EL FARADIO cumple siete años, de crisis a crisis

Tiempo de lectura: 6 min

El 18 de noviembre de 2013 la prensa nacional hablaba del proceso catalán, o de como líderes de las protestas callejeras del 15M comenzaban a pisar las instituciones.

Había preocupación por los efectos del cambio climático y mucha atención a los recortes por la otra crisis, y, en las páginas salmón, pero muy relacionado, a los movimientos en el sector financiero español.

El 18 de noviembre de 2013, hace siete años, fue el Faraday. Era lunes y fue por la noche, con el apoyo técnico y creativo de Aumentha y de Creando, le dimos al botón de lanzamiento y salimos. Nació www.elfaradio.com, el periodismo que cuenta. El proyecto que soñamos durante años.

Gutiérrez Aragón: “Me temo que me han colgado la claqueta”

 

Lo hicimos con una entrevista (grabada, por cierto, en Librería Gil), a Manuel Gutiérrez Aragón, el cineasta, que nos confesaba que sentía que le habían sacado del cine, que le habían “colgado la claqueta”, porque el cine ya sólo quería o producciones modestas o super producciones, mientras que él se definía como un cineasta de clase media al que le habían jubilado.  Afortunadamente, su obra sigue ahí y pudimos disfrutar también de su faceta de lector.

En esa primera noticia encontramos ya muchas claves de lo que estaba pasando: la búsqueda de referentes, la preocupación por la desigualdad, y la capacidad de reinvención.

CRISIS DE REFERENTES Y CRISIS ECONÓMICA

Repasando esos días las portadas de aquel Faradio de diseño de cuadrados y colores que nació distinto incluso en la apariencia, se asoma la constante crisis de referentes en una Cantabria que se buscaba a sí misma porque no terminaba de entenderse: con precisión milimétrica iban cayendo en ella el Racing, el Cear de Vela, Caja Cantabria.

Ese primer mes estábamos con los recortes, que dolían especialmente en educación, con la apresurada justificación legal del Centro Botín, que vino después de su también apresurada gestión administrativa.

Con el tiempo, y a no más tardar, la oleada de desahucios o el desalojo de Amparo, junto a las protestas de la plataformitis pasaron de ser temas que o no se daban o iban más adentro a ser para nosotros temas de portada y seguimiento, y eso en un periódico significa que es lo más importante.

Acampada en defensa de la finca de Amparo frente a su expropiación

Acampada en la finca de Amparo.. Verano de 2014 (FOTOS aéreas cedidas por Jonathan Valle)

El cambio de agenda y de referentes lo llevamos al mundo de la empresa y de los creadores, nombres que hoy vemos en más sitios, porque una cosa que ha pasado en estos siete años es que se han ampliado las miras y el espacio de debate público es más amplio, ya no es patrimonio de unos pocos.

No nos imaginamos todo esto sin la PAH, sin La Vorágine, sin La Ortiga, sin DeLuz, sin Accas, Santatipo, sin Arco FM, sin tantos ejemplos, y nos acordamos de referentes que esperamos que vuelvan, como Las Gildas.

Hemos hablado de refugiados, de MENAS –cuando todavía no estaban intentando presentarnos a las víctimas como delincuentes y entonces ‘sólo’ tenían que enfrentarse a los ataques de la Administración.

Escuchamos en la calle y oímos feminismo, medio ambiente y diversidad. Escuchamos en la empresa y oímos falta de un plan, competencia, modernidad, apertura. Escuchamos voces críticas y oímos bajas temerarias, sobrecostes, informes de intervención…

SEGUIMOS EN PIE

Han pasado siete años y el primer logro, –aparte de haber conseguido que por aquí dejáramos de odiar el mes más cruel– es que existimos, que no es poco.

Afectada por las preferentes, en una protesta en una oficina de Liberbank

Lo decimos en plural, no sólo porque a este lado somos varios, sino porque esa primera persona del plural es colectiva y os engloba: recordamos cuando nos dijisteis que estábamos contando la ciudad en la que vivíais, y eso era lo que queríamos. Que todo fuera un poco más real.

Nos levantamos cada día porque estáis al otro lado, tecleamos porque sabemos que hay temas que os interesan, nos esforzamos por llegar a todos los sitios donde querriáis que estuviéramos. De alguna manera, somos vuestra subcontrata.

En estos siete años hemos cambiado el diseño, hemos tejido redes, hemos ganado premios, hemos escrito un libro, y nos llaman para charlas, cursos, congresos o universidades porque hay quien piensa que lo que tenemos que decir puede aportar algo. Y al fin y al cabo, todo esto iba de ser útil.

CON EL VIENTO DE FRENTE

Y ahora deberíamos estar contando que Cantabria sigue sin definir un modelo, sin evitar que se pierdan oportunidades; o de que se marchen jóvenes; deberíamos estar hablando de retos como el cambio climático, la pérdida de población, el vaciamiento rural; o de amenazas como el odio que siempre les llega a mujeres, extranjeros o personas que no son como el que odia.

Por 5 euros al mes, puedes ser socio de EL FARADIO. Pincha en la foto

Pero vino todoesto, que se dice del tirón, y es como si a todos nos estuvieran tirando de los pies por debajo: nos han relentizado el ritmo, cuesta andar con tanto viento de cara.

Lo peor es que, mientras tanto, todo se ha acelerado: la brecha digital, los cambios que ya estaban en marcha como la caída de los sectores que no llegaron a modernizarse, la dependencia del sector servicios, y, sobre todo, esa insoportable brecha social, que hoy es ancha como la falla de un terremoto, y que hace que a la hora de capear esta crisis, importe donde has nacido y los apellidos que te tocaran en la lotería.

Los demás temas siguen ahí, así que la agenda es inabarcable, y nos coge más cansados, con menos fondo, porque veníamos de otra crisis, y porque, seamos sinceros, ahora todo es más difícil.

Estamos, confesamos, preocupados, porque en estos momentos es cuando crece el odio, porque con la miseria económica llega la miseria moral, y porque a esta crisis van a llegar sectores que, en su conjunto, no estaban acostumbrados a ayudarse a cuidarse, a hacer sacrificios, a entender un mundo complejo para el que nos quieren trasladar soluciones simples, y porque a estas alturas ya sabemos que el odio siempre encuentra la forma de abrirse camino.

Esa es la diferencia que marcamos nosotros (es decir, primera del plural) nosotros y vosotros: el saber que las cosas se pueden hacer de otra manera, la comunidad, el salir a la calle, ver cómo está la cosa (lo que abre, lo que cierra, lo que se adapta), y poner la oreja incluso en aquellos lugares donde no llega el foco.

Y preguntar qué podemos hacer para ayudar.

Hazte socio de EL FARADIO, por 5 euros al mes.

Mostrar comentarios [0]

Comentar

  • Este espacio es para opinar sobre las noticias y artículos de El Faradio, para comentar, enriquecer y aportar claves para su análisis.
  • No es un espacio para el insulto y la confrontación.
  • El espacio y el tiempo de nuestros lectores son limitados. Respetáis a todos si tratáis de ser concisos y directos.
  • No es el lugar desde donde difundir publicidad ni noticias. Si tienes una historia o rumor que quieras que contrastemos, contacta con el autor de las informaciones por Twitter o envíanos un correo a info@emmedios.com, y nosotros lo verificaremos para poder publicarlo.