Ecologistas en Acción advierte a Solvay de que incinerar residuos «no es la solución para sustituir al carbón»

Temen que el proyecto en realidad busque el beneficio por el proceso de la quema de residuos y no las mejoras ambientales
Tiempo de lectura: 4 min

Desde Ecologistas en Acción Cantabria se referían al proyecto de construcción de una gran planta de incineración de residuos en Solvay.

Dese la organización ecologista recuerdan que la planta de cogeneración de Solvay ya constituye el principal foco de emisión de Gases de Efecto Invernadero (GEI) de Cantabria con más de 1.200.000 Tn/año de CO2, que supone el 20% de las emisiones totales de la comunidad.

Por eso, consideran “fundamental” en la lucha contra el cambio climático en Cantabria –y “crucial” para la viabilidad de la propia empresa—que Solvay acometa su proceso de descarbonización.

Sin embargo, lo que sucede es que el proyecto presentado “pretende sustituir la vieja y más pequeña cogeneración de carbón por una nueva”, que funcionaría con CDR, (Combustibles Derivados de Residuos) de variada composición (madera 12%, papel, cartón 13%, textiles 14%, plásticos 31%, otros 30%), con un poder calorífico bajo y un grado de humedad alto, no formando un buen combustible, por lo que el sistema de combustión necesita disponer de un apoyo con quemadores de gas para garantizar que no baje de los 850º C.

“Es decir, estamos ante un proyecto de incineración de residuos, puro y duro”, alertan.

Y detallan que el volumen de CDR anuales para alimentar dicha planta sería de 360.000 toneladas/año, superando el volumen de todos los residuos sólidos urbanos generados en Cantabria (330.000 Tn/año), donde ya funciona la incineradora de Meruelo o la de Cementos Alfa, para lograr un ahorro de emisiones de gases invernadero muy modesto (150.000 Tn/CO2/año) que supone el 12,5% del total.

El punto más débil de este proyecto, avisan, “es su más que cuestionable viabilidad”, ya que “todo indica que requiere de una fuerte inversión a lo cual se suma la mala calidad del combustible y el escaso ahorro de emisiones de GEI”.

Frente a esto, “el interés parece residir en estos momentos en los ingresos que proporcionaría el proceso de incineración de este tipo de residuos, algo sobre lo cual existe bastante opacidad, pero puede reportar a la empresa entre 20 y 40 €/Tn, que puede duplicar el ahorro en la reducción de GEI que tendría un papel accesorio”.

El proyecto incluye una chimenea de 40 m. de altura que no puede romper el techo en condiciones de inversión térmica y con ello la boina de contaminación permanecerá encima de las instalaciones industriales y en la zona residencial del entorno, detallan.

Con una alta densidad de población en un radio de unos 5 km, que incluye los municipios de Suances, Santillana, Miengo, Torrelavega, y el más afectado por la mayor influencia de vientos del oeste, Polanco, en total son más de 75.000 habitantes (el 13% de la población regional). Encontrando a una distancia de 170 m. las viviendas de Requejada, a 250 m. el Centro de Salud de Polanco y a 1 km. el CEIP. «Pérez Galdós», con alrededor de 400 alumnos/as.

Desde Ecologistas en Acción reivindican que “la política de Cantabria en materia de residuos tiene que reorientarse de forma radical si se quiere cumplir los objetivos de reducción, preparación para la reutilización y reciclaje del paquete de Economía Circular y dentro de dicho giro el actual proyecto de Solvay no tiene encaje posible”.

E inciden en que “el proyecto es contrario a principios fundamentales de la Directiva Marco de Residuos y comprometería los objetivos establecidos en las distintas políticas en materia de residuos”.

A su juicio, los tratamientos de purines ganaderos así como las emisiones de metano de las depuradoras y su inyección a la red de gas canalizado, son opciones que deberían contemplarse a medio plazo forman parte de la solución de la cogeneración de esta planta.

Asimismo, hacen hincapié en que La alternativa a la depuradora de Vuelta Ostrera elegida como mejor opción por parte del Ministerio se ubicaría muy cerca de Solvay, en isla Monty, (esta ubicación es la mejor valorada en un análisis multicriterio, siendo rechazada por parte de Solvay.

Dicho emplazamiento es un antiguo vertedero de residuos químicos, que Solvay nunca ha adaptado a los requerimientos de la Directiva de Vertederos). Lo cual ofrece unas enormes posibilidades para que dicha EDAR albergase una planta de biogás que podía centralizar además la producción de otras depuradoras.

“Creemos que esta gran incineradora provocará un sensible deterioro en la calidad ambiental de toda la comarca, protagonizando una inversión fallida en el panorama industrial de la región”, lamentan.

Mostrar comentarios [0]

Comentar

  • Este espacio es para opinar sobre las noticias y artículos de El Faradio, para comentar, enriquecer y aportar claves para su análisis.
  • No es un espacio para el insulto y la confrontación.
  • El espacio y el tiempo de nuestros lectores son limitados. Respetáis a todos si tratáis de ser concisos y directos.
  • No es el lugar desde donde difundir publicidad ni noticias. Si tienes una historia o rumor que quieras que contrastemos, contacta con el autor de las informaciones por Twitter o envíanos un correo a info@emmedios.com, y nosotros lo verificaremos para poder publicarlo.