Un callejero normal para Santander

Tiempo de lectura: 2 min

||por Jairo Fernández Alonso y Rosana Alonso Clusa||

Las calles hablan de quienes somos y los edificios muestran por qué estamos. Nuestras ciudades y pueblos albergan la historia de sus vecinos y explican quiénes son en la actualidad. Por todo ello son importantes las ubicaciones de los espacios representativos.

Es esencial también cómo nombramos los lugares donde habitamos.

Con mucho retraso y cerca de vencer el plazo de su cumplimiento, acabamos de conocer  la propuesta de Javier Ceruti para la aplicación de la Ley de Memoria Democrática al callejero de Santander.

Sin duda contiene algunas propuestas interesantes, como es la de renombrar a la importante Camilo Alonso Vega como José Hierro, un personaje de extraordinario valor histórico, cultural y artístico para nuestra ciudad cuya ausencia en nuestro mapa urbano ya llamaba la atención.

Más controvertido es no recuperar para General Dávila su histórica denominación de El Alta, o la ausencia de nombres femeninos más allá de las medievales Leonor de la Vega y Leonor Plantagenet (mientras la periodista Matilde Zapata, directora de La Región y víctima del franquismo, sigue sin encontrar hueco).

Sin embargo, hay algo que nos sorprende en especial. En lo que respecta a nuestro barrio, Castilla-Hermida, la propuesta contempla transformar los nombres que homenajean a aviadores del bando sublevado en recuerdo a antiguos marinos de la Armada Española. Desconocemos si en esta elección influye el hecho de que el propio
señor Ceruti sea reservista de la Armada, pero, con todo el respeto a su planteamiento, ¿no sería mucho más razonable buscar nombres representativos de la historia y la idiosincrasia del barrio? ¿Por qué llamar a la calle Ruiz de Alda, por ejemplo, donde se ubica la Biblioteca Central de Cantabria, «Juan de Santander», y no sencillamente «de la Tabacalera» o «de la Biblioteca»? ¿Por qué no reservar para alguna otra calle de la zona el histórico nombre de Los Arenales, que es como se llamaba nuestra zona desde antiguo, u homenajear al Eclipse Club de Fútbol que tenía su campo en estos lugares?

Y es que por encima de las ideologías, los gustos y las preferencias, en un tema tan cotidianamente importante, tan naturalmente profundo como el callejero de nuestra ciudad, lo que debe primar es la memoria popular y el sentido común.

 

Mostrar comentarios [0]

Comentar

  • Este espacio es para opinar sobre las noticias y artículos de El Faradio, para comentar, enriquecer y aportar claves para su análisis.
  • No es un espacio para el insulto y la confrontación.
  • El espacio y el tiempo de nuestros lectores son limitados. Respetáis a todos si tratáis de ser concisos y directos.
  • No es el lugar desde donde difundir publicidad ni noticias. Si tienes una historia o rumor que quieras que contrastemos, contacta con el autor de las informaciones por Twitter o envíanos un correo a info@emmedios.com, y nosotros lo verificaremos para poder publicarlo.