Subir

Top

0

El Ayuntamiento desoyó la segunda denuncia vecinal

21 de julio de 2017. POR

El Ayuntamiento de Santander no tomó ninguna medida ante la segunda denuncia presentada por los vecinos del edificio de la calle del Sol que acabaría sufriendo un derrumbe parcial de su fachada este miércoles.

En total hubo tres denuncias: la primera llevó a un expediente que acabaría archivado porque cuando se notificó la decisión ya había dado tiempo a conceder la licencia de obra mayor que amparaba las obras, que carecían de ella inicialmente. Y la tercera fue el mismo día del desalojo y el derrumbe.

Pero la segunda, presentada el 6 de julio, no tuvo ninguna reacción por parte del Ayuntamiento de Santander, a quien le llegó por las denuncias de la Policía Municipal.

Y además iba acompañada de un informe de un arquitecto encargado por la comunidad de vecinos en el que se advertía de que las obras estaban causando daños en la propia estructura del edificio, acompañadas de fotografías de esos daños.

El informe, al que ha tenido acceso EL FARADIO, alertaba de que esas obras creaban “peligrosidad” para los viandantes (cita desprendimientos de la fachada) y que afectaba a la habitabilidad de los vecinos, por lo que pedía la paralización de las obras.

EL INFORME

Ya el 8 de mayo se apreciaron fisuras y grietas en el edificio dentro de un “deterioro general” que este arquitecto de la comunidad de vecinos atribuía a la reforma del local del Masters. El 27 de junio comprobó que los daños iban a más, con nuevas fisuras.

La empresa se negó a reparar los desperfectos cuando se les informó de ellos, con lo que fueron a más.

EL INFORME YA ADVERTÍA DE QUE SE HABÍA REBAJADO EL SUELO

Ese informe ya advertía de que se había rebajado el suelo del local, algo que el concejal de Obras, César Díaz, no había hecho público hasta ayer, presentándolo como una novedad, pese a que este informe tiene fecha del 6 de julio.

El informe considera que esas obras de unificar el suelo (que estaba a dos niveles) suponían actuar sobre la estructura del edificio, al tener el muro de carga una parte interior.

LOS HUECOS DE LAS VENTANAS

Otro de los asuntos al que se refiere el informe del arquitecto de la comunidad de vecinos es a los huecos de las ventanas del Masters. La obra quiso recuperar las ventanas originales del bar, que estaban alineadas con las de la fachada, y que habían sido cegadas. La obra abrió esos nuevos huecos al exterior, y el arquitecto considera que eso supuso alterar la estructura del edificio.

SIN DIRECCIÓN ADECUADA

Y se remite al PGOU, que establece en sus ordenanzas que las obras no podrían “alterar la posición preexistente de fachadas interiores y exteriores”.

Además, el informe aseguraba que las obras no habían sido dirigidas por un profesional competente en la materia, al haberlas coordinado un ingeniero industrial y no un arquitecto.

LA OBRA

En la documentación de disciplina urbanística ya aparece el tercer nombre que no había trascendido de los implicados en el proceso: el concejal de Obras sí había especificado,a preguntas de los medios, que quien pedía la licencia era Dos Imanes Producciones, empresa del hostelero Guillermo Vega, exdueño del BNS y promotor de los conciertos de Música en Grande en la campa de La Magdalena; y también el de la dirección de la obra, el estudio de ingeniería Tainsa.

Obras en el Masters, ejecutadas antes de la concesión de licencia de obra mayor

Faltaba por conocer, que no había trascendido aún, la empresa que había realizado las obras. Es, tal y como consta en el expediente consultado por EL FARADIO, Millán-IC Multiservicios.

Esta empresa había publicado el 26 de abril fotos en su perfil de Facebook de la obra en las que se aprecia que es obra mayor. Sin embargo, esas fotos han desparecido ya. Preguntados expresamente por EL FARADIO, la empresa ha rechazado dar más detalles, asegurando que llevaban tiempo trabajando allí.


logo_ko

Empresas Amigas