«Sin conciertos, la música sería verdaderamente triste y menos llevadera»

Distintas salas de música quieren hacer ver cómo podría ser la vida sin conciertos
Tiempo de lectura: 2 min

Carmen Bartolomé es su nombre, pero en los escenarios es Mehnai. Y ahí es donde cobra verdadera fuerza. Ella y su proyecto musical. Lamentablemente, muchos proyectos están en un momento de parada, y no se puede decir cuánto durará.

Precisamente, este 18 de noviembre es la fecha elegida por decenas de salas de conciertos de España  para elevar la voz con ‘¿El último concierto?‘, queriendo escenificar que hoy podría ser el día en que se terminar una actividad que hasta hace unos meses era tan cotidiana como ir a un concierto o saber que tienes uno, cualquier día, junto a tu casa o en un sitio conocido de tu municipio.

Y no se trata simplemente de una cantante o de un grupo de músicos, sino que se trata de una industria en la que trabaja más gente. Los dueños y trabajadores de las salas y todos los técnicos que hacen que todo suene como debe, que los instrumentos estén listos y a punto, y que todo esté bien ordenado para que los músicos sólo deban encargarse de la parte que les toca.

Mehnai admite que los echa de menos. Pero no sólo los que pueda hacer ella, sino también los que pueda acercarse a ver. Esa manera de disfruta es única, hasta el punto de decir que «sin conciertos, la música sería verdaderamente triste y menos llevadera» en una entrevista concedida a EL FARADIO DE LA MAÑANA, en Arco FM.

«No poder ver la cara del público», lamenta. Es algo quizá no imprescindible para poder interpretar canciones, pero para quien está sobre las tablas no es lo mismo. Recibir el calor y la energía de las personas que reciben la descarga que supone un concierto hace que haya una comunicación que fluya entre ambas partes.

Con las actuales medidas de seguridad, los conciertos que sí se celebran tienen que ser con público sentado, sin poder bailar ni pegar saltos, siempre con distancias y mascarillas puestas. Es una manera de conseguir demostrar que la cultura es segura, porque sí se cumplen las normas, pero «se queda corto», comenta, para artistas y público.

Carmen Mehnai también nos cuenta que su proyecto está temporalmente aparcado. Está metida en una obra teatral con La Teatrería de Ábrego, dentro del ciclo ‘Mujeres de carne y verso’, actuando con María Vidal y Rebeca Gutiérrez, y bajo la dirección de Pati Domenech.

Y también nos anuncia que se va a reeditar esa colaboración que tuvo en su día con La Mala Hierba y Chebü. Ahora mismo «están en barbecho», esperando a que se pueda hacer, pero con el espectáculo ya preparado para llevarlo a los escenarios y, esperemos, reencontrarse con el público que ya está deseoso de volver a disfrutar con la energía de un buen directo.

Mostrar comentarios [0]

Comentar

  • Este espacio es para opinar sobre las noticias y artículos de El Faradio, para comentar, enriquecer y aportar claves para su análisis.
  • No es un espacio para el insulto y la confrontación.
  • El espacio y el tiempo de nuestros lectores son limitados. Respetáis a todos si tratáis de ser concisos y directos.
  • No es el lugar desde donde difundir publicidad ni noticias. Si tienes una historia o rumor que quieras que contrastemos, contacta con el autor de las informaciones por Twitter o envíanos un correo a info@emmedios.com, y nosotros lo verificaremos para poder publicarlo.