Subir

Top

1

El Ayuntamiento desconoce si se paralizaron las obras del edificio derrumbado

19 de Julio de 2017. POR

El Ayuntamiento de Santander ha admitido que desconoce si se paralizaron las obras en el edificio número 57 de la calle del Sol, cercana a Tetuán, que se ha derrumbado la tarde de este miércoles, después de ser desalojado horas antes por los bomberos.

Los vecinos del edificio derrumbado parcialmente ya habían alertado de las grietas del edificio.

Así lo ha admitido el concejal de urbanismo, César Díaz, en una rueda de prensa junto a la alcaldesa Gema Igual, para explicar los pormenores de este derrumbe, que afortunadamente se ha saldado sin víctimas.

“La orden de paralización está”, ha confirmado Díaz que, no obstante, ha añadido que “si después el que la recibe para o no para, yo ahora mismo no puedo asegurarlo”.

Según el portavoz del equipo de Gobierno, aún es pronto para saber qué ha producido exactamente los daños en el edificio y si “se han realizado más obras de las permitidas”.

Díaz ha explicado que se estaban llevando a cabo unas obras de acondicione en un local, el bar de copas Másters, que se encuentra en la planta baja.

Para estas obras, el propietario, que los vecinos han identificado como el empresario de ocio Guillermo Vega, contaba con dos licencias de obra menor, que habían sido concedidas con carácter previo a otra de obra mayor.

En concreto, la obra la pide la empresa Dos Imanes Producciones, sociedad dedicada a servicios de hostelería que administra Guillermo Vega, empresario hostelero y promotor de espectáculos de ocio como el Música en Grande. La dirección de obra era responsabilidad del estudio de ingeniería Tainsa.

El 2 de junio llegaron los primeros escritos al Ayuntamiento, en el que los vecinos denuncian que se están ejecutando obras que no corresponden a los permisos, lo que ratifica un técnico municipal el día 15, tal y como ha informado Díaz.

Sin embargo, señala que en el informe hicieron constar que “en paralelo” se estaba tramitando una licencia de obra mayor, “que se concede”, lo que implica que se elimine la sanción y “se levante la paralización”.

El levantamiento de la paralización de la obra se anunció a la empresa constructora el pasado 4 de julio. Dos días después, los vecinos aún creían que la obra se encontraba paralizada y, al observar a obreros trabajando, llamaron a la policía, donde les informaron de la existencia de una resolución de obra y de un levantamiento de la paralización.

Pese a ello, los vecinos han continuado denunciando ante el Ayuntamiento y la policía las continuas grietas que se estaban desarrollando en el edificio y, según información técnica a la que ha tenido acceso EL FARADIO, presentaron un informe técnico con daños estructurales en el inmueble, el cual se ha remitido a los técnicos municipales.

LOS VECINOS DENUNCIAN: “HA SIDO UNA NEGLIGENCIA TOTAL”

Los vecinos del edificio han anunciado que reclamarán responsabilidades, tanto al dueño del local, a la empresa constructora y al Ayuntamiento de Santander, al que insisten que “hemos ido un montón de veces y nunca se ha paralizado la obra”.

Una de las vecinas del primer piso, Carolina Sánchez, exclamaba indignada que “vamos a llegar hasta el final” porque “esto ha sido una negligencia total”.

“Me he despertado a las 8 como si hubiera un temblor de tierra” ha narrado, contando los hechos que se han producido este miércoles por la mañana. “He visto abrirse las grietas, y no sabía ni qué hacer. Y entonces he llamado a los bomberos y me han dicho que saliera inmediatamente. Después han subido conmigo cuando han llegado y han desalojado el edificio”.

Por la tarde, entorno a las cuatro de la tarde, ha podido acceder a la vivienda acompañada para recoger algunos enseres, “y he visto mi casa reventada totalmente”, y “al cabo de unas horas el edificio se ha caído”, cuenta.

El incidente se ha producido justo cuando a algunos vecinos les tocaba recoger sus enseres, y los bomberos han desalojado el edificio al ver que éste se movía.

LA OPOSICIÓN PEDIRÁ LAS LICENCIAS DE OBRA Y LAS INSPECCIONES TÉCNICAS

Desde la oposición, Miguel Saro (IU) y Antonio Mantecón (Santander Sí Puede) han anunciado que van a pedir las licencias de obras y toda la información sobre la ejecución en la Comisión de Desarrollo Sostenible que se celebra este viernes, y en la que César Díaz ha anunciado que ofrecerá a la oposición “toda la información de primera mano”.

Según ha indicado Mantecón, “todavía es pronto para sacar conclusiones precipitadas acerca de lo que ha ocurrido”, aunque solicitarán las inspecciones técnicas de la obra que se ha llevado a cabo, para saber “si ha habido alguna negligencia por parte de los técnicos o los responsables de Urbanismo”.

“Si es verdad que se han producido estas denuncias, como han confirmado tanto el concejal de urbanismo como la alcaldesa de Santander, ¿por qué estás no han tenido respuesta ni traslado también al resto de la corporación municipal?”, se ha preguntado Mantecón.

Desde IU y Ciudadanos de Cantabria han exigido que ofrezca una solución habitacional para las familias afectadas.

El portavoz del partido naranja, Félix Álvarez, ha asegurado que las declaraciones del consejal de Seguridad Ciudadana, Pedro Nalda, sobre que la causa son unas obras en la escalera son “precipitadas, arriesgadas e irresponsables”.

De hecho, esa es la versión oficial que se ofreció en primer momento, aunque los vecinos han apuntado a las obras en la antigua coctelería Master, de las que llevan semanas quejándose. Ciudadanos reclama al Ayuntamiento de Santander que confirme y haga público los escritos y el informe técnico que atestiguaba la aparición de dichas grietas a consecuencia de estas actuaciones. “De ser así estaríamos ante un flagrante caso de dejación de funciones que podía haber tenido unas consecuencias trágicas para los vecinos del inmueble”, incide Félix Álvarez.

 

Por su parte, Izquierda Unida ha pedido que el Ayuntamiento “dé una respuesta eficiente a los damnificados, tanto una alternativa habitacional que les permita descansar hoy como atención sanitaria y/o psicológica”, en palabras de su concejal en Santander, Miguel Saro.

“Creemos que lo prioritario ahora es responder de forma eficaz y rápida a las inminentes necesidades de los afectados”, añade el concejal santanderino. Saro recuerda que “no es la primera vez que un derrumbe con similares características ocurre en la capital”. “Por fortuna esta vez no ha habido víctimas mortales, como ocurrió en el Cabildo hace diez años”, sentencia.

Y es que nadie olvida lo ocurrido el 8 de diciembre de 2007 en el número 14 de la Calle Cuesta del Hospital en el Cabildo de Arriba. En el derrumbe del edificio, que se desplomó por las obras irregulares que estaban haciendo en el local de al lado (también ejecución mayor con obra menor) perdieron la vida Gumersinda Colmenero, su hijo, Jesús Manuel Gómez Colmenero, y un amigo de la familia, Raúl Teodoro Monzón.

Comentarios

  1. Ibio

    Cesar Díaz es un negligente y en un país serio debería dimitir.


logo_black-bird

Empresas Amigas