Cuando uno está harto de la normalidad anormal

Tiempo de lectura: 3 min

Hay situaciones que la población asume como normales aunque tienen muy claro que no lo son. Lo que pasa es que, en tiempos de bonanza económica, la gente las pasa por alto y no les da importancia. Pero llegan las vacas flacas, cuando somos capaces de pegarnos literalmente por un puesto de trabajo, y las cosas cambian.

El Ayuntamiento de Laredo ha sacado a concurso 92 plazas de personal no permanente para diferentes perfiles profesionales. La convocatoria más numerosa ha sido la que ofrecía 46 puestos de peón, y en la que se han obtenido unas calificaciones espectaculares, ya que más de la mitad (28) han fallado, como máximo, una pregunta de las 20 de las que contaba el examen tipo test. 18 personas han realizado un examen perfecto.

Cuando se ha liado parda ha sido al revisar los nombres de las personas que han obtenido esas espectaculares puntuaciones. Las redes sociales han sido un hervidero de comentarios relacionando la obtención de dichas plazas con los vínculos familiares existentes con personas que actualmente trabajan en el Ayuntamiento. Hermanos de concejales, hijos de municipales y otros peones de la brigada…

Y la cosa se pone peor cuando la gente afirma que algunas de esas personas no han cogido un ladrillo en su vida. ¿Es eso posible? ¿Se puede trabajar de peón para el Ayuntamiento sin tener ningún tipo de experiencia? Afirmativo. Si las bases ponen como requisito estar en posesión del certificado escolar y no demandan ningún tipo de experiencia previa, solo es necesario tener muy clara la teoría y aprobar el examen. Bueno, no. Hacer muy bien el examen, ya que la nota de corte ha quedado en un 8.

Seguir leyendo las bases es echarse a llorar de impotencia. Recuerdo convocatorias en las que era imprescindible llevar inscrito dos meses como demandante de empleo. En estas, no. Es decir, que cualquier persona en activo podía optar a estas plazas y, en función de si había sido aceptado, dejar el empleo para, al día siguiente, firmar el nuevo contrato. ¿Es así como se fomenta la contratación de personas en situación de desempleo?
Captura de pantalla 2015-02-13 a las 16.41.44

Pero no ha sido solo la convocatoria de peones la que ha generado tanta controversia en Laredo. Para plazas como la de psicopedagoga, integradora social o auxiliar de geriatría, en las que la calificación se obtenía únicamente por méritos, las personas con máxima puntuación han obtenido 0.33, 0.125 y 0.6 respectivamente (las puntuaciones son sobre 10). En casos como estos, ¿no sería mejor declarar el concurso desierto y revisar las bases? Porque, ciertamente, cuando uno tiene la oportunidad de echar un vistazo a alguno de los currículum presentados no da crédito a que no hayan obtenido ni una sola décima.

Hay gente que dice que esto ha pasado en los pueblos toda la vida, y se asumía como algo normal. Como la asociación que hacemos entre política y corrupción, y que una cosa va unida necesariamente a la otra. Pero la gente está harta de esta normalidad y ha encontrado un modo de canalizar ese malestar. Y, sobretodo, han encontrado una manera de ser escuchados y de hacerse fuertes sabiéndose juntos.

MÁS SOBRE LAREDO EN 

LOGO LAREDO ES MÁS

Mostrar comentarios [2]

2 Comentarios

Los comentarios de esta noticia está cerrados.

  • Este espacio es para opinar sobre las noticias y artículos de El Faradio, para comentar, enriquecer y aportar claves para su análisis.
  • No es un espacio para el insulto y la confrontación.
  • El espacio y el tiempo de nuestros lectores son limitados. Respetáis a todos si tratáis de ser concisos y directos.
  • No es el lugar desde donde difundir publicidad ni noticias. Si tienes una historia o rumor que quieras que contrastemos, contacta con el autor de las informaciones por Twitter o envíanos un correo a info@emmedios.com, y nosotros lo verificaremos para poder publicarlo.