Subir

Top

0

No investigar las subvenciones a las RFEV ensucia la imagen de las instituciones

2 de enero de 2019. POR

||por JOSÉ ANTONIO GARCÍA DE SOTO ‘CHIQUI’, Olímpico en Vela en Montreal y Seúl, y practicante asiduo de Vela en Santander|

 

Según declaró, en la sede parlamentaria de Cantabria el representante del grupo Socialista, a la Real Federación Española de Vela (RFEV) se la ha reclamado la subvención del 2017 y se la ha abierto expediente por la del 2016.

Según ha denunciado Podemos ante el Parlamento, las ayudas a la Federación de Vela no han sido debidamente justificadas.

Al parecer, sus señorías no quieren que la intervención investigue de oficio cómo se controlan las subvenciones, a la Federación Cántabra superiores a 15.000€.

Por ello, en las declaraciones realizadas en la sesión parlamentaria  del pasado día 17 por el portavoz del grupo Socialista, del que depende el Consejo de Cultura y la Dirección General de Deporte, indicó que a la RFEV se la ha reclamado la subvención del año 2017 y que se la ha abierto expediente por la del año 2016.

Se da la circunstancia de que, a pesar de que el Consejo de Transparencia y Buen Gobierno en su resolución 207/2018, de 24 de octubre de 2018, instaba a la Dirección de Deportes a que, en el plazo de 15 días, entregase la documentación de esas subvenciones, desde la Dirección General de Deportes, no ha enviado las del 2017 y faltan documentos esenciales de las del 2016…

Raro, Raro, Raro. Como dice el dicho que se atribuye al Cesar, “la mujer del Cesar, además de ser honrada, debe de parecerlo”.

De ser cierto lo indicado por el parlamentario socialista, y no hay porque dudarlo al decirlo donde lo dijo, es un auténtico varapalo para la RFEV, que indica la falta de rigor en sus actuaciones con los dineros públicos que recibe, incomprensiblemente, del Gobierno de Cantabria, cuando en esta Comunidad existe la Federación Cántabra de Vela, que tiene asumidas todas las competencia de la Vela en Cantabria.

¿Se imagina alguien, en este país, que el Gobierno Central, sin aplicar el art. 155 de la Constitución, actuase en la gobernación de Cantabria? La pregunta es ¿cómo es posible que la RFEV usurpe las funciones de la Federación Cántabra, con la complacencia y financiación del Gobierno de Cantabria y también del Ayuntamiento de Santander?

Con la decisión adoptada el día 17 pasado en el Parlamento de Cantabria, por la que no se aprobó que la Intervención General revisase de oficio las subvenciones de 15.000,00€ o más de las FFCC y las del 2016 de la RFEV, se hace buena la máxima: “Defendedlo y no enmendadlo”.

Todo ello, basándose en que no se puede hacer caso a la denuncia que se ha efectuado por la justificación de la subvención que el Gobierno de Cantabria concedió en 2016 a la RFEV para la tecnificación de deportistas Cántabros, en el CEAR de  Vela ‘Príncipe Felipe’.

Ese día, en el Parlamento de Cantabria no se aprobó que la Intervención General  revisase de oficio las subvenciones de más de 15.000,00 euros concedidas a la FFCC. La realidad es que, con decisiones como esta, no se limpia la imagen de este país y de sus instituciones. Ojo al dato: La “GURTEL” se destapó por la denuncia de un ciudadano. Sin comentarios

El pasado día 10, el Grupo parlamentario Podemos presentó una interpelación al consejero de Cultura con relación a la justificación de la subvención de 60.000,00€ concedida a la RFEV para la tecnificación de los deportistas cántabros en el CEAR de Santander.

El texto íntegro de la misma consta en el enlace del Parlamento de Cantabria:

https://parlamento-cantabria.es/sites/default/files/diarios/Borrador%20Pleno%20%20_124-A_.pdf

En esta interpelación, el señor consejero de Deportes habló de todo, hasta del sexo de los ángeles, pero no dijo nada sobre lo que se le preguntaba, que afectaba a su competencia con relación al control de las subvenciones concedidas en 2016 a la RFEV.

La gravedad en este asunto está en que, en el certificado que hace la presidenta de la RFEV para justificar la subvención del 2016, hay una serie de presuntas irregularidades que rayan lo incompresible ya que, en él, además de justificar actividades que no contempla el convenio de la subvención concedida, certifica que las facturas emitidas para la justificación de la subvención las realiza la Federación Cántabra de Vela.

Sin embargo, estas no constan en el expediente, con el agravante añadido, de que tampoco constan en las cuentas de la Federación Cántabra del 2016, que fueron aprobadas en septiembre de 2017, demostrando con ello que las asambleas aprueban, sin problema, cualquier cosa, incluso la muerte de Manolete.

Para la desgracia, – la de la RFEV- en esta nunca pensaron que podía llegar el momento en que las cuentas de la cántabra se confrontasen con las que la RFEV usaba para justificar la subvención al Gobierno de Cantabria.

Lo que figura en el expediente de la justificación son escritos de la RFEV sin número de factura ni retenciones por las cantidades que pretenden justificar, en fin, una tomadura de pelo y un insulto a la inteligencia, en la seguridad que nadie tendría acceso a este expediente.

Lo indecente en este oscuro asunto es que la subvención del año 2015 por este mismo concepto, también estaba denunciada, un año antes, ante la Intervención del Gobierno de Cantabria por presuntas irregularidades en la misma.

Todo ello raro, raro, raro… rarísimo, y sin ninguna explicación por parte del máximo responsable del deporte cántabro a las preguntas sobre las presuntas irregularidades en la justificación de la subvención que se le hicieron el pasado  día 10 en sede parlamentaria.

Este asunto acabará en la Fiscalía bajo una denuncia del Grupo Parlamentario Podemos, como anuncio en sede parlamentaria.


Asienta Asesores

Empresas Amigas