Subir

Top

0

Indiepolitik sobre las consecuencias electorales de la falta de acuerdo de la izquierda

11 de marzo de 2019. POR

Suena Hierro y Níquel, de Los Planetas:

En 2015 fueron separados. Uno obtuvo 28.000 votos, casi el 9%, y tres diputados. El otro, 8.000 votos, quedándose fuera del Parlamento con el 2,5%. 36.000 votos entre los dos, en la mayor suma para los partidos a la izquierda del PSOE en la historia de Cantabria, superando incluso los resultados de aquella Izquierda Unida de Agudo y Berriolope en 1995.

En esta sección, varias veces se ha señalado el riesgo que corren Podemos e Izquierda Unida yendo separados a la cita del 26 de mayo, que es lo que al final va a suceder, según han anunciado en los últimos días.

Hemos dicho aquí ya que si hay dos opciones a la izquierda del PSOE, lo más seguro es que ambas se queden fuera del Parlamento, porque Izquierda Unida no tiene fuerza para llegar al 5% (el contexto nacional, la configuración del electorado cántabro y el histórico electoral lo descartan) y Podemos va a perder mínimo un tercio de los votos que obtuvo hace cuatro años, en un escenario de aumento de la participación electoral.

Hemos dicho también que su ausencia de la cámara regional abre la posibilidad de una mayoría absoluta para las fuerzas de derecha y ultraderecha. Esos dos diputados, seguros si hubieran ido juntos a las elecciones, habrían impedido un cambio en las mayorías en la cámara regional, pero ahora todo es posible.

Y sólo hay dos opciones: que PRC y PSOE sumen mayoría absoluta o que la sumen PP, Cs y VOX. Porque en ningún caso darán los números para la opción soñada por Revilla: un acuerdo entre el partido regionalista y Ciudadanos para gobernar Cantabria.

Con las fuerzas a la izquierda del PSOE casi fuera de la competición por decisión propia, a los socialistas les queda libre el carril del voto útil para evitar la vía andaluza para la tierruca. Sólo con eso se puede hacer una campaña.


Asienta Asesores

Empresas Amigas