Quirós ha subrayado que el equipo de gobierno municipal ha sido “el único que ha defendido siempre la voluntad de los santanderinos y la continuidad de las playas, al margen de vaivenes o criterios de oportunidad política”.

Y ha insistido en que “la única alternativa que garantiza que los santanderinos puedan seguir disfrutando de sus playas en condiciones de seguridad y a lo largo de todo el año” es ésta.

 

 

 

 

 

Comentarios

  1. Alejandro

    Es increíble que un colectivo de 200 personas, a lo sumo, mezcla de stvs, pijos de carnet, ecologistas y de extrema izquierda hayan conseguido ir contra el sentir mayoritario no ya de los santanderinos, que también, sino de los que somos visitantes habituales de la playa. La demagogia, la ignorancia y la mentira han podido contra la razón y la ingeniería. Es la nueva Inquisición. ¡Enhorabuena sinvergüenzas!. Y no es un insulto. Es la realidad. Es no tener vergüenza para decir toda la lista de mentiras que han soltado los Alcedas de turno, la cual han aprovechado políticamente los carroñeros políticos municipales. Todos. Desde el del master de transportes, el farmacéutico, la tránsfuga, el abogado ciclista y el de las formas de matón de taberna.
    Por cierto, Guillem. Titular falso. No es suspensión Total. No. Es suspensión temporal total. La omisión no es baladi. Menos mal que a este gobierno franken Monster plagado de miembros que mienten en todo, incluido su supremo representante, le queda un telediario. Nuevamente se demuestra que la clase política no está al servicio de los ciudadanos.


logo_ko

Empresas Amigas