Subir

Top

0

Brexit: objetivos prioritarios de la negociación Reino Unido-UE

20 de julio de 2017. POR

||por RAFAEL GOSENJE, presidente de la Casa de Europa en Cantabria||

La salida del Reino Unido (“Brexit”) de la Unión Europea puede haber supuesto, quizá, un fuerte revés para nuestra historia común y de lo que sigue siendo, pese a sus muchas dificultades, una idea compartida de una gran mayoría de la ciudadanía europea: EL PROYECTO EUROPEO-

La mayoría de la ciudadanía británica (52%) parece haber apostado en el referendum por una derecha ultraconservadora (extrema derecha) apoyada en ideologías racistas y xenófobas. Un resultado que viene a unirse a la lista (Holanda, Grecia, y, anteriormente, Francia) de decisiones democráticas de la ciudadanía que cuestionan un proyecto europeo que se pretende construir a sus espaldas y sin su participación.

¿Qué panorama se abre tras el Brexit?

Coincido con Francisco Aldecoa, catedrático de Relaciones Internacionales de la Universidad Complutense de Madrid, y con una gran mayoría de europeos y europeas que la salida del Reino Unido está provocando un grave problema en la UE desde una triple perspectiva: económica, social y política.

Parece evidente, por tanto, que la negociación recién iniciada entre el Reino Unido y la Unión Europea, debe tener como objetivo prioritario minimizar dichos efectos como, también, puede parecer aconsejable, que las decisiones a adoptar garanticen los beneficios comunes de la ciudadanía europea -incluidos los británicos- de residencia permanente, asistencia médica, pensiones y demás prestaciones sociales, modificación de tasas universitarias, homologación de títulos, futuro de los programas y becas de tipo científico o las consecuencias fiscales y de tipo impositivo, etc., evitando que ningún europeo -más de 200.000 españoles y españolas un elevado número profesionales de enfermería- se tenga que marchar del Reino Unido ni que tampoco el casi millón de británicos que viven entre nosotros se tengan que ir de España.

Unas negociaciones que, en el caso de Cantabria, deben de tener en cuenta el impacto en el sector del turismo, en el sector inmobiliario, en el sector agrícola y ganadero, en el sector auxiliar del automóvil, en las actividades portuarias, en las exportaciones, etc., etc.

Es necesario que por parte de la UE se adopten las políticas que puedan permitir en un futuro no muy lejano la vuelta de los ciudadanos y ciudadanas británicos a una Unión Europea donde el conjunto de la ciudadanía europea nos sintamos más a gusto e implicados con los valores de paz, libertad, solidaridad, tolerancia, progreso y democracia que forman parte de los principios y valores de la Unión Europea por los que una gran mayoría de ciudadanos y ciudadanas seguimos apostando.

Desde luego lo que no parece razonable y debemos evitar a toda costa es que los errores políticos de una y otra parte los terminemos pagando la ciudadanía europea y la ciudadanía británica.

 


logo_gil

Empresas Amigas